Cargando...
Por Redacción
imagen

El imbatible



En un partido cambiante, el serbio sacó a relucir su poderío físico y con un aplastante 6-0 en la última manga se quedó con la corona en el Masters 1000 de Miami por segundo año consecutivo y por quinta vez en su carrera.


Novak Djokovic se impuso por 7-6 (3), 4-6 y 6-0 ante Andy Murray en la final y se quedó con el título, el tercero de los grandes en lo que va de la temporada tras ganar en el Abierto de Australia y en Indian Wells.


Desde el comienzo del encuentro no hubo un dominador claro. Andy Murray presionó sobre el saque de su rival desde el primer game y consiguió quiebres en el tercero y en séptimo, pero Novak Djokovic se recuperó e igualó las acciones ganando el servicio de su rival en el cuarto y en el octavo.


Así llegaron al tie break, donde el serbio ganó los tres primeros puntos, uno con su saque y dos con el del escocés. Con la ventaja a su favor, jugó con los errores de su rival y se quedó con la primera manga de la final.


En el segundo parcial se mantuvo la paridad y esta vez fue el británico el que tuvo un mejor cierre apoyado en su saque y con un quiebre en el noveno game igualó el partido por 6-4. En la manga definitoria todo fue de “Nole”.


Murray sintió el cansancio y Djokovic no le dio oportunidades, le quebró en el primero, tercero y quinto game para llevarse el partido y el campeonato con una aplastante 6-0. Este fue el 26 encuentros entre ambos, con 18 triunfos del serbio, que ganó 6 de las 11 finales que disputaron.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

El imbatible

En un partido cambiante, el serbio sacó a relucir su poderío físico y con un aplastante 6-0 en la última manga se quedó con la corona en el Masters 1000 de Miami por segundo año consecutivo y por quinta vez en su carrera.

Novak Djokovic se impuso por 7-6 (3), 4-6 y 6-0 ante Andy Murray en la final y se quedó con el título, el tercero de los grandes en lo que va de la temporada tras ganar en el Abierto de Australia y en Indian Wells.

Desde el comienzo del encuentro no hubo un dominador claro. Andy Murray presionó sobre el saque de su rival desde el primer game y consiguió quiebres en el tercero y en séptimo, pero Novak Djokovic se recuperó e igualó las acciones ganando el servicio de su rival en el cuarto y en el octavo.

Así llegaron al tie break, donde el serbio ganó los tres primeros puntos, uno con su saque y dos con el del escocés. Con la ventaja a su favor, jugó con los errores de su rival y se quedó con la primera manga de la final.

En el segundo parcial se mantuvo la paridad y esta vez fue el británico el que tuvo un mejor cierre apoyado en su saque y con un quiebre en el noveno game igualó el partido por 6-4. En la manga definitoria todo fue de “Nole”.

Murray sintió el cansancio y Djokovic no le dio oportunidades, le quebró en el primero, tercero y quinto game para llevarse el partido y el campeonato con una aplastante 6-0. Este fue el 26 encuentros entre ambos, con 18 triunfos del serbio, que ganó 6 de las 11 finales que disputaron.

comentarios

imagen imagen
Login