Esculturas (casi) de carne y hueso
Cargando...
Por Redacción

Esculturas (casi) de carne y hueso



Algunas personas tienen el noble trabajo de hacer de estatuas vivientes. Muchos les tiran petardos, o gritan, y ellos se mantienen incólumes, duros, soportando la burla, el frío, el calor o algún que otro calambre.


¿Pero qué pasa cuando la historia es al revés? Hay artistas de la escultura que, a la hora de dar a conocer sus obras, no saben si patentarlas o bautizarlas. Es que el realismo es tal que, a los ojos del público, no se sabe si son humanas o falsas.


Creadas por la escultora neoyorquina Carol Feyerman, estas impresionantes obras de arte hechas con ceras y pinturas de aceite pertenecen a la corriente artística llamada hiperrealismo, y con toda razón, sus esculturas parecen todo menos eso: a primera vista parecen personas de carne y hueso.


Miralas vos mismo: parece que están a punto de cobrar vida.



Al principio la artista hace la base de sus esculturas en yeso para luego cubrirlas de resina, las pinta y las recubre con esmalte. La creación de una escultura puede tomarle desde 6 meses hasta algunos años. Cada uno de sus trabajos está recubierto por cientos de capas de pintura.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Esculturas (casi) de carne y hueso

Algunas personas tienen el noble trabajo de hacer de estatuas vivientes. Muchos les tiran petardos, o gritan, y ellos se mantienen incólumes, duros, soportando la burla, el frío, el calor o algún que otro calambre.

¿Pero qué pasa cuando la historia es al revés? Hay artistas de la escultura que, a la hora de dar a conocer sus obras, no saben si patentarlas o bautizarlas. Es que el realismo es tal que, a los ojos del público, no se sabe si son humanas o falsas.

Creadas por la escultora neoyorquina Carol Feyerman, estas impresionantes obras de arte hechas con ceras y pinturas de aceite pertenecen a la corriente artística llamada hiperrealismo, y con toda razón, sus esculturas parecen todo menos eso: a primera vista parecen personas de carne y hueso.

Miralas vos mismo: parece que están a punto de cobrar vida.

Al principio la artista hace la base de sus esculturas en yeso para luego cubrirlas de resina, las pinta y las recubre con esmalte. La creación de una escultura puede tomarle desde 6 meses hasta algunos años. Cada uno de sus trabajos está recubierto por cientos de capas de pintura.

comentarios

Login