Europa les dice chau a los foquitos halógenos
Cargando...
Por Redacción

Europa les dice chau a los foquitos halógenos



El 1 de septiembre del 2012 entró en vigor la normativa europea que prohíbe la fabricación de bombillas incandescentes. El invento atribuido a Thomas Edison, quien registró la patente en 1880, se retiró del mercado para favorecer otras alternativas más eficientes y ecológicas. Cuatro años después, las lámparas halógenas también han sido condenadas a la desaparición.


La retirada de las lámparas halógenas confirma la intención de la Unión Europea de promover soluciones lumínicas más eficientes y que generen menos emisiones contaminantes. Permitirá sustituir una tecnología poco eficiente por otra menos costosa desde el punto de vista del consumo y de la sustentabilidad energética.


De acuerdo con esta información, la bombilla LED se convirtió en la mejor opción a la que pueden recurrir los usuarios. Pero esta tecnología todavía tiene que superar algunos obstáculos para su implementación masiva como, por ejemplo, su precio: un LED puede llegar a costar el doble que una luz fluorescente.


Con todo, el ahorro que supone una solución LED respecto a un foco incandescente antiguo es muy significativo: una lámpara incandescente de 60 vatios puede ser sustituida ahora por una lámpara de tecnología LED de tan sólo 10 vatios.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Europa les dice chau a los foquitos halógenos

El 1 de septiembre del 2012 entró en vigor la normativa europea que prohíbe la fabricación de bombillas incandescentes. El invento atribuido a Thomas Edison, quien registró la patente en 1880, se retiró del mercado para favorecer otras alternativas más eficientes y ecológicas. Cuatro años después, las lámparas halógenas también han sido condenadas a la desaparición.

La retirada de las lámparas halógenas confirma la intención de la Unión Europea de promover soluciones lumínicas más eficientes y que generen menos emisiones contaminantes. Permitirá sustituir una tecnología poco eficiente por otra menos costosa desde el punto de vista del consumo y de la sustentabilidad energética.

De acuerdo con esta información, la bombilla LED se convirtió en la mejor opción a la que pueden recurrir los usuarios. Pero esta tecnología todavía tiene que superar algunos obstáculos para su implementación masiva como, por ejemplo, su precio: un LED puede llegar a costar el doble que una luz fluorescente.

Con todo, el ahorro que supone una solución LED respecto a un foco incandescente antiguo es muy significativo: una lámpara incandescente de 60 vatios puede ser sustituida ahora por una lámpara de tecnología LED de tan sólo 10 vatios.

comentarios

Login