ciudadanodiario.com.ar
El Gobierno británico retendrá los sueldos de inmigrantes ilegales
Cargando...
Por Redacción

El Gobierno británico retendrá los sueldos de inmigrantes ilegales



Con la inmigración disparada a cifras récord en el Reino Unido, David Cameron presentó ayer su plan para intentar controlarla, que en resumen consiste en pasar a considerar delito el trabajo en negro. La Policía podrá incluso decomisar los sueldos de los inmigrantes irregulares.


En 2010, cuando llegó al Número 10 de Downing Street, David Cameron prometió bajar el número anual de inmigrantes a cien mil. Pero las cifras reales triplican ya las de aquella promesa y han batido el récord de una década. Según los datos oficiales conocidos ayer, la cifra neta en 2014 fue de 318.000, lo que supone 109.000 más que en 2013. La mayor de la historia, si se exceptúa el récord de 2005, bajo Gobierno laborista, cuando hubo dos mil inmigrantes más. El primer ministro reconoció que las cifras “son decepcionantes” y que queda “un largo camino”.


Sabedor de que los datos lo iban a poner incómodo, Cameron presentó ayer mismo sus nuevos planes, que se sintetizan en esta frase: “Queremos hacer del Reino Unido un país menos atractivo para venir a trabajar ilegalmente”.


En la práctica, lo que se hará es considerar delito trabajar ilegalmente o emplear a inmigrantes irregulares no comunitarios. La batería de medidas incluye que los policías podrán decomisar los sueldos recibidos en negro.


Además se procesará a los no comunitarios que llegan al país legalmente, como turistas o estudiantes, pero que luego se quedan a trabajar en el mercado negro una vez que su visa expira.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

El Gobierno británico retendrá los sueldos de inmigrantes ilegales

Con la inmigración disparada a cifras récord en el Reino Unido, David Cameron presentó ayer su plan para intentar controlarla, que en resumen consiste en pasar a considerar delito el trabajo en negro. La Policía podrá incluso decomisar los sueldos de los inmigrantes irregulares.

En 2010, cuando llegó al Número 10 de Downing Street, David Cameron prometió bajar el número anual de inmigrantes a cien mil. Pero las cifras reales triplican ya las de aquella promesa y han batido el récord de una década. Según los datos oficiales conocidos ayer, la cifra neta en 2014 fue de 318.000, lo que supone 109.000 más que en 2013. La mayor de la historia, si se exceptúa el récord de 2005, bajo Gobierno laborista, cuando hubo dos mil inmigrantes más. El primer ministro reconoció que las cifras “son decepcionantes” y que queda “un largo camino”.

Sabedor de que los datos lo iban a poner incómodo, Cameron presentó ayer mismo sus nuevos planes, que se sintetizan en esta frase: “Queremos hacer del Reino Unido un país menos atractivo para venir a trabajar ilegalmente”.

En la práctica, lo que se hará es considerar delito trabajar ilegalmente o emplear a inmigrantes irregulares no comunitarios. La batería de medidas incluye que los policías podrán decomisar los sueldos recibidos en negro.

Además se procesará a los no comunitarios que llegan al país legalmente, como turistas o estudiantes, pero que luego se quedan a trabajar en el mercado negro una vez que su visa expira.

comentarios

Login