ciudadanodiario.com.ar
Estaciones de choreo
Cargando...
Por Redacción

Estaciones de choreo



Sirven como resguardo de camioneros y viajantes, parada obligada de todos los turistas que se manejan en vehículos, pero ahora, las estaciones de servicio se transformaron en “cajeros automáticos de los ladrones”, según explicaron los propios trabajadores del sector, quienes últimamente han sufrido robos de suculentas sumas de dinero en horarios diversos.


Este último fin de semana, en horas de la noche, en un parador de Palmira y en la histórica estación de Rodríguez Peña e Independencia, de Godoy Cruz. Entre ambos atracos se llevaron un monto cercano a $40 mil, aunque la cuantiosa suma es ínfima comparándola con la que le sustrajeron a una estación de San José en abril, cuando los cacos se llevaron cerca de $300 mil.


Ante estos hechos, el titular del gremio del personal de estaciones de servicio, José Escoda, en diálogo con El Ciudadano indicó: “Nuestro gremio está sufriendo de ensañamiento temporario, como sucedió en un tiempo con los taxis o con las casas de comida”.


Escoda se sinceró sobre lo expuestos que están los trabajadores del sector y explicó que “es un trabajo que funciona todos los días, las 24 horas. Dependemos de los usuarios, así que siempre vamos a estar expuestos”.


Marcos, un trabajador del sector, explicó que llegan a su puesto de laburo con cierto temor, aunque últimamente se han acentuado las medidas de seguridad. “La verdad es que nos da cierto temor, más en horarios nocturnos porque estamos solo con la compañía de un personal de seguridad y los usuarios”, aclaró el trabajador.


La presencia de un custodio es una “barrera” más de seguridad en conjunto con la poca disponibilidad de efectivo que manejan los empleados, ya que cada cierto monto lo tienen que resguardar en una zona segura.


Se puede evitar el efectivo por las noches


Una de las medidas que también está analizando el gremio con los representantes del Ministerio de Seguridad es evitar que los trabajadores manejen dinero por las noches. “Es una medida que estamos analizando, aunque sabemos también que mucha gente no tiene plástico, así que se están evaluando todas las alternativas”, confirmó Escoda.


La posibilidad de que las estaciones cierren por la noche no es viable, ya que uno de los acuerdos establecidos entre las petroleras y los empresarios es que se atienda todos los días, las 24 horas.


Le apuntan a las motos


El titular del gremio también se refirió a los “motochorros”, protagonistas en la mayoría de los robos a las estaciones de servicio. Al respecto, Escoda pidió acciones para regular la circulación de las motos. Una de las propuestas del sindicato es que se quiten el casco cuando ingresan al sector de venta para que las cámaras registren las caras de los conductores.


En ese sentido, el senador Gustavo Cairo, miembro de la Bicameral de Seguridad, aclaró que se reunió con los miembros del sindicato del personal de estaciones de servicio y que ya están analizando varias propuestas.


“Hay un par de proyectos, como que los cascos de los motociclistas tengan grabada la patente de la moto para poder identificar a la persona. Estos cascos no deben ser integrales, para poder verles la cara a las personas que lo lleven puesto; tienen que permitir que se vea la cara de la persona porque si no se robarían y se utilizarían para  cometer asaltos”, explicó Cairo.


En 2009 y el año pasado el Ejecutivo provincial quiso implementar un sistema para que los motociclistas lleven la patente en el casco y en un chaleco exclusivo, pero los usuarios protestaron con énfasis contra esta iniciativa y nunca prosperó.


Explayándose aún más en la situación con los motochorros, Cairo aprovechó para pegarle al Gobierno y a la cúpula de la Policía, acusándolos de no cumplir con los controles diarios.


“Creo que los controles policiales han disminuido, no hay suficientes, hay muy pocos y esa puede ser una de las medidas efectivas contra los motochorros, porque si se los puede detener en lugares inesperados, no con retenes fijos, puede ser importante. Habrá que citar al jefe de la Policía y al ministro de Seguridad para que nos expliquen su plan respecto de esta situación de los controles”, sugirió.


En el país, motochorros roban seis veces por hora


Los principales ladrones de estaciones de servicio son los motochorros. Ante la falta de regulación que hay sobre esta modalidad, estos delincuentes cometen seis robos por hora, unos 150 por día.


Si bien esta forma de delinquir se presenta principalmente en Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, se está extendiendo a todo el país y va de la mano del crecimiento desmedido en la venta de estos vehículos.


Al respecto, las autoridades policiales revelaron que la mitad de los robos son denunciados.


Guillermo Gómez, especialista en seguridad, aclaró que “los casos se repiten, con mucha impunidad. Se mueven así porque no hay controles efectivos. La realidad es que no están dando resultados las medidas. Y no hay controles callejeros, entonces se manejan sin luces, sin cascos, nadie los para. No hay que generalizar y estigmatizar a los verdaderos motoqueros, que trabajan con sus motos. Pero tenemos este problema que va creciendo, entonces es necesario reforzar los controles callejeros porque los efectivos que están en la calle saben quiénes están delinquiendo”, dijo Gómez.


Esta modalidad delictiva viene causando problemas desde hace ya varios años, y no para de crecer. En 2007, los vecinos de Palermo denominaron a estos delincuentes como “motochorros”.


Se calcula que hay más de siete millones de motos inscriptas y otros tres millones sin regularizar, un fenómeno de ventas que también potenció el accionar delictivo al resultar un rodado con valor accesible.


