Cargando...
Por Redacción

El radical “amigo” del Gobierno



La cercanía de Ricardo Mansur con Francisco Pérez es conocida por todos y tiene su origen tiempo atrás. Por estos días, el radicalismo encabezado por Alfredo Cornejo como la cara visible trata de demostrar día a día su rol de oposición fuerte; como por ejemplo, las diferencias de la semana pasada entre el caudillo de Godoy Cruz y el Gobernador por temas presupuestarios, o la discusión de la senadora nacional Laura Montero con Paco en relación a la Ley de Hidrocarburos.


Es que en la UCR todos tienen bien claro que la prioridad es recuperar el gobierno en el 2015, y para ello es fundamental ser fiscal de cada paso que quiera dar el oficialismo, de ahí el endurecimiento opositor. A su vez, los radicales dejan bien en claro que no es oposición por oposición misma, sino que disienten con fundamentos.


Por eso, esta vieja y buena relación de Mansur con el Gobernador no les gusta nada a los radicales combativos, y arriesgan: “Mansur sólo quiere llevar agua para su molino, y no tiene una estrategia provincial ni de grupo”. Para colmo de males, el sector interno de los Territoriales, al que pertenece Mansur, junto a los intendentes de La Paz, Gustavo Pintos, y el de Junín, Mario Abed, no estaría pasando por su mejor momento y se empiezan a visualizar divisiones peligrosas, que con un Cornejo cada vez más activo en su camino a la Casa de Gobierno, pueden ser terminales para esta fracción.


Abed camina solo

Al parecer, el mayor enojo sería de los más íntimos de Abed, que ven el poco empeño que sus compañeros de ruta le han puesto a la posible candidatura a gobernador del intendente de Junín. En el pase de facturas no se salva nadie: El Taca Gustavo Pinto, intendente de La Paz, y el Pato Sergio Pinto, presidente del radicalismo mendocino, son funcionales a Alfredo Cornejo, especialmente el Pato que está en la provincia.


Pero la bronca no termina ahí porque, según dicen, el Turco Mansur hace la de él, y pareciera que no le interesa ni un poco ayudarlo a Mario. Así las cosas se vislumbran con problemas en el sector Territorial, que nunca llegó a ser un sector provincial y sólo se limitó al segundo distrito electoral (la zona Este de Mendoza).


Los amigos del cacique de Junín le habían jugado muchas fichas a la candidatura del Gordo, como le dicen algunos. Lo saben buen gestor y con el carisma necesario para emprender la candidatura a gobernador, pero sin el apoyo verdadero de sus amigos del distrito, ven desvanecerse día a día sus posibilidades. Ya algunos arriesgan que “Mario sólo sería vicegobernador de Cobos, y no quiere ser legislador nacional”, por lo que se especula que luego de la nueva afirmación del ex vicepresidente de que no será candidato a gobernador, es muy posible que Abed siga al mando de la intendencia de Junín, departamento que sabe de su eficiencia como líder, del tiempo y esfuerzo que le dedica a su gestión departamental y donde, en definitiva, se sabe más querido y apreciado.


Mansur se corta solo

Luego de analizar la probable fractura de los Territoriales, se entiende aún más la bronca casi generalizada del radicalismo con Mansur, a quien lo ven actuar de forma egoísta en su relación con Pérez, sólo pensando en su departamento, pero sin una estrategia orgánica. Al enojo por la cercanía con el Gobierno se le agrega el supuesto disgusto de Abed, y anteriormente hizo enfadar al propio Julio Cobos, quien pidió que los legisladores territoriales votasen a Juan Carlos Jaliff en la presidencia del bloque radical, pero estos desoyeron el pedido de Cleto e impusieron a un legislador de Mansur, Gerardo del Río, ex intendente de Rivadavia.


La brecha está abierta y algunos de los muchos profesionales que Abed había acercado a su Fundación con motivo de su campaña, piensan seguir elaborando proyectos para la provincia. Pero en este caso, se lo ofrecerían a Alfredo Cornejo, a quien ven con mayores posibilidades de ser el próximo gobernador de Mendoza en el 2015.


Sanz copó el Luna

Mientras en Mendoza la UCR debate problemas internos, a nivel nacional ocupó al primera plana con el lanzamiento de Ernesto Sanz como precandidato a presidente por el Frente Amplio UNEN. En un Luna Park casi repleto, el viernes pasado el senador nacional criticó duramente al Gobierno de Cristina Fernández en gran parte de su discurso: “Voy a ser directo desde el principio, la Argentina está como está porque hace mucho tiempo no tiene un gobierno serio. Hay demagogos en lugar de gobernantes, corruptos haciéndose pasar por defensores del Gobierno, autoritarios vestidos de libertadores y verdugos disfrazados de víctimas. Este carnaval político ya ha durado demasiado”.


