ciudadanodiario.com.ar
El día después del discurso de Cristina
Cargando...
Por Redacción

El día después del discurso de Cristina



Aunque vaticinan doce meses muy duros, algunos analistas descartaron un golpe de mercado, como denunció públicamente Cristina Kirchner ayer. Al mismo tiempo advirtieron sobre la “incapacidad el equipo económico” y coincidieron en que “la inflación genera desconfianza en el peso y la gente se refugia en el dólar”.


La presidenta Cristina Kirchner fue enfática al denunciar que “algunos sectores concentrados de la economía quieren voltear al Gobierno”. La mandataria lanzó acusaciones contra entidades financieras locales que estarían alentando operatorias a través del llamado “contado con liqui”. Y denunció públicamente que ciertos empresarios “están presionando sobre el tipo de cambio para que haya devaluación y así licuar los aumentos salariales”.


En este sentido, el ex ministro de Economía Jorge Remes Lenicov se refirió al supuesto golpe de mercado que denunció públicamente Cristina. “No hay que hablar de teorías conspirativas, más allá de que haya presiones”, dijo y consideró que los problemas en la economía argentina responden a “desequilibrios en la política económica”. “Hay un error en el diagnóstico, que llevó a que la economía Argentina esté estancada desde hace tiempo y que la inflación vaya creciendo, así como la pobreza también vienen en aumento”, sostuvo el economista.


En declaraciones a radio La Red, Remes Lenicov dijo que cuando escuchó el discurso de Cristina Kirchner “no lo podía creer”. “El Gobierno debería reconocer que la economía tiene problemas y crear una estrategia para afrontar eso”, consideró. Para el ex titular del Palacio de Hacienda, “con alta inflación, con controles, siempre hay alguno que gana a expensas de otros”. “Puede ser con información privilegiada o no, pero para el Banco Central tiene las herramientas para sancionar al banco y al funcionario que entregó esa información”, añadió.



Remes Lenicov recordó que “el sector bancario ha sido el que más ganó en esta década; el que mayor participación aumentó en relación al PBI fueron los bancos”. “No hay que hablar de teorías conspirativas, más allá de que haya presiones, acá hay un error en el diagnóstico de la economía”, reflexionó. En este sentido, se preguntó: “¿Por qué no se habla de inflación? si es la más alta del mundo y efectivamente es un problema”.


En sintonía, el titular de la consultora Finsoport, Jorge Todesca, consideró que “el problema global no tiene que ver con la especulación” y descartó cualquier conspiración detrás del movimiento del valor del dólar y sobre las supuestas filtraciones de información desde el propio BCRA. Para el economista “siempre habrá gente que trate de lucrar con una situación de mucha incertidumbre y mucha inestabilidad, pero el problema central de la Argentina es que quedamos aislados del mundo”.



“Que haya insuficiente dólares para pagar las importaciones que la argentina necesita o realizar otros pagos al exterior no es producto de una conspiración, sino de una política económica equivocada”, advirtió diálogo con Radio Rivadavia el ex viceministro de Economía de Eduardo Duhalde.


Para el ex presidente del Banco Central Aldo Pignanelli, insistir con fórmulas que no dieron resultado es más de lo mismo. “Los desequilibrios en la Argentina no son solo económicos, sino emocionales”, consideró. El economista dijo que “no parece verosímil” la denuncia pública de la mandataria y explicó que “si un banco vendió dólares es porque hubo otro que los compró, y si tenía información privilegiada, es porque alguien le avisó, en caso de que sea verdad”. En este sentido, respaldó a la dirección del BCRA al sostener que “son gente honesta”.


Pignanelli analizó que el equipo económico a cargo de Axel Kicillof, “no puede hacer las cosas bien porque están incapacitados”. “Es un Gobierno que ha perdido el rumbo y es un fin de ciclo muy triste para todos los argentinos”, lamentó.



Entre los problemas puntuales que afectan la economía, Todesca también ubicó a los aumento de precios como un factor clave. “El problema que tenemos es que a lo largo de los últimos años ha habido una inflación muy grande, esto genera desconfianza en el peso, y la gente que se refugia en el dólar”.


Todesca dijo que entre los compradores de dólares “hay grandes inversores y también ciudadanos comunes que buscan proteger sus ahorros”. “El problema es que el Gobierno insiste en buscar culpables, pero no toma ninguna medida económica de fondo para cambiar la situación”, advirtió. En este sentido, consideró la necesidad de salir gradualmente de los controles, como medida para atacar el problema. “Creo que de esto solo se puede salir sensatamente de una manera gradual, para evitar un tarifazo enorme”, consideró. Además manifestó que el próximo Gobierno necesitará “un programa que tendrá que ver con la situación que encuentre en ese momento”, pero descartó que sea eliminando de un día para el otro las retenciones al campo o el Impuesto a las Ganancias. “Hará falta un programa gradual de tres a cuatro años”, insistió.


