ciudadanodiario.com.ar
Estado Islámico habría asesinado a mil personas en tres semanas
Cargando...
Por Redacción

Estado Islámico habría asesinado a mil personas en tres semanas



La Organización de Naciones Unidas acusó a los terroristas del Estado Islámico (EI) de asesinar “a sangre fría” en los últimos 20 días a casi un millar de personas en Irak, secuestrar a más de 2.500 y reclutar a menores de edad para usarlos como “escudos humanos”. En un comunicado, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunció las atrocidades cometidas por el grupo yihadista en Irak, acciones que pueden constituir “crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”. “Estos crímenes incluyen asesinatos programados, conversiones forzadas, secuestros, esclavitud, abusos sexuales, destrucción de lugares de culto y del lugar de residencia de comunidades enteras por su afiliación étnica o religiosa”.


Según los datos de la ONU, sólo en la provincia de Nínive “cientos de yazidíes fueron asesinados y hasta 2.500 secuestrados a principios de agosto”. “Aquellos que aceptaron convertirse fueron mantenidos bajo arresto. Los que rechazaron convertirse, los testigos cuentan que los hombres fueron ejecutados, mientras que las mujeres y los niños fueron convertidos en esclavos y entregados a los milicianos del EI”, agrega el comunicado.


Asimismo, en el pueblo de Cotcho, en el sur de la ciudad Sinyar, el EI secuestró a “cientos de yazidíes” el pasado 15 de agosto. Los yazidíes son una minoría religiosa a la que el Estado Islámico amenazó con la muerte en caso de que rechazaran convertirse al islam. Asimismo, Pillay denunció “la masacre” de al menos 650 reos de un grupo de unos 1.500 en la prisión Badoush de Mosul. Según el relato de supervivientes y testigos, hombres armados de EI pidieron a los reos que se separaran entre los que pertenecían a la etnia suní del resto. Los suníes fueron separados del grupo principal y alejados del lugar. Cuando estos habían partido, los milicianos abrieron fuego y mataron a unos 650 de los reos.


“Estos asesinatos de civiles, sistemáticos, intencionados y a sangre fría, pueden constituir crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”, afirmó Pillay. Por otra parte, los expertos de derechos humanos que componen la misión de la ONU en Irak han podido verificar que el EI está reclutando forzadamente a menores de edad (a partir de 15 años) “para usarlos como milicianos y escudos humanos”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Estado Islámico habría asesinado a mil personas en tres semanas

La Organización de Naciones Unidas acusó a los terroristas del Estado Islámico (EI) de asesinar “a sangre fría” en los últimos 20 días a casi un millar de personas en Irak, secuestrar a más de 2.500 y reclutar a menores de edad para usarlos como “escudos humanos”. En un comunicado, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, denunció las atrocidades cometidas por el grupo yihadista en Irak, acciones que pueden constituir “crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”. “Estos crímenes incluyen asesinatos programados, conversiones forzadas, secuestros, esclavitud, abusos sexuales, destrucción de lugares de culto y del lugar de residencia de comunidades enteras por su afiliación étnica o religiosa”.

Según los datos de la ONU, sólo en la provincia de Nínive “cientos de yazidíes fueron asesinados y hasta 2.500 secuestrados a principios de agosto”. “Aquellos que aceptaron convertirse fueron mantenidos bajo arresto. Los que rechazaron convertirse, los testigos cuentan que los hombres fueron ejecutados, mientras que las mujeres y los niños fueron convertidos en esclavos y entregados a los milicianos del EI”, agrega el comunicado.

Asimismo, en el pueblo de Cotcho, en el sur de la ciudad Sinyar, el EI secuestró a “cientos de yazidíes” el pasado 15 de agosto. Los yazidíes son una minoría religiosa a la que el Estado Islámico amenazó con la muerte en caso de que rechazaran convertirse al islam. Asimismo, Pillay denunció “la masacre” de al menos 650 reos de un grupo de unos 1.500 en la prisión Badoush de Mosul. Según el relato de supervivientes y testigos, hombres armados de EI pidieron a los reos que se separaran entre los que pertenecían a la etnia suní del resto. Los suníes fueron separados del grupo principal y alejados del lugar. Cuando estos habían partido, los milicianos abrieron fuego y mataron a unos 650 de los reos.

“Estos asesinatos de civiles, sistemáticos, intencionados y a sangre fría, pueden constituir crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”, afirmó Pillay. Por otra parte, los expertos de derechos humanos que componen la misión de la ONU en Irak han podido verificar que el EI está reclutando forzadamente a menores de edad (a partir de 15 años) “para usarlos como milicianos y escudos humanos”.

comentarios

Login