Aclaró que no llegó hasta este momento para endulzar los oídos de nadie, sino a ofrecer su visión sincera y honesta de lo que necesita el futuro argentino. “Tengo la firme voluntad desde hoy, de no prometer nada que no esté convencido de cumplir. Voy a ser ambicioso en mis objetivos, y realista en mis compromisos”, expresó, mientras las más de ocho mil personas presentes aplaudían sus palabras.


Con mucha confianza afirmó que van a ganar las próximas elecciones presidenciales, porque ellos ponen ante todo las necesidades del país, y no las ambiciones personales como lo hacen los gobernantes actuales. “Nosotros hacemos política para mejorar la vida de muchas personas que no conocemos ni conoceremos, otros gobiernan sólo para mejorar sus propias vidas y las de los suyos. Por eso, que se escuche bien fuerte desde el Luna esta noche, que a los que insultaron el progresismo ya se les cayó la máscara, son conservadores porque lo único que les interesa es conservar el poder”.


No quedó nadie fuera de UNEN en ser criticado: “Escucho hablar del kirchnerismo, del macrismo, del massismo, del sciolismo y me pregunto: ‘¿qué será eso?, ¿qué habrá detrás de todos esos ismos?’ Yo soy demócrata porque sólo reconozco a un gobierno legítimo, el que nace de la voluntad del pueblo; soy liberal en lo político, porque creo que la persona tiene que mandar en su propia vida; soy progresista si eso significa progreso, desarrollo, igualdad de oportunidades y bienestar colectivo; y soy solidario porque siento como propios los problemas de todos. Y justamente por todo esto soy radical”.


Mientras desde la platea del estadio se escuchaba el cántico “Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser gobierno, como en el ’83”, Sanz continuaba con su discurso de manera eufórica. “No vale la pena contarles con detalle la historia de los últimos diez años, porque esta es una historia terminada. Alcanza con contar el principio y el final, ellos recibieron un país que empezaba a salir de una crisis y nos van a entregar un país en peligro e hundirse. Y la explicación es muy sencilla, despilfarraron la plata y se les acabó”, expresó.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El radical “amigo” del Gobierno

La cercanía de Ricardo Mansur con Francisco Pérez es conocida por todos y tiene su origen tiempo atrás. Por estos días, el radicalismo encabezado por Alfredo Cornejo como la cara visible trata de demostrar día a día su rol de oposición fuerte; como por ejemplo, las diferencias de la semana pasada entre el caudillo de Godoy Cruz y el Gobernador por temas presupuestarios, o la discusión de la senadora nacional Laura Montero con Paco en relación a la Ley de Hidrocarburos.

Es que en la UCR todos tienen bien claro que la prioridad es recuperar el gobierno en el 2015, y para ello es fundamental ser fiscal de cada paso que quiera dar el oficialismo, de ahí el endurecimiento opositor. A su vez, los radicales dejan bien en claro que no es oposición por oposición misma, sino que disienten con fundamentos.

Por eso, esta vieja y buena relación de Mansur con el Gobernador no les gusta nada a los radicales combativos, y arriesgan: “Mansur sólo quiere llevar agua para su molino, y no tiene una estrategia provincial ni de grupo”. Para colmo de males, el sector interno de los Territoriales, al que pertenece Mansur, junto a los intendentes de La Paz, Gustavo Pintos, y el de Junín, Mario Abed, no estaría pasando por su mejor momento y se empiezan a visualizar divisiones peligrosas, que con un Cornejo cada vez más activo en su camino a la Casa de Gobierno, pueden ser terminales para esta fracción.

Abed camina solo
Al parecer, el mayor enojo sería de los más íntimos de Abed, que ven el poco empeño que sus compañeros de ruta le han puesto a la posible candidatura a gobernador del intendente de Junín. En el pase de facturas no se salva nadie: El Taca Gustavo Pinto, intendente de La Paz, y el Pato Sergio Pinto, presidente del radicalismo mendocino, son funcionales a Alfredo Cornejo, especialmente el Pato que está en la provincia.

Pero la bronca no termina ahí porque, según dicen, el Turco Mansur hace la de él, y pareciera que no le interesa ni un poco ayudarlo a Mario. Así las cosas se vislumbran con problemas en el sector Territorial, que nunca llegó a ser un sector provincial y sólo se limitó al segundo distrito electoral (la zona Este de Mendoza).

