ciudadanodiario.com.ar
En caída libre
Cargando...
Por Redacción

En caída libre



El viaje de la osadía comenzó bien para el Tomba, pero rápidamente la realidad (el campeonato) puso las cosas en su preciso lugar. Los primeros dos rounds arrojaron en definitiva un saldo positivo aunque con señales de alerta. En el tercer asalto, de entrada le acomodaron un mazazo, la historia termino con baile y el rumbo, salvo alguna curva, encontró la caída libre.
El problema es que todavía el diagnóstico no es el preciso, o se elige por la propia subsistencia, la negación. En el arte de la improvisación no hay fórmulas infalibles y menos si se apuesta a bajar la calidad.
Hace más de un mes que Godoy Cruz no gana (desde el miércoles 27 de agosto, con un 1-0 a Rosario Central) y en la mitad del torneo local juega para completar el fixture, quedó eliminado de la Sudamericana y de la Copa Argentina y viene de perder 3-0 en su visita a Sarandí frente al limitado equipo de Martín Palermo.
El Bodeguero carece de jerarquía individual y de experiencia grupal. Su entrenador no tiene ascendencia en el plantel de “precios cuidados” y no encuentra respuestas. Es por eso que su cosecha es pobre: 8 de 24 puntos con 8 goles a favor y 14 en contra. Viene de ser protagonista el torneo anterior y de salvar la categoría y hoy tiene problemas anímicos, físicos futbolísticos y conceptuales.
La planificación falló y debe ser asertivo para reaccionar a tiempo. Debe buscar en su placar pertenencia y liderazgo, sólo falta la decisión política para volver a ganar y dejar atrás las derrotas dignas.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

En caída libre

El viaje de la osadía comenzó bien para el Tomba, pero rápidamente la realidad (el campeonato) puso las cosas en su preciso lugar. Los primeros dos rounds arrojaron en definitiva un saldo positivo aunque con señales de alerta. En el tercer asalto, de entrada le acomodaron un mazazo, la historia termino con baile y el rumbo, salvo alguna curva, encontró la caída libre.
El problema es que todavía el diagnóstico no es el preciso, o se elige por la propia subsistencia, la negación. En el arte de la improvisación no hay fórmulas infalibles y menos si se apuesta a bajar la calidad.
Hace más de un mes que Godoy Cruz no gana (desde el miércoles 27 de agosto, con un 1-0 a Rosario Central) y en la mitad del torneo local juega para completar el fixture, quedó eliminado de la Sudamericana y de la Copa Argentina y viene de perder 3-0 en su visita a Sarandí frente al limitado equipo de Martín Palermo.
El Bodeguero carece de jerarquía individual y de experiencia grupal. Su entrenador no tiene ascendencia en el plantel de “precios cuidados” y no encuentra respuestas. Es por eso que su cosecha es pobre: 8 de 24 puntos con 8 goles a favor y 14 en contra. Viene de ser protagonista el torneo anterior y de salvar la categoría y hoy tiene problemas anímicos, físicos futbolísticos y conceptuales.
La planificación falló y debe ser asertivo para reaccionar a tiempo. Debe buscar en su placar pertenencia y liderazgo, sólo falta la decisión política para volver a ganar y dejar atrás las derrotas dignas.

comentarios

Login