ciudadanodiario.com.ar
El sistema eléctrico a la espera de un salvavidas
Cargando...
Por Redacción

El sistema eléctrico a la espera de un salvavidas



Días atrás se informó que el Gobierno de Mendoza autorizará un aumento en la tarifa eléctrica, la que se encuentra congelada y subsidiada desde agosto de 2013. Se estima que el incremento se verá reflejado en las boletas de forma escalonada, para no complicar la economía familiar teniendo en cuenta el estrago que hace la inflación día a día en el rendimiento de los sueldos y salarios.


El freno en el incremento que normalmente se hubiera dado por el aumento sostenido de los costos operativos y de las inversiones de las prestadoras de este servicio elemental, tuvo su contrapartida parcial en los acuerdos firmados por éstas y el Estado, mediante los cuales se pretendía minimizar los inconvenientes económicos y financieros que iban a tener para prestar un buen servicio, con aportes que recibieron para hacer frente sólo a parte de las inversiones necesarias.


Sin embargo, marchas y contramarchas en cuanto a los montos que cada empresa recibiría y la real efectivización en tiempo y forma hicieron que éstas pasaran las de Caín y se vieran en figuritas para prestar el servicio con eficiencia, lo que de todos modos –con gran esfuerzo y sacrificio económico y financiero, y mediante préstamos bancarios– lograron frente a los usuarios.


El servicio más barato


El costo diario de la electricidad que se utiliza en el hogar es significativamente bajo si se lo compara con otros servicios y consumos, como por ejemplo, la televisión por cable, los cigarrillos o el combustible, y ni hablar de los alquileres. Sin embargo, por tratarse de un servicio instantáneo, conseguido fácilmente con sólo operar una llave que permite obtener luz, calor, frío, imagen o sonido, difícilmente nos detenemos a pensar en su importancia y la forma en que se consigue, sólo mediante millonarias inversiones.


En ese sentido, también es dable destacar que la aplicación del subsidio al costo de generación de la energía eléctrica determinó –según datos del Banco Mundial– un aumento del consumo per capita en un 50% –el doble que en Brasil, por ejemplo–, algo que lógicamente no podría ser sostenido en el tiempo.


GastosDia vs Tarifa


Datos de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA) correspondientes a julio pasado, indican que el costo promedio diario del consumo de electricidad de una familia tipo es prácticamente seis veces más barato que un atado de cigarrillos o un kilo de pan, por ejemplo, y si se lo compara con el servicio de Internet es menos de la mitad, lo mismo que con el abono diario del cable o dos boletos de colectivo. También es sensiblemente menor que un litro de leche, un kilo de azúcar y hasta de un paquete de velas o un kilo de papas.


El consumo de los usuarios argentinos, en la última década, ha aumentado significativamente porque la señal económica que han recibido es que la energía es un bien abundante y barato, aunque no es ni lo uno ni lo otro.


Respecto de los habitantes de la región sudamericana, también según el Banco Mundial, desde 2010 se ha registrado un considerable aumento medido por la producción de las centrales eléctricas y de las plantas de cogeneración menos las pérdidas ocurridas en la transmisión, distribución y transformación y el consumo propio de las plantas de cogeneración.


En los últimos años, el consumo kWh per cápita de la Argentina es uno de los más altos entre los estados vecinos –a excepción de Venezuela y Chile–, siendo superior a Brasil, Bolivia, Colombia, Uruguay, Paraguay y Perú, país en el que bajó el promedio.


“Se hizo un trabajo serio y transparente, apuntando a la actualización de la inflación en los costos y los ingresos no percibidos en los últimos siete años, pero también al impacto, entre otros ítems, de la necesidad de obras para hacer sostenible el servicio”- Elián Japás del EPRE


Decreto a la firma de Paco


La revisión integral de la tarifa eléctrica viene postergándose desde agosto de 2013, lo que justifica un ajuste del Valor Agregado de Distribución (VAD), algo que deberá quedar establecido en el decreto de convocatoria de una audiencia pública al respecto.


El ajuste estará basado en estudios de costos que el Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) ha realizado en base a informes elevados por las prestadoras.