Los amigos del cacique de Junín le habían jugado muchas fichas a la candidatura del Gordo, como le dicen algunos. Lo saben buen gestor y con el carisma necesario para emprender la candidatura a gobernador, pero sin el apoyo verdadero de sus amigos del distrito, ven desvanecerse día a día sus posibilidades. Ya algunos arriesgan que “Mario sólo sería vicegobernador de Cobos, y no quiere ser legislador nacional”, por lo que se especula que luego de la nueva afirmación del ex vicepresidente de que no será candidato a gobernador, es muy posible que Abed siga al mando de la intendencia de Junín, departamento que sabe de su eficiencia como líder, del tiempo y esfuerzo que le dedica a su gestión departamental y donde, en definitiva, se sabe más querido y apreciado.

Mansur se corta solo
Luego de analizar la probable fractura de los Territoriales, se entiende aún más la bronca casi generalizada del radicalismo con Mansur, a quien lo ven actuar de forma egoísta en su relación con Pérez, sólo pensando en su departamento, pero sin una estrategia orgánica. Al enojo por la cercanía con el Gobierno se le agrega el supuesto disgusto de Abed, y anteriormente hizo enfadar al propio Julio Cobos, quien pidió que los legisladores territoriales votasen a Juan Carlos Jaliff en la presidencia del bloque radical, pero estos desoyeron el pedido de Cleto e impusieron a un legislador de Mansur, Gerardo del Río, ex intendente de Rivadavia.

La brecha está abierta y algunos de los muchos profesionales que Abed había acercado a su Fundación con motivo de su campaña, piensan seguir elaborando proyectos para la provincia. Pero en este caso, se lo ofrecerían a Alfredo Cornejo, a quien ven con mayores posibilidades de ser el próximo gobernador de Mendoza en el 2015.

Sanz copó el Luna
Mientras en Mendoza la UCR debate problemas internos, a nivel nacional ocupó al primera plana con el lanzamiento de Ernesto Sanz como precandidato a presidente por el Frente Amplio UNEN. En un Luna Park casi repleto, el viernes pasado el senador nacional criticó duramente al Gobierno de Cristina Fernández en gran parte de su discurso: “Voy a ser directo desde el principio, la Argentina está como está porque hace mucho tiempo no tiene un gobierno serio. Hay demagogos en lugar de gobernantes, corruptos haciéndose pasar por defensores del Gobierno, autoritarios vestidos de libertadores y verdugos disfrazados de víctimas. Este carnaval político ya ha durado demasiado”.

Aclaró que no llegó hasta este momento para endulzar los oídos de nadie, sino a ofrecer su visión sincera y honesta de lo que necesita el futuro argentino. “Tengo la firme voluntad desde hoy, de no prometer nada que no esté convencido de cumplir. Voy a ser ambicioso en mis objetivos, y realista en mis compromisos”, expresó, mientras las más de ocho mil personas presentes aplaudían sus palabras.

Con mucha confianza afirmó que van a ganar las próximas elecciones presidenciales, porque ellos ponen ante todo las necesidades del país, y no las ambiciones personales como lo hacen los gobernantes actuales. “Nosotros hacemos política para mejorar la vida de muchas personas que no conocemos ni conoceremos, otros gobiernan sólo para mejorar sus propias vidas y las de los suyos. Por eso, que se escuche bien fuerte desde el Luna esta noche, que a los que insultaron el progresismo ya se les cayó la máscara, son conservadores porque lo único que les interesa es conservar el poder”.

No quedó nadie fuera de UNEN en ser criticado: “Escucho hablar del kirchnerismo, del macrismo, del massismo, del sciolismo y me pregunto: ‘¿qué será eso?, ¿qué habrá detrás de todos esos ismos?’ Yo soy demócrata porque sólo reconozco a un gobierno legítimo, el que nace de la voluntad del pueblo; soy liberal en lo político, porque creo que la persona tiene que mandar en su propia vida; soy progresista si eso significa progreso, desarrollo, igualdad de oportunidades y bienestar colectivo; y soy solidario porque siento como propios los problemas de todos. Y justamente por todo esto soy radical”.

Mientras desde la platea del estadio se escuchaba el cántico “Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser gobierno, como en el ’83”, Sanz continuaba con su discurso de manera eufórica. “No vale la pena contarles con detalle la historia de los últimos diez años, porque esta es una historia terminada. Alcanza con contar el principio y el final, ellos recibieron un país que empezaba a salir de una crisis y nos van a entregar un país en peligro e hundirse. Y la explicación es muy sencilla, despilfarraron la plata y se les acabó”, expresó.

comentarios

imagen imagen
Login