ciudadanodiario.com.ar
Extorsión 2.0
Cargando...
Por Redacción

Extorsión 2.0



“Número desconocido: ‘tenemos secuestrado a tu hijo, queremos $300 mil por el rescate’”. Un llamado similar a este recibió ayer una vecina de 60 años de Ciudad, quien inmediatamente juntó la plata que pudo –cerca de $2.500–, le sumó algunas alhajas de oro y fue corriendo a la esquina de 25 de Mayo y Rivadavia donde dejó el dinero y sus pertenencias en una bolsa.

Inmediatamente después, dos jóvenes pasaron por el lugar y se llevaron el paquete.

Luego, la mujer llamó a su hijo para consultarle cómo se encontraba y su hijo le explicó que su vida transcurría normal como todos los días.

El titular de Delitos Informáticos, Roberto Valverde, explicó cómo fue el hecho: “Recibe un llamado donde dicen que una persona que ellos conocen ha tenido un accidente, pero después cambia el argumento y le dicen que está secuestrada”.

Esta mujer fue una de las tantas víctimas de las extorsiones virtuales, una moneda corriente en tiempos modernistas.

“La modalidad es más fácil para los ladrones a través de los teléfonos celulares. Generalmente, tienen muchos equipos y abundantes chips y los mueven de un lado a otro. Por eso es muy difícil identificarlos”, explicó Jorge Cháves, experto en seguridad tecnológica.

En sintonía, Valverde, aseveró que este tipo de extorsión es habitual y explicó su mecanismo: “Son bandas que actúan en distintos lugares de la República Argentina. Van cambiando de provincia y cuando las cosas toman estado público cambian de lugar. Por eso tenemos que advertirle a la población que están pasando estos hechos, además a personas que tienen a gente mayor conocida tienen que advertirle que la pueden llamar”.

los ancianos apuntados

Ambos expertos coincidieron en que las personas mayores pueden ser los más apuntados si es que existe una inteligencia previa.

“Este tipo de ataques pueden tener dos modalidades: al azar o con una inteligencia previa. Si es la segunda puede ser que se inclinen por enviar el mensaje o realizar la llamada a personas con desconocimiento del uso de la tecnología y a familiares de personas con bienes”, dilucidó Cháves.

Por su parte, Valverde comentó cómo debe actuar una persona ante este tipo de mensajes: “Hay que evitar el nerviosismo. Lo que siempre le pedimos a la gente es que se tranquilice, que no entregue nada hasta estar seguro de lo que está sucediendo. Sé que es difícil, pero hay que estar atentos y tratar de ser un poquito más fuertes que el delincuente. Además, tratar de averiguar un poquito más antes de entregar el dinero”.


Tipos de extorsiones:

Jorge Cháves explicó que el pedido de dinero para un supuesto secuestro es sólo una modalidad de extorsiones a través de los celulares.

Otro de los modus operandi de este tipo de delincuentes consiste en llamar o enviar un mensaje a los usuarios y decirles que fueron ganadores de un viaje o de un premio importante pero que deben abonar el flete o un pasaje. Inmediatamente les solicitan los números de tarjeta o de las cuentas bancarias para cometer el fraude.

“Ante este tipo de engaño hay que pensar que nadie gana viajes o premios de la nada y aunque suene tentador, se debe cortar y bloquear el número”, argumentó Cháves.

otros cuentos del tío

Los engaños virtuales, no son los únicos “cuentos del tío” que están sufriendo los mendocinos y a modo de ejemplo, Valverde ilustró un mecanismo que se está utilizando últimamente. “Han surgido en la provincia los falsos empleados de Ecogas. Esto también le ocurre a la gente de avanzada edad, le dicen que tienen una pérdida en el medidor de gas. Cuando la persona sale, otro aprovecha para ingresar a la vivienda y apoderarse de los bienes que tiene la persona en el interior”, ejemplificó.

