ciudadanodiario.com.ar
El Estado Islámico avanza en la conquista de Palmira
Cargando...
Por Redacción

El Estado Islámico avanza en la conquista de Palmira



El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha lanzado una nueva ofensiva sobre Palmira y en las últimas horas ha logrado superar las líneas de defensa de las fuerzas regulares e irregulares leales a Bashar Al Assad. Las milicias del régimen comenzaron a evacuar a la población de Tadmur, la ciudad moderna junto a la que se extiende el conjunto de ruinas greco romanas milenarias declaradas patrimonio de la humanidad en 1980, y los responsables de Antigüedades del Gobierno ordenaron el traslado de las piezas que sean transportables, una doble señal de que el régimen ha perdido el control de la situación.


El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) aseguró que el EI tiene en su poder “un tercio de la ciudad de Tadmur” y el responsable de antigüedades del país, Maamoun Abdulkarim, declaró a la agencia Reuters que “cientos y cientos de estatuas que temíamos que serían destruidas y vendidas están ahora en lugares seguros. El temor es por el museo y los grandes monumentos que no pueden ser trasladados”.


Los responsables sirios definen la lucha en Palmira como “una batalla de todo el mundo”, pero hasta el momento la coalición que lidera Estados Unidos no ha bombardeado las posiciones del EI para intentar frenar un avance que desde la semana pasada ha costado al menos 350 vidas, según el OSDH. Desde Washington insisten en que no hay coordinación alguna con Damasco en su guerra contra el califato. Como en los casos de otras joyas históricas como Nimrud, ciudad del imperio asirio, Hatra, ciudad de 2.000 años de antigüedad, y el museo de Mosul, los tres puntos en el norte de Irak, para los yihadistas este tipo de lugares suponen todo un protagonismo ante la comunidad internacional y son conscientes de la publicidad que les proporciona su destrucción.


El avance en Palmira, oasis en el corazón de Siria situado 240 kilómetros al norte de Damasco, y la toma de Ramadi muestran la capacidad que mantiene el EI y la falta de efectividad de los bombardeos de una alianza que desde mar y aire es incapaz de frenar a los hombres de Abu Bakr al Bagdadi.


Los rumores sobre el delicado estado de salud del “Califa” y la muerte en un bombardeo de su número dos quedan eclipsados por un parte de guerra que sonríe a los intereses yihadistas.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

El Estado Islámico avanza en la conquista de Palmira

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha lanzado una nueva ofensiva sobre Palmira y en las últimas horas ha logrado superar las líneas de defensa de las fuerzas regulares e irregulares leales a Bashar Al Assad. Las milicias del régimen comenzaron a evacuar a la población de Tadmur, la ciudad moderna junto a la que se extiende el conjunto de ruinas greco romanas milenarias declaradas patrimonio de la humanidad en 1980, y los responsables de Antigüedades del Gobierno ordenaron el traslado de las piezas que sean transportables, una doble señal de que el régimen ha perdido el control de la situación.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) aseguró que el EI tiene en su poder “un tercio de la ciudad de Tadmur” y el responsable de antigüedades del país, Maamoun Abdulkarim, declaró a la agencia Reuters que “cientos y cientos de estatuas que temíamos que serían destruidas y vendidas están ahora en lugares seguros. El temor es por el museo y los grandes monumentos que no pueden ser trasladados”.

Los responsables sirios definen la lucha en Palmira como “una batalla de todo el mundo”, pero hasta el momento la coalición que lidera Estados Unidos no ha bombardeado las posiciones del EI para intentar frenar un avance que desde la semana pasada ha costado al menos 350 vidas, según el OSDH. Desde Washington insisten en que no hay coordinación alguna con Damasco en su guerra contra el califato. Como en los casos de otras joyas históricas como Nimrud, ciudad del imperio asirio, Hatra, ciudad de 2.000 años de antigüedad, y el museo de Mosul, los tres puntos en el norte de Irak, para los yihadistas este tipo de lugares suponen todo un protagonismo ante la comunidad internacional y son conscientes de la publicidad que les proporciona su destrucción.

El avance en Palmira, oasis en el corazón de Siria situado 240 kilómetros al norte de Damasco, y la toma de Ramadi muestran la capacidad que mantiene el EI y la falta de efectividad de los bombardeos de una alianza que desde mar y aire es incapaz de frenar a los hombres de Abu Bakr al Bagdadi.

Los rumores sobre el delicado estado de salud del “Califa” y la muerte en un bombardeo de su número dos quedan eclipsados por un parte de guerra que sonríe a los intereses yihadistas.

comentarios

Login