Cargando...
Por Redacción

El misterio que vive en la Municipalidad de Allen, Río Negro



En una de las oficinas del edificio de la municipalidad de Allen, provincia de Río Negro, un empleado llora desconsolado. Está conmovido y entre lágrimas les cuenta a sus compañeros que experimentó una extraña situación mientras trabajaba: un cuadro se desplomó de la pared y casi al mismo tiempo las puertas del recinto comenzaron a abrirse y cerrarse solas. Todo es muy extraño y el clima se enrarece. Es jueves y minutos después, como reguero de pólvora, esa situación se propaga por los pasillos de la Municipalidad.


“¿Viste lo que pasó en la oficina de Legales? ¿Será un fantasma?”, le dice una agente municipal a otra. En la misma oficina, a principios de noviembre y en una puerta que da a la calle Sarmiento, tres personas con túnicas negras aprovecharon la soledad de la madrugada para practicar una “macumba” con velas, sal y la imagen de una virgen con el Niño Jesús decapitado. Todo un ritual que quedó en el imaginario de los municipales.


Es viernes y alguien del municipio convoca a un diácono. Con cierta discreción el religioso bendice la oficina en cuestión porque -al parecer- un nuevo episodio volvió a causar temor entre los empleados del área. La presencia del religioso inquieta a muchos en el edificio y le agrega a lo ocurrido otro manto de misterio.


“Podemos encontrarle varias explicaciones al fenómeno. Éste es un edificio antiguo que está sobre napas de agua. En mi despacho -incluso- han caído cosas de las repisas, las puertas se descuadran porque hay hundimientos. Algunas malas energías pueden existir, pero no creo que haya sido el caso de lo que pasó en Legal y Técnica. Las casas y edificios viejos tienen movimiento”, dijo la intendenta, Sabina Costa, al referirse al hecho que está en boca de todos.


La jefa comunal cree en la “energía” pero al mismo tiempo aseguró que no cree en los fantasmas. “No considero a esto como un fenómeno paranormal ni nada raro. Con el correr de los días todo se va a tranquilizar. Ya ordené que se hagan ajustes de las puertas y se refuercen los clavos. Soy científica, siempre busco la explicación racional y desestimo esto como en algún momento desestimé la macumba”, agregó./ Fuente: rionegro.com.ar


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El misterio que vive en la Municipalidad de Allen, Río Negro

En una de las oficinas del edificio de la municipalidad de Allen, provincia de Río Negro, un empleado llora desconsolado. Está conmovido y entre lágrimas les cuenta a sus compañeros que experimentó una extraña situación mientras trabajaba: un cuadro se desplomó de la pared y casi al mismo tiempo las puertas del recinto comenzaron a abrirse y cerrarse solas. Todo es muy extraño y el clima se enrarece. Es jueves y minutos después, como reguero de pólvora, esa situación se propaga por los pasillos de la Municipalidad.

“¿Viste lo que pasó en la oficina de Legales? ¿Será un fantasma?”, le dice una agente municipal a otra. En la misma oficina, a principios de noviembre y en una puerta que da a la calle Sarmiento, tres personas con túnicas negras aprovecharon la soledad de la madrugada para practicar una “macumba” con velas, sal y la imagen de una virgen con el Niño Jesús decapitado. Todo un ritual que quedó en el imaginario de los municipales.

Es viernes y alguien del municipio convoca a un diácono. Con cierta discreción el religioso bendice la oficina en cuestión porque -al parecer- un nuevo episodio volvió a causar temor entre los empleados del área. La presencia del religioso inquieta a muchos en el edificio y le agrega a lo ocurrido otro manto de misterio.

“Podemos encontrarle varias explicaciones al fenómeno. Éste es un edificio antiguo que está sobre napas de agua. En mi despacho -incluso- han caído cosas de las repisas, las puertas se descuadran porque hay hundimientos. Algunas malas energías pueden existir, pero no creo que haya sido el caso de lo que pasó en Legal y Técnica. Las casas y edificios viejos tienen movimiento”, dijo la intendenta, Sabina Costa, al referirse al hecho que está en boca de todos.

La jefa comunal cree en la “energía” pero al mismo tiempo aseguró que no cree en los fantasmas. “No considero a esto como un fenómeno paranormal ni nada raro. Con el correr de los días todo se va a tranquilizar. Ya ordené que se hagan ajustes de las puertas y se refuercen los clavos. Soy científica, siempre busco la explicación racional y desestimo esto como en algún momento desestimé la macumba”, agregó./ Fuente: rionegro.com.ar

comentarios

imagen imagen
Login