Cargando...
Por Redacción

En el Día Mundial contra la Pena de Muerte, 58 países aún la aplican



Organizaciones como Amnistía Internacional (AI) y otras dedicadas a la defensa de los derechos humanos han afirmado que el diagnóstico de esta sentencia extrema en el Día Mundial contra la Pena de Muerte arroja que la cantidad de ejecutados ha aumentado significativa en el último año y, a pesar de que en varios países la condena ha quedado abolida, son varios los que aún la conservan, entre ellos, Estados Unidos, Irán, Irak y China.


En 2013 se ejecutaron a 778 presos, un aumento considerable si se tiene en cuenta que en 2012 el número era de 682. La cifra crece debido al aumento sostenido de sentencias ejecutorias que se registran en China, Irán, Irak, Arabia Saudí y EE.UU. La particularidad del gobierno chino es que no hace públicos los números anuales de penas capitales que aplica a sus reos, pero es casi un hecho que son las más numerosas.


El escalafón se desglosa con Irán con 369 ejecuciones, posteriormente Irak (169); Arabia Saudita está en el cuarto lugar (79), seguida de Estados Unidos (39) y Somalia (34). “Nuestra estimación total excluye a China, donde miles de personas son ejecutadas cada año, pero allí la pena de muerte es un secreto de Estado”, asevera Audrey Gaughran, directora de Asuntos Internacionales de AI (Amnistía Internacional).


La alerta para Gaughran, aumenta al señalar que Indonesia, Kuwait, Nigeria y Vietnam han decidido retornar a la pena de muerte, sin embargo, asegura: “A pesar del revés registrado en 2013, podemos constatar en los últimos 20 años un descenso regular de los países que aplican la pena de muerte”.


Con respecto a los métodos, se incluye desde electrocución, horca, inyección letal hasta fusilamiento y decapitación. En algunos casos se realizan en público, incluso a la vista de niños, como en Corea del Norte e Irán.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

En el Día Mundial contra la Pena de Muerte, 58 países aún la aplican

Organizaciones como Amnistía Internacional (AI) y otras dedicadas a la defensa de los derechos humanos han afirmado que el diagnóstico de esta sentencia extrema en el Día Mundial contra la Pena de Muerte arroja que la cantidad de ejecutados ha aumentado significativa en el último año y, a pesar de que en varios países la condena ha quedado abolida, son varios los que aún la conservan, entre ellos, Estados Unidos, Irán, Irak y China.

En 2013 se ejecutaron a 778 presos, un aumento considerable si se tiene en cuenta que en 2012 el número era de 682. La cifra crece debido al aumento sostenido de sentencias ejecutorias que se registran en China, Irán, Irak, Arabia Saudí y EE.UU. La particularidad del gobierno chino es que no hace públicos los números anuales de penas capitales que aplica a sus reos, pero es casi un hecho que son las más numerosas.

El escalafón se desglosa con Irán con 369 ejecuciones, posteriormente Irak (169); Arabia Saudita está en el cuarto lugar (79), seguida de Estados Unidos (39) y Somalia (34). “Nuestra estimación total excluye a China, donde miles de personas son ejecutadas cada año, pero allí la pena de muerte es un secreto de Estado”, asevera Audrey Gaughran, directora de Asuntos Internacionales de AI (Amnistía Internacional).

La alerta para Gaughran, aumenta al señalar que Indonesia, Kuwait, Nigeria y Vietnam han decidido retornar a la pena de muerte, sin embargo, asegura: “A pesar del revés registrado en 2013, podemos constatar en los últimos 20 años un descenso regular de los países que aplican la pena de muerte”.

Con respecto a los métodos, se incluye desde electrocución, horca, inyección letal hasta fusilamiento y decapitación. En algunos casos se realizan en público, incluso a la vista de niños, como en Corea del Norte e Irán.

comentarios

imagen imagen
Login