ciudadanodiario.com.ar
Entierran a su hija y denuncian secuestro
Cargando...
Por Redacción

Entierran a su hija y denuncian secuestro



Una pareja de jóvenes de 18 años de nacionalidad boliviana que denunció en una comisaría de Merlo que su beba de ocho meses había sido secuestrada, quedó detenida en las últimas horas al comprobarse que en realidad asesinó y enterró a la menor. Según pudo determinarse, los dos jóvenes el último domingo envolvieron a su hija muerta en una sábana y tomaron un taxi hasta una obra en construcción donde enterraron a su hija.


Luego de ocultar el cuerpo, la pareja –identificada como Pastor Avendaño Choquevilca y su esposa Dionicia Panozo Cejas– se dirigió a la comisaría y denunció que la beba había sido secuestrada. Según detalló el comisario Ítalo Amaya, jefe de la Unidad Regional III de San Luis, el domingo a las 21.45, los jóvenes llegaron a la comisaría para denunciar que cerca de las

19, mientras caminaban por el centro de Merlo, un auto oscuro frenó cerca de ellos y un hombre armado les exigió que le entregaran a su bebé, de tan sólo ocho meses de vida.


Amaya contó que el relato del joven albañil, que vive en la localidad desde hace un mes, era confuso y que la mirada baja de la mujer hacía presagiar que algo escondían. Los uniformados decidieron separar a la pareja y los ubicaron en cuartos distintos para interrogarlos. Las versiones de ambos coincidían en que la beba había muerto, pero no dejaban clara la

forma: uno dijo que Mayté Avendaño Panozo había muerto por asfixia cuando le taparon la cara con una frazada, y el otro

aseguró que la pequeña se cayó y se golpeó la cabeza.


Cerca de la medianoche del lunes, el joven se quebró y le contó a los policías que el cuerpo estaba enterrado en un baldío en la calle Altos de Carpintería, frente a una obra en construcción en la que él trabajaba. La Policía fue al lugar junto a Jorge Omar Pintos, a cargo del juzgado multifuero de la Tercera circunscripción judicial, y encontraron los restos de la menor sepultados envueltos en una sábana. El cuerpo de la beba fue llevado al hospital de Concarán, para realizarse la autopsia y determinar cómo ocurrió la muerte, mientras que la pareja quedó detenida bajo la carátula de “Averiguación de homicidio”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Entierran a su hija y denuncian secuestro

Una pareja de jóvenes de 18 años de nacionalidad boliviana que denunció en una comisaría de Merlo que su beba de ocho meses había sido secuestrada, quedó detenida en las últimas horas al comprobarse que en realidad asesinó y enterró a la menor. Según pudo determinarse, los dos jóvenes el último domingo envolvieron a su hija muerta en una sábana y tomaron un taxi hasta una obra en construcción donde enterraron a su hija.

Luego de ocultar el cuerpo, la pareja –identificada como Pastor Avendaño Choquevilca y su esposa Dionicia Panozo Cejas– se dirigió a la comisaría y denunció que la beba había sido secuestrada. Según detalló el comisario Ítalo Amaya, jefe de la Unidad Regional III de San Luis, el domingo a las 21.45, los jóvenes llegaron a la comisaría para denunciar que cerca de las
19, mientras caminaban por el centro de Merlo, un auto oscuro frenó cerca de ellos y un hombre armado les exigió que le entregaran a su bebé, de tan sólo ocho meses de vida.

Amaya contó que el relato del joven albañil, que vive en la localidad desde hace un mes, era confuso y que la mirada baja de la mujer hacía presagiar que algo escondían. Los uniformados decidieron separar a la pareja y los ubicaron en cuartos distintos para interrogarlos. Las versiones de ambos coincidían en que la beba había muerto, pero no dejaban clara la
forma: uno dijo que Mayté Avendaño Panozo había muerto por asfixia cuando le taparon la cara con una frazada, y el otro
aseguró que la pequeña se cayó y se golpeó la cabeza.

Cerca de la medianoche del lunes, el joven se quebró y le contó a los policías que el cuerpo estaba enterrado en un baldío en la calle Altos de Carpintería, frente a una obra en construcción en la que él trabajaba. La Policía fue al lugar junto a Jorge Omar Pintos, a cargo del juzgado multifuero de la Tercera circunscripción judicial, y encontraron los restos de la menor sepultados envueltos en una sábana. El cuerpo de la beba fue llevado al hospital de Concarán, para realizarse la autopsia y determinar cómo ocurrió la muerte, mientras que la pareja quedó detenida bajo la carátula de “Averiguación de homicidio”.

comentarios

Login