Cargando...
Por Redacción

El Gobierno se aseguró el control a empresas



Según  destaca hoy el periódico económico Ambito.com, el Senado enfrentará esta semana un supermiércoles que será, quizás hasta que llegue el malón de leyes de fin de año, el evento más complicado que deberá enfrentar el kirchnerismo en 2014. En 48 horas se votarán allí la polémica modificación de la Ley de Abastecimiento, la de Defensa del Consumidor, la ley de cambio de domicilio de pago para bonistas y todo con la presidencia de Amado Boudou en batalla con la oposición.
La publicación indica que hasta ahora hay algunas certezas inquietantes para las empresas sobre lo que sucederá pasado mañana en el Senado. El kirchnerismo tiene el número, aunque no le sobren senadores, como para iniciar la sesión con quórum propio y aprobar el paquete de leyes. En Diputados aún no puede afirmarse que el chequeo de votos esté completo, pero el Gobierno no tiene nerviosismo sobre el tema.
Nadie en el oficialismo del Congreso duda, entonces, que toda la polémica que se abrió con la modificación a la Ley de Abastecimiento y luego con el cambio de condiciones de la deuda a bonistas que aceptaron el canje quedará como un recuerdo cuando el paquete se convierta en ley. 
La oposición no opina en ese mismo sentido. Cada una de las posturas jugarán como un registro que se anticipa a los problemas que generarán esas leyes a futuro, aseguran tanto Elisa Carrió como el radical Mario Negri.
Ellos son amigos y socios en UNEN, pero no votarán en el mismo sentido cuando la ley sobre el cambio de domicilio llegue a Diputados. Carrió prometió abstenerse para no involucrarse en la guerra patria o buitres que propone Cristina de KirchnerNegri votará por la negativa controlando algunas disidencias dentro de su bloque que se resisten a oponerse frontalmente a esa gesta épica contra el imperialismo que el kirchnerismo inventó para tapar los errores que cometió el país en relación con el manejo de la deuda en los últimos 10 años.
Así, aunque las pymes hayan quedado fuera del alcance de los nuevos parámetros de la Ley de Abastecimiento, las empresas deberán comenzar a acostumbrarse a que la norma que le permitirá al Estado disponer el límite de stocks, los niveles de producción y vigilar la estructura de precios a las empresas en menos de un mes terminará convirtiéndose en ley.
Lo mismo sucederá con el proyecto sobre la deuda que, el mercado teme, terminará actuando como una confirmación del desacato al fallo de Thomas Griesa, con efectos para ahora o después que caduque la cláusula RUFO.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El Gobierno se aseguró el control a empresas

Según  destaca hoy el periódico económico Ambito.com, el Senado enfrentará esta semana un supermiércoles que será, quizás hasta que llegue el malón de leyes de fin de año, el evento más complicado que deberá enfrentar el kirchnerismo en 2014. En 48 horas se votarán allí la polémica modificación de la Ley de Abastecimiento, la de Defensa del Consumidor, la ley de cambio de domicilio de pago para bonistas y todo con la presidencia de Amado Boudou en batalla con la oposición.
La publicación indica que hasta ahora hay algunas certezas inquietantes para las empresas sobre lo que sucederá pasado mañana en el Senado. El kirchnerismo tiene el número, aunque no le sobren senadores, como para iniciar la sesión con quórum propio y aprobar el paquete de leyes. En Diputados aún no puede afirmarse que el chequeo de votos esté completo, pero el Gobierno no tiene nerviosismo sobre el tema.
Nadie en el oficialismo del Congreso duda, entonces, que toda la polémica que se abrió con la modificación a la Ley de Abastecimiento y luego con el cambio de condiciones de la deuda a bonistas que aceptaron el canje quedará como un recuerdo cuando el paquete se convierta en ley. 
La oposición no opina en ese mismo sentido. Cada una de las posturas jugarán como un registro que se anticipa a los problemas que generarán esas leyes a futuro, aseguran tanto Elisa Carrió como el radical Mario Negri.
Ellos son amigos y socios en UNEN, pero no votarán en el mismo sentido cuando la ley sobre el cambio de domicilio llegue a Diputados. Carrió prometió abstenerse para no involucrarse en la guerra patria o buitres que propone Cristina de KirchnerNegri votará por la negativa controlando algunas disidencias dentro de su bloque que se resisten a oponerse frontalmente a esa gesta épica contra el imperialismo que el kirchnerismo inventó para tapar los errores que cometió el país en relación con el manejo de la deuda en los últimos 10 años.
Así, aunque las pymes hayan quedado fuera del alcance de los nuevos parámetros de la Ley de Abastecimiento, las empresas deberán comenzar a acostumbrarse a que la norma que le permitirá al Estado disponer el límite de stocks, los niveles de producción y vigilar la estructura de precios a las empresas en menos de un mes terminará convirtiéndose en ley.
Lo mismo sucederá con el proyecto sobre la deuda que, el mercado teme, terminará actuando como una confirmación del desacato al fallo de Thomas Griesa, con efectos para ahora o después que caduque la cláusula RUFO.

comentarios

imagen imagen
Login