Y agregó: “Le pedimos a la población que si tiene familiares de avanzada edad, les informe de esto que está pasando. Que si alguien se hace pasar por empleados de Ecogas o del Correo Argentino, que antes de salir llamen a un familiar o a un vecino”.

Los falsos trabajadores municipales también son una modalidad utilizada por los delincuentes para arrebatarles dinero a los abuelos. Consiste en que una persona se hace pasar por una trabajadora de la comuna y entra a las casas para tomar datos por una supuesta bolsa de mercadería. Para ello pide una contribución y luego de visualizar dónde colocan el resto del dinero, en una maniobra saludan y se van con la plata. 


No hay que responder los mensajes fantasmas 




“¿Sos vos Luis?”, “¿Sos vos Leo?”, “Agendá mi número”, son algunos de los mensajes de textos de números desconocidos que suelen llegar a los teléfonos celulares de miles de argentinos. Los expertos explicaron que, por lo general, pueden ser para conformar cadenas de publicidad y también aclararon que puede ser una manera de realizar inteligencia para cometer un delito. Por ello explicaron que “no hay que responder”.

“Estos tipos de mensajes sospechosos no hay que contestarlos. Puede ser otra modalidad de extorsión o una forma de hacer publicidad. La idea es ver que el celular está activo. Así que lo mejor que se puede hacer es borrar el número para no cometer equivocaciones futuras”, indicó Chaves.

Las defensorías al consumidor se han intentado comunicar con estos números pero en todos los casos no contestan.


no contestar los de cobro revertido

Otro método utilizado para delinquir son las llamadas en cobro revertido. Este tipo de modalidad –muchas llamadas son realizadas desde las cárceles– también aducen falsos secuestros o accidentes.

Los expertos aclararon que lo mejor es no atender para evitar el mal trago y en el caso de que una persona reciba este llamado, compruebe antes de realizar cualquier cosa como se encuentran sus familiares.

Ante esta situación, los especialistas explicaron que los autores son difíciles de ubicar aunque se encuentren dentro de prisión.





