Cargando...
Por Redacción

El elegido



Ya quedó confirmado que Gerardo “Tata” Martino es el nuevo nuevo entrenador de la Selección mayor. Su debut será el próximo 3 de setiembre, en la denominada “revancha” ante el campeón del mundo, Alemania, en Düsseldorf. Si bien su último paso por el Barcelona no fue positivo desde los resultados una supuesta cercanía con Messi y Mascherano (capitán y su capitán en la era Sabella) le juega a favor. Lo que resta definir es cual será el estilo Martino en la Selección, ya que el adiestrador supo, salvo en el club culé, explotar al máximo carencias y virtudes.

Cuando le tocó dirigir a Paraguay su equipo era más bien defensivo y oportunista su esquema era 4-4-2 y a veces, dependiendo la envergadura del rival optaba por un 4-4-1-1. Claro, el Tata entendía que esa era la mejor forma por el material disponible que podía adoptar la selección guaraní. Martino fue subcampeón de la Copa América 2011, perdiendo la final con Uruguay, y tuvo un gran mundial en Sudáfrica, quedando eliminado a manos del futuro campeón, España, por la mínima diferencia.

En su regreso a Rosario logró una verdadera transformación en Newell’s, llevando a la cima del fútbol argentino a un equipo que tomó prácticamente descendido. Repatrió referentes como Maxi Rogríguez, Gabriel Heinze (será parte del cuerpo técnico de Martino en la Selección) e Ignacio Sccoco. Los tres fueron figuras en el Newell’s campeón del torneo vernáculo y sub campeón de la Copa Libertadores de América.

Esta condición cameleónica de Martino, para algunos es una virtud y para otros un defecto. Para quien suscribe es su principal atributo, ya que al frente de una selección que cuenta con materia prima de primer nivel para elegir filosofía, sistema e idea de juego esta característica del entrenador se convierte en su principal fortaleza.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El elegido

Ya quedó confirmado que Gerardo “Tata” Martino es el nuevo nuevo entrenador de la Selección mayor. Su debut será el próximo 3 de setiembre, en la denominada “revancha” ante el campeón del mundo, Alemania, en Düsseldorf. Si bien su último paso por el Barcelona no fue positivo desde los resultados una supuesta cercanía con Messi y Mascherano (capitán y su capitán en la era Sabella) le juega a favor. Lo que resta definir es cual será el estilo Martino en la Selección, ya que el adiestrador supo, salvo en el club culé, explotar al máximo carencias y virtudes.

Cuando le tocó dirigir a Paraguay su equipo era más bien defensivo y oportunista su esquema era 4-4-2 y a veces, dependiendo la envergadura del rival optaba por un 4-4-1-1. Claro, el Tata entendía que esa era la mejor forma por el material disponible que podía adoptar la selección guaraní. Martino fue subcampeón de la Copa América 2011, perdiendo la final con Uruguay, y tuvo un gran mundial en Sudáfrica, quedando eliminado a manos del futuro campeón, España, por la mínima diferencia.

En su regreso a Rosario logró una verdadera transformación en Newell’s, llevando a la cima del fútbol argentino a un equipo que tomó prácticamente descendido. Repatrió referentes como Maxi Rogríguez, Gabriel Heinze (será parte del cuerpo técnico de Martino en la Selección) e Ignacio Sccoco. Los tres fueron figuras en el Newell’s campeón del torneo vernáculo y sub campeón de la Copa Libertadores de América.

Esta condición cameleónica de Martino, para algunos es una virtud y para otros un defecto. Para quien suscribe es su principal atributo, ya que al frente de una selección que cuenta con materia prima de primer nivel para elegir filosofía, sistema e idea de juego esta característica del entrenador se convierte en su principal fortaleza.

comentarios

imagen imagen
Login