Cargando...
Por Redacción

El fútbol sigue de luto



A dos años del asesinato del periodista partidario Nicólas Pacheco en la sede que Racing Club tiene en Villa del Parque, su madre Estela, su padre Miguel y su hermano Eloy continúan en la exhaustiva búsqueda de justicia para esclarecer el hecho. Perder a un hijo es una herida que no terminará de cerrar nunca. “El sentimiento es de una profunda tristeza y de un gran dolor. La forma de ser de Nico era única, y es una ausencia que se siente cada día más”, dice Estela.


El miércoles 23 de enero del 2013 Eloy y su hermano Nicólas fueron a la sede del club ubicada en Nogoyá 3045 para comer un asado con otros hinchas. Luego de unas horas, Eloy decidió retirarse porque al otro día debía ir a trabajar. Nicolás, en cambio, prefirió quedarse un rato más para disfrutar la noche. Lo que nunca se imaginó Eloy fue que a la mañana siguiente su hermano aparecería sin vida en la pileta del club. “Me llamó un amigo a las 8 de la mañana para decirme lo que había pasado. Lo que empeoró todo fue que ninguna autoridad de Racing nos llamó para comunicarnos los hechos”, remarcó Eloy.


En la institución siempre se manejó la hipótesis de que fue un accidente, pero la autopsia indicó que a Nicolás lo mataron a golpes. El resultado mostró politraumatismos en todo el cuerpo, fractura de cráneo, contusión y hemorragia encefálica. “Los dirigentes saben lo que pasó, sin embargo, su actitud fue y sigue siendo pasiva y no contribuyen en nada para esclarecer el caso. Todavía estamos esperando el supuesto sumario interno que el club realizó, y ya pasaron 24 meses”, explica Miguel.


Dos de los sospechosos vivían en la sede y otros hicieron campaña en 2008 y 2011 para los dirigentes oficialistas.


Los amigos de la víctima están trabajando para que en la próxima semana se inaugure un nuevo mural en la estación de Floresta, barrio donde nació y vivió Nicolás. También irán a la ex ESMA juntó a gente del Consejo Federal de Derechos Humanos de la Nación (DDHH) para colocar una placa en conmemoración al periodista asesinado. También se armó una campaña en las redes sociales, #JusticiaPorNicolasPacheco, para que los usuarios se sumen al pedido de justicia.


El de Nicolás es un caso más que enluta al fútbol, y si bien su muerte no ocurrió en el escenario de un encuentro deportivo ni el enfrentamiento de barras, es necesario su pronto esclarecimiento para que la mancha que hoy cubre a Racing sea limpiada por el bien del club y de sus socios. / Fuente: edición impresa del Diario Perfil 


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El fútbol sigue de luto

A dos años del asesinato del periodista partidario Nicólas Pacheco en la sede que Racing Club tiene en Villa del Parque, su madre Estela, su padre Miguel y su hermano Eloy continúan en la exhaustiva búsqueda de justicia para esclarecer el hecho. Perder a un hijo es una herida que no terminará de cerrar nunca. “El sentimiento es de una profunda tristeza y de un gran dolor. La forma de ser de Nico era única, y es una ausencia que se siente cada día más”, dice Estela.

El miércoles 23 de enero del 2013 Eloy y su hermano Nicólas fueron a la sede del club ubicada en Nogoyá 3045 para comer un asado con otros hinchas. Luego de unas horas, Eloy decidió retirarse porque al otro día debía ir a trabajar. Nicolás, en cambio, prefirió quedarse un rato más para disfrutar la noche. Lo que nunca se imaginó Eloy fue que a la mañana siguiente su hermano aparecería sin vida en la pileta del club. “Me llamó un amigo a las 8 de la mañana para decirme lo que había pasado. Lo que empeoró todo fue que ninguna autoridad de Racing nos llamó para comunicarnos los hechos”, remarcó Eloy.

En la institución siempre se manejó la hipótesis de que fue un accidente, pero la autopsia indicó que a Nicolás lo mataron a golpes. El resultado mostró politraumatismos en todo el cuerpo, fractura de cráneo, contusión y hemorragia encefálica. “Los dirigentes saben lo que pasó, sin embargo, su actitud fue y sigue siendo pasiva y no contribuyen en nada para esclarecer el caso. Todavía estamos esperando el supuesto sumario interno que el club realizó, y ya pasaron 24 meses”, explica Miguel.

Dos de los sospechosos vivían en la sede y otros hicieron campaña en 2008 y 2011 para los dirigentes oficialistas.

Los amigos de la víctima están trabajando para que en la próxima semana se inaugure un nuevo mural en la estación de Floresta, barrio donde nació y vivió Nicolás. También irán a la ex ESMA juntó a gente del Consejo Federal de Derechos Humanos de la Nación (DDHH) para colocar una placa en conmemoración al periodista asesinado. También se armó una campaña en las redes sociales, #JusticiaPorNicolasPacheco, para que los usuarios se sumen al pedido de justicia.

El de Nicolás es un caso más que enluta al fútbol, y si bien su muerte no ocurrió en el escenario de un encuentro deportivo ni el enfrentamiento de barras, es necesario su pronto esclarecimiento para que la mancha que hoy cubre a Racing sea limpiada por el bien del club y de sus socios. / Fuente: edición impresa del Diario Perfil 

comentarios

imagen imagen
Login