El “Robocop ruso” que mató con la mirada a los islamistas que lo fusilaron
Cargando...
Por Redacción

El “Robocop ruso” que mató con la mirada a los islamistas que lo fusilaron



Magomed Nurbagandov, un policía de 31 años, fue capturado y ejecutado por un grupo terrorista en Daguestán. Nurbagandov estaba de vacaciones junto a su primo, cuando cayó en manos de una organización terrorista islámica. Los captores fusilaron a su primo y estaban por hacer lo mismo con él.




Estaba de rodillas y los miraba fijamente, cuando, al revisar su billetera, uno de ellos se dio cuenta de que era policía. Entonces empezaron a filmarlo. Querían enviar un mensaje. “Diles a tus colegas que renuncien a sus trabajos”, le dijo el terrorista detrás de cámara.






Con una entereza admirable, Nurbagandov miró fijo a la cámara y les habló a sus compañeros: “Sigan trabajando, hermanos. ¿Qué más hay que decir?”. Los terroristas tomaron un fusil y lo ejecutaron un instante después. Para evitar la humillación, difundieron un video editado, en el que sólo se ven los disparos.






Sin embargo, la Policía rusa descubrió el escondite del grupo. Mató al hombre que aparece en el video y encontró la filmación original. La difusión de la escena convirtió al oficial en un héroe nacional. Muchos empezaron a llamarlo el “Robocop ruso” por su fría y firme mirada. Las autoridades anunciaron que le entregarán una condecoración póstuma.





comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

El “Robocop ruso” que mató con la mirada a los islamistas que lo fusilaron

Magomed Nurbagandov, un policía de 31 años, fue capturado y ejecutado por un grupo terrorista en Daguestán. Nurbagandov estaba de vacaciones junto a su primo, cuando cayó en manos de una organización terrorista islámica. Los captores fusilaron a su primo y estaban por hacer lo mismo con él.

Estaba de rodillas y los miraba fijamente, cuando, al revisar su billetera, uno de ellos se dio cuenta de que era policía. Entonces empezaron a filmarlo. Querían enviar un mensaje. “Diles a tus colegas que renuncien a sus trabajos”, le dijo el terrorista detrás de cámara.

Con una entereza admirable, Nurbagandov miró fijo a la cámara y les habló a sus compañeros: “Sigan trabajando, hermanos. ¿Qué más hay que decir?”. Los terroristas tomaron un fusil y lo ejecutaron un instante después. Para evitar la humillación, difundieron un video editado, en el que sólo se ven los disparos.

Sin embargo, la Policía rusa descubrió el escondite del grupo. Mató al hombre que aparece en el video y encontró la filmación original. La difusión de la escena convirtió al oficial en un héroe nacional. Muchos empezaron a llamarlo el “Robocop ruso” por su fría y firme mirada. Las autoridades anunciaron que le entregarán una condecoración póstuma.

comentarios

Login