ciudadanodiario.com.ar
El fútbol que nos gusta a todos
Cargando...
Por Redacción

El fútbol que nos gusta a todos



Por Gabriel Landart


¿Espejismo o realidad? Es la pregunta más frecuente en las últimas horas en el consciente colectivo del gran público futbolero. No se puede dilucidar si el volumen de juego mostrado por el River de Gallardo en las últimas tres fechas (9 goles a favor, ninguno en contra) es virtuosismo puro de sus players o marca aún más el déficit del resto. O las dos cosas.

Lo cierto es que aparenta ser un pequeño oasis en el desierto de ideas plagada de equipos timoratos cuyos entrenadores piensan más en el arco propio que en el del rival.

También cuesta entender cómo una institución que cuenta con el entrenador más valorado en las últimas dos décadas, que gastó 11 millones de dólares en refuerzos, tiene un punto de 12 posibles, recibió 7 goles y solamente marcó 2. Ese es el Boca de Bianchi modelo 2014. El contrapunto perfecto de su eterno rival.

En Núñez la gente espera ansiosa la próxima presentación de su River. Es que el elenco de Gallardo recuperó el ADN histórico de la institución, ese que pareció quedar en el olvido luego de la administración Aguilar-Passarella con descenso incluido.

El Millonario muestra un fútbol que no condice ni siquiera con los papelones de esta nueva AFA postGrondona que suspendió la fecha para volver a darle curso horas después, luego de los twetts de Marcelo Tinelli.

Parece un equipo con aires renovados, un equipo sano, un equipo que juega el fútbol que nos gusta a todos. ¿Podrá mantenerse en este nivel o será víctima de la mediocridad reinante? ¿Será realidad o sólo una gota de agua en el desierto?

comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

El fútbol que nos gusta a todos

Por Gabriel Landart
¿Espejismo o realidad? Es la pregunta más frecuente en las últimas horas en el consciente colectivo del gran público futbolero. No se puede dilucidar si el volumen de juego mostrado por el River de Gallardo en las últimas tres fechas (9 goles a favor, ninguno en contra) es virtuosismo puro de sus players o marca aún más el déficit del resto. O las dos cosas.
Lo cierto es que aparenta ser un pequeño oasis en el desierto de ideas plagada de equipos timoratos cuyos entrenadores piensan más en el arco propio que en el del rival.
También cuesta entender cómo una institución que cuenta con el entrenador más valorado en las últimas dos décadas, que gastó 11 millones de dólares en refuerzos, tiene un punto de 12 posibles, recibió 7 goles y solamente marcó 2. Ese es el Boca de Bianchi modelo 2014. El contrapunto perfecto de su eterno rival.
En Núñez la gente espera ansiosa la próxima presentación de su River. Es que el elenco de Gallardo recuperó el ADN histórico de la institución, ese que pareció quedar en el olvido luego de la administración Aguilar-Passarella con descenso incluido.
El Millonario muestra un fútbol que no condice ni siquiera con los papelones de esta nueva AFA postGrondona que suspendió la fecha para volver a darle curso horas después, luego de los twetts de Marcelo Tinelli.
Parece un equipo con aires renovados, un equipo sano, un equipo que juega el fútbol que nos gusta a todos. ¿Podrá mantenerse en este nivel o será víctima de la mediocridad reinante? ¿Será realidad o sólo una gota de agua en el desierto?

comentarios

Login