Del universo de delitos contra la propiedad que se registran y son denunciados, más del 26 por ciento son cometidos por motochorros./Matías Caliri


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Estaciones de choreo

Sirven como resguardo de camioneros y viajantes, parada obligada de todos los turistas que se manejan en vehículos, pero ahora, las estaciones de servicio se transformaron en “cajeros automáticos de los ladrones”, según explicaron los propios trabajadores del sector, quienes últimamente han sufrido robos de suculentas sumas de dinero en horarios diversos.

Este último fin de semana, en horas de la noche, en un parador de Palmira y en la histórica estación de Rodríguez Peña e Independencia, de Godoy Cruz. Entre ambos atracos se llevaron un monto cercano a $40 mil, aunque la cuantiosa suma es ínfima comparándola con la que le sustrajeron a una estación de San José en abril, cuando los cacos se llevaron cerca de $300 mil.

Ante estos hechos, el titular del gremio del personal de estaciones de servicio, José Escoda, en diálogo con El Ciudadano indicó: “Nuestro gremio está sufriendo de ensañamiento temporario, como sucedió en un tiempo con los taxis o con las casas de comida”.

Escoda se sinceró sobre lo expuestos que están los trabajadores del sector y explicó que “es un trabajo que funciona todos los días, las 24 horas. Dependemos de los usuarios, así que siempre vamos a estar expuestos”.

Marcos, un trabajador del sector, explicó que llegan a su puesto de laburo con cierto temor, aunque últimamente se han acentuado las medidas de seguridad. “La verdad es que nos da cierto temor, más en horarios nocturnos porque estamos solo con la compañía de un personal de seguridad y los usuarios”, aclaró el trabajador.

La presencia de un custodio es una “barrera” más de seguridad en conjunto con la poca disponibilidad de efectivo que manejan los empleados, ya que cada cierto monto lo tienen que resguardar en una zona segura.

Se puede evitar el efectivo por las noches

Una de las medidas que también está analizando el gremio con los representantes del Ministerio de Seguridad es evitar que los trabajadores manejen dinero por las noches. “Es una medida que estamos analizando, aunque sabemos también que mucha gente no tiene plástico, así que se están evaluando todas las alternativas”, confirmó Escoda.

La posibilidad de que las estaciones cierren por la noche no es viable, ya que uno de los acuerdos establecidos entre las petroleras y los empresarios es que se atienda todos los días, las 24 horas.

Le apuntan a las motos

El titular del gremio también se refirió a los “motochorros”, protagonistas en la mayoría de los robos a las estaciones de servicio. Al respecto, Escoda pidió acciones para regular la circulación de las motos. Una de las propuestas del sindicato es que se quiten el casco cuando ingresan al sector de venta para que las cámaras registren las caras de los conductores.

En ese sentido, el senador Gustavo Cairo, miembro de la Bicameral de Seguridad, aclaró que se reunió con los miembros del sindicato del personal de estaciones de servicio y que ya están analizando varias propuestas.

“Hay un par de proyectos, como que los cascos de los motociclistas tengan grabada la patente de la moto para poder identificar a la persona. Estos cascos no deben ser integrales, para poder verles la cara a las personas que lo lleven puesto; tienen que permitir que se vea la cara de la persona porque si no se robarían y se utilizarían para  cometer asaltos”, explicó Cairo.

En 2009 y el año pasado el Ejecutivo provincial quiso implementar un sistema para que los motociclistas lleven la patente en el casco y en un chaleco exclusivo, pero los usuarios protestaron con énfasis contra esta iniciativa y nunca prosperó.

Explayándose aún más en la situación con los motochorros, Cairo aprovechó para pegarle al Gobierno y a la cúpula de la Policía, acusándolos de no cumplir con los controles diarios.

“Creo que los controles policiales han disminuido, no hay suficientes, hay muy pocos y esa puede ser una de las medidas efectivas contra los motochorros, porque si se los puede detener en lugares inesperados, no con retenes fijos, puede ser importante. Habrá que citar al jefe de la Policía y al ministro de Seguridad para que nos expliquen su plan respecto de esta situación de los controles”, sugirió.

En el país, motochorros roban seis veces por hora

Los principales ladrones de estaciones de servicio son los motochorros. Ante la falta de regulación que hay sobre esta modalidad, estos delincuentes cometen seis robos por hora, unos 150 por día.

Si bien esta forma de delinquir se presenta principalmente en Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, se está extendiendo a todo el país y va de la mano del crecimiento desmedido en la venta de estos vehículos.

Al respecto, las autoridades policiales revelaron que la mitad de los robos son denunciados.

Guillermo Gómez, especialista en seguridad, aclaró que “los casos se repiten, con mucha impunidad. Se mueven así porque no hay controles efectivos. La realidad es que no están dando resultados las medidas. Y no hay controles callejeros, entonces se manejan sin luces, sin cascos, nadie los para. No hay que generalizar y estigmatizar a los verdaderos motoqueros, que trabajan con sus motos. Pero tenemos este problema que va creciendo, entonces es necesario reforzar los controles callejeros porque los efectivos que están en la calle saben quiénes están delinquiendo”, dijo Gómez.

Esta modalidad delictiva viene causando problemas desde hace ya varios años, y no para de crecer. En 2007, los vecinos de Palermo denominaron a estos delincuentes como “motochorros”.

Se calcula que hay más de siete millones de motos inscriptas y otros tres millones sin regularizar, un fenómeno de ventas que también potenció el accionar delictivo al resultar un rodado con valor accesible.

Del universo de delitos contra la propiedad que se registran y son denunciados, más del 26 por ciento son cometidos por motochorros./Matías Caliri

comentarios

Login