La decisión final deberá plasmarse en un decreto firmado por Paco Pérez antes de fin de mes, dado que tiene que comunicarse con 30 días de anticipación a la realización de la audiencia pública.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

El sistema eléctrico a la espera de un salvavidas

Días atrás se informó que el Gobierno de Mendoza autorizará un aumento en la tarifa eléctrica, la que se encuentra congelada y subsidiada desde agosto de 2013. Se estima que el incremento se verá reflejado en las boletas de forma escalonada, para no complicar la economía familiar teniendo en cuenta el estrago que hace la inflación día a día en el rendimiento de los sueldos y salarios.

El freno en el incremento que normalmente se hubiera dado por el aumento sostenido de los costos operativos y de las inversiones de las prestadoras de este servicio elemental, tuvo su contrapartida parcial en los acuerdos firmados por éstas y el Estado, mediante los cuales se pretendía minimizar los inconvenientes económicos y financieros que iban a tener para prestar un buen servicio, con aportes que recibieron para hacer frente sólo a parte de las inversiones necesarias.

Sin embargo, marchas y contramarchas en cuanto a los montos que cada empresa recibiría y la real efectivización en tiempo y forma hicieron que éstas pasaran las de Caín y se vieran en figuritas para prestar el servicio con eficiencia, lo que de todos modos –con gran esfuerzo y sacrificio económico y financiero, y mediante préstamos bancarios– lograron frente a los usuarios.

El servicio más barato

El costo diario de la electricidad que se utiliza en el hogar es significativamente bajo si se lo compara con otros servicios y consumos, como por ejemplo, la televisión por cable, los cigarrillos o el combustible, y ni hablar de los alquileres. Sin embargo, por tratarse de un servicio instantáneo, conseguido fácilmente con sólo operar una llave que permite obtener luz, calor, frío, imagen o sonido, difícilmente nos detenemos a pensar en su importancia y la forma en que se consigue, sólo mediante millonarias inversiones.

En ese sentido, también es dable destacar que la aplicación del subsidio al costo de generación de la energía eléctrica determinó –según datos del Banco Mundial– un aumento del consumo per capita en un 50% –el doble que en Brasil, por ejemplo–, algo que lógicamente no podría ser sostenido en el tiempo.

GastosDia vs Tarifa

Datos de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA) correspondientes a julio pasado, indican que el costo promedio diario del consumo de electricidad de una familia tipo es prácticamente seis veces más barato que un atado de cigarrillos o un kilo de pan, por ejemplo, y si se lo compara con el servicio de Internet es menos de la mitad, lo mismo que con el abono diario del cable o dos boletos de colectivo. También es sensiblemente menor que un litro de leche, un kilo de azúcar y hasta de un paquete de velas o un kilo de papas.

El consumo de los usuarios argentinos, en la última década, ha aumentado significativamente porque la señal económica que han recibido es que la energía es un bien abundante y barato, aunque no es ni lo uno ni lo otro.

Respecto de los habitantes de la región sudamericana, también según el Banco Mundial, desde 2010 se ha registrado un considerable aumento medido por la producción de las centrales eléctricas y de las plantas de cogeneración menos las pérdidas ocurridas en la transmisión, distribución y transformación y el consumo propio de las plantas de cogeneración.

En los últimos años, el consumo kWh per cápita de la Argentina es uno de los más altos entre los estados vecinos –a excepción de Venezuela y Chile–, siendo superior a Brasil, Bolivia, Colombia, Uruguay, Paraguay y Perú, país en el que bajó el promedio.

“Se hizo un trabajo serio y transparente, apuntando a la actualización de la inflación en los costos y los ingresos no percibidos en los últimos siete años, pero también al impacto, entre otros ítems, de la necesidad de obras para hacer sostenible el servicio”- Elián Japás del EPRE

Decreto a la firma de Paco

La revisión integral de la tarifa eléctrica viene postergándose desde agosto de 2013, lo que justifica un ajuste del Valor Agregado de Distribución (VAD), algo que deberá quedar establecido en el decreto de convocatoria de una audiencia pública al respecto.

El ajuste estará basado en estudios de costos que el Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) ha realizado en base a informes elevados por las prestadoras.

La decisión final deberá plasmarse en un decreto firmado por Paco Pérez antes de fin de mes, dado que tiene que comunicarse con 30 días de anticipación a la realización de la audiencia pública.

comentarios

Login