Matías Caliri

comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Extorsión 2.0

“Número desconocido: ‘tenemos secuestrado a tu hijo, queremos $300 mil por el rescate’”. Un llamado similar a este recibió ayer una vecina de 60 años de Ciudad, quien inmediatamente juntó la plata que pudo –cerca de $2.500–, le sumó algunas alhajas de oro y fue corriendo a la esquina de 25 de Mayo y Rivadavia donde dejó el dinero y sus pertenencias en una bolsa.
Inmediatamente después, dos jóvenes pasaron por el lugar y se llevaron el paquete.
Luego, la mujer llamó a su hijo para consultarle cómo se encontraba y su hijo le explicó que su vida transcurría normal como todos los días.
El titular de Delitos Informáticos, Roberto Valverde, explicó cómo fue el hecho: “Recibe un llamado donde dicen que una persona que ellos conocen ha tenido un accidente, pero después cambia el argumento y le dicen que está secuestrada”.
Esta mujer fue una de las tantas víctimas de las extorsiones virtuales, una moneda corriente en tiempos modernistas.
“La modalidad es más fácil para los ladrones a través de los teléfonos celulares. Generalmente, tienen muchos equipos y abundantes chips y los mueven de un lado a otro. Por eso es muy difícil identificarlos”, explicó Jorge Cháves, experto en seguridad tecnológica.
En sintonía, Valverde, aseveró que este tipo de extorsión es habitual y explicó su mecanismo: “Son bandas que actúan en distintos lugares de la República Argentina. Van cambiando de provincia y cuando las cosas toman estado público cambian de lugar. Por eso tenemos que advertirle a la población que están pasando estos hechos, además a personas que tienen a gente mayor conocida tienen que advertirle que la pueden llamar”.
los ancianos apuntados
Ambos expertos coincidieron en que las personas mayores pueden ser los más apuntados si es que existe una inteligencia previa.
“Este tipo de ataques pueden tener dos modalidades: al azar o con una inteligencia previa. Si es la segunda puede ser que se inclinen por enviar el mensaje o realizar la llamada a personas con desconocimiento del uso de la tecnología y a familiares de personas con bienes”, dilucidó Cháves.
Por su parte, Valverde comentó cómo debe actuar una persona ante este tipo de mensajes: “Hay que evitar el nerviosismo. Lo que siempre le pedimos a la gente es que se tranquilice, que no entregue nada hasta estar seguro de lo que está sucediendo. Sé que es difícil, pero hay que estar atentos y tratar de ser un poquito más fuertes que el delincuente. Además, tratar de averiguar un poquito más antes de entregar el dinero”.
Tipos de extorsiones:
Jorge Cháves explicó que el pedido de dinero para un supuesto secuestro es sólo una modalidad de extorsiones a través de los celulares.
Otro de los modus operandi de este tipo de delincuentes consiste en llamar o enviar un mensaje a los usuarios y decirles que fueron ganadores de un viaje o de un premio importante pero que deben abonar el flete o un pasaje. Inmediatamente les solicitan los números de tarjeta o de las cuentas bancarias para cometer el fraude.
“Ante este tipo de engaño hay que pensar que nadie gana viajes o premios de la nada y aunque suene tentador, se debe cortar y bloquear el número”, argumentó Cháves.
otros cuentos del tío
Los engaños virtuales, no son los únicos “cuentos del tío” que están sufriendo los mendocinos y a modo de ejemplo, Valverde ilustró un mecanismo que se está utilizando últimamente. “Han surgido en la provincia los falsos empleados de Ecogas. Esto también le ocurre a la gente de avanzada edad, le dicen que tienen una pérdida en el medidor de gas. Cuando la persona sale, otro aprovecha para ingresar a la vivienda y apoderarse de los bienes que tiene la persona en el interior”, ejemplificó.
Y agregó: “Le pedimos a la población que si tiene familiares de avanzada edad, les informe de esto que está pasando. Que si alguien se hace pasar por empleados de Ecogas o del Correo Argentino, que antes de salir llamen a un familiar o a un vecino”.
Los falsos trabajadores municipales también son una modalidad utilizada por los delincuentes para arrebatarles dinero a los abuelos. Consiste en que una persona se hace pasar por una trabajadora de la comuna y entra a las casas para tomar datos por una supuesta bolsa de mercadería. Para ello pide una contribución y luego de visualizar dónde colocan el resto del dinero, en una maniobra saludan y se van con la plata. 
No hay que responder los mensajes fantasmas 
“¿Sos vos Luis?”, “¿Sos vos Leo?”, “Agendá mi número”, son algunos de los mensajes de textos de números desconocidos que suelen llegar a los teléfonos celulares de miles de argentinos. Los expertos explicaron que, por lo general, pueden ser para conformar cadenas de publicidad y también aclararon que puede ser una manera de realizar inteligencia para cometer un delito. Por ello explicaron que “no hay que responder”.
“Estos tipos de mensajes sospechosos no hay que contestarlos. Puede ser otra modalidad de extorsión o una forma de hacer publicidad. La idea es ver que el celular está activo. Así que lo mejor que se puede hacer es borrar el número para no cometer equivocaciones futuras”, indicó Chaves.
Las defensorías al consumidor se han intentado comunicar con estos números pero en todos los casos no contestan.
no contestar los de cobro revertido
Otro método utilizado para delinquir son las llamadas en cobro revertido. Este tipo de modalidad –muchas llamadas son realizadas desde las cárceles– también aducen falsos secuestros o accidentes.
Los expertos aclararon que lo mejor es no atender para evitar el mal trago y en el caso de que una persona reciba este llamado, compruebe antes de realizar cualquier cosa como se encuentran sus familiares.
Ante esta situación, los especialistas explicaron que los autores son difíciles de ubicar aunque se encuentren dentro de prisión.
Matías Caliri

comentarios

Login