Cargando...
Por Redacción

El Gobierno iraquí lanza gran ofensiva para recuperar Ramadi



Las tropas iraquíes, respaldadas por milicianos chiítas y grupos tribales suníes, han lanzado este martes una amplia campaña militar para liberar la provincia occidental de Al Anbar y su capital, Ramadi, del control del grupo yihadista Estado Islámico (EI).


El anuncio del inicio de la ofensiva lo ha hecho el Comando de Operaciones Conjuntas, según ha informado la televisión oficial Al Iraquiya, sin dar más detalles.


Amplias zonas de Al Anbar están bajo el control del EI, que ha tomado el pasado día 17 de mayo la capital provincial, Ramadi, lo que supuso un duro golpe para el Gobierno iraquí.


Una fuente de seguridad ha explicado a la agencia Efe que las fuerzas iraquíes han avanzado en el interior de la misma Ramadi y han llegado hasta la Universidad de Al Anbar, en el sur de la ciudad, haciéndose con el domino de áreas del complejo.


Esta campaña en Ramadi ha contado con el respaldo aéreo de la aviación de la coalición internacional, liderada por Washington, y de las mejoras tropas del Ejército iraquí.


Tanto en las operaciones en esta ciudad como en toda la provincia participan efectivos del Ejército y la Policía, milicianos chiíes de la llamada «Multitud Popular», y combatientes voluntarios tribales suníes, según la fuente.


El lunes, la “Multitud Popular”, de origen chiíta, y la coalición internacional comenzaron a bombardear posiciones del Estado Islámico en Ramadi y sus alrededores, como preludio a la ofensiva del Ejército iraquí.


El primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, ha dicho a la cadena de televisión británica BBC que Ramadi podría ser recuperada “en días”, aunque ha precisado que para ello necesita el apoyo de la comunidad internacional.


En los últimos días ya se habían registrado combates en áreas situadas el este de Ramadi, donde han sido desplegados refuerzos militares con el objetivo de lanzar una mayor ofensiva contra el Estado Islámico.


La caída de Ramadi ha generado el desplazamiento de miles de familias y desbarató los planes de las autoridades iraquíes, que tras liberar a finales de marzo la provincia de Saladino contaban con expulsar rápido a los yihadistas de Al Anbar.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El Gobierno iraquí lanza gran ofensiva para recuperar Ramadi

Las tropas iraquíes, respaldadas por milicianos chiítas y grupos tribales suníes, han lanzado este martes una amplia campaña militar para liberar la provincia occidental de Al Anbar y su capital, Ramadi, del control del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El anuncio del inicio de la ofensiva lo ha hecho el Comando de Operaciones Conjuntas, según ha informado la televisión oficial Al Iraquiya, sin dar más detalles.

Amplias zonas de Al Anbar están bajo el control del EI, que ha tomado el pasado día 17 de mayo la capital provincial, Ramadi, lo que supuso un duro golpe para el Gobierno iraquí.

Una fuente de seguridad ha explicado a la agencia Efe que las fuerzas iraquíes han avanzado en el interior de la misma Ramadi y han llegado hasta la Universidad de Al Anbar, en el sur de la ciudad, haciéndose con el domino de áreas del complejo.

Esta campaña en Ramadi ha contado con el respaldo aéreo de la aviación de la coalición internacional, liderada por Washington, y de las mejoras tropas del Ejército iraquí.

Tanto en las operaciones en esta ciudad como en toda la provincia participan efectivos del Ejército y la Policía, milicianos chiíes de la llamada «Multitud Popular», y combatientes voluntarios tribales suníes, según la fuente.

El lunes, la “Multitud Popular”, de origen chiíta, y la coalición internacional comenzaron a bombardear posiciones del Estado Islámico en Ramadi y sus alrededores, como preludio a la ofensiva del Ejército iraquí.

El primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, ha dicho a la cadena de televisión británica BBC que Ramadi podría ser recuperada “en días”, aunque ha precisado que para ello necesita el apoyo de la comunidad internacional.

En los últimos días ya se habían registrado combates en áreas situadas el este de Ramadi, donde han sido desplegados refuerzos militares con el objetivo de lanzar una mayor ofensiva contra el Estado Islámico.

La caída de Ramadi ha generado el desplazamiento de miles de familias y desbarató los planes de las autoridades iraquíes, que tras liberar a finales de marzo la provincia de Saladino contaban con expulsar rápido a los yihadistas de Al Anbar.

comentarios

imagen imagen
Login