Para Pignanelli, los próximos doce meses serán “muy duros, por el planteo del gobierno de permanente confrontación y de echarle la culpa a un tercero”. “Hace tres meses estaba con bronca, hace dos meses estaba indignado y hoy estoy triste; estamos perdiendo una oportunidad bárbara”, reflexionó. Sin embargo, el ex titular del BCRA se mostró optimista en el mediano y largo plazo. “Argentina está llamada a ser uno de los países con mejor crecimiento y desarrollo de los próximos 20 años”, concluyó.




comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

El día después del discurso de Cristina

Aunque vaticinan doce meses muy duros, algunos analistas descartaron un golpe de mercado, como denunció públicamente Cristina Kirchner ayer. Al mismo tiempo advirtieron sobre la “incapacidad el equipo económico” y coincidieron en que “la inflación genera desconfianza en el peso y la gente se refugia en el dólar”.

La presidenta Cristina Kirchner fue enfática al denunciar que “algunos sectores concentrados de la economía quieren voltear al Gobierno”. La mandataria lanzó acusaciones contra entidades financieras locales que estarían alentando operatorias a través del llamado “contado con liqui”. Y denunció públicamente que ciertos empresarios “están presionando sobre el tipo de cambio para que haya devaluación y así licuar los aumentos salariales”.
En este sentido, el ex ministro de Economía Jorge Remes Lenicov se refirió al supuesto golpe de mercado que denunció públicamente Cristina. “No hay que hablar de teorías conspirativas, más allá de que haya presiones”, dijo y consideró que los problemas en la economía argentina responden a “desequilibrios en la política económica”. “Hay un error en el diagnóstico, que llevó a que la economía Argentina esté estancada desde hace tiempo y que la inflación vaya creciendo, así como la pobreza también vienen en aumento”, sostuvo el economista.
En declaraciones a radio La Red, Remes Lenicov dijo que cuando escuchó el discurso de Cristina Kirchner “no lo podía creer”. “El Gobierno debería reconocer que la economía tiene problemas y crear una estrategia para afrontar eso”, consideró. Para el ex titular del Palacio de Hacienda, “con alta inflación, con controles, siempre hay alguno que gana a expensas de otros”. “Puede ser con información privilegiada o no, pero para el Banco Central tiene las herramientas para sancionar al banco y al funcionario que entregó esa información”, añadió.
Remes Lenicov recordó que “el sector bancario ha sido el que más ganó en esta década; el que mayor participación aumentó en relación al PBI fueron los bancos”. “No hay que hablar de teorías conspirativas, más allá de que haya presiones, acá hay un error en el diagnóstico de la economía”, reflexionó. En este sentido, se preguntó: “¿Por qué no se habla de inflación? si es la más alta del mundo y efectivamente es un problema”.
En sintonía, el titular de la consultora Finsoport, Jorge Todesca, consideró que “el problema global no tiene que ver con la especulación” y descartó cualquier conspiración detrás del movimiento del valor del dólar y sobre las supuestas filtraciones de información desde el propio BCRA. Para el economista “siempre habrá gente que trate de lucrar con una situación de mucha incertidumbre y mucha inestabilidad, pero el problema central de la Argentina es que quedamos aislados del mundo”.
“Que haya insuficiente dólares para pagar las importaciones que la argentina necesita o realizar otros pagos al exterior no es producto de una conspiración, sino de una política económica equivocada”, advirtió diálogo con Radio Rivadavia el ex viceministro de Economía de Eduardo Duhalde.
Para el ex presidente del Banco Central Aldo Pignanelli, insistir con fórmulas que no dieron resultado es más de lo mismo. “Los desequilibrios en la Argentina no son solo económicos, sino emocionales”, consideró. El economista dijo que “no parece verosímil” la denuncia pública de la mandataria y explicó que “si un banco vendió dólares es porque hubo otro que los compró, y si tenía información privilegiada, es porque alguien le avisó, en caso de que sea verdad”. En este sentido, respaldó a la dirección del BCRA al sostener que “son gente honesta”.
Pignanelli analizó que el equipo económico a cargo de Axel Kicillof, “no puede hacer las cosas bien porque están incapacitados”. “Es un Gobierno que ha perdido el rumbo y es un fin de ciclo muy triste para todos los argentinos”, lamentó.
Entre los problemas puntuales que afectan la economía, Todesca también ubicó a los aumento de precios como un factor clave. “El problema que tenemos es que a lo largo de los últimos años ha habido una inflación muy grande, esto genera desconfianza en el peso, y la gente que se refugia en el dólar”.
Todesca dijo que entre los compradores de dólares “hay grandes inversores y también ciudadanos comunes que buscan proteger sus ahorros”. “El problema es que el Gobierno insiste en buscar culpables, pero no toma ninguna medida económica de fondo para cambiar la situación”, advirtió. En este sentido, consideró la necesidad de salir gradualmente de los controles, como medida para atacar el problema. “Creo que de esto solo se puede salir sensatamente de una manera gradual, para evitar un tarifazo enorme”, consideró. Además manifestó que el próximo Gobierno necesitará “un programa que tendrá que ver con la situación que encuentre en ese momento”, pero descartó que sea eliminando de un día para el otro las retenciones al campo o el Impuesto a las Ganancias. “Hará falta un programa gradual de tres a cuatro años”, insistió.
Para Pignanelli, los próximos doce meses serán “muy duros, por el planteo del gobierno de permanente confrontación y de echarle la culpa a un tercero”. “Hace tres meses estaba con bronca, hace dos meses estaba indignado y hoy estoy triste; estamos perdiendo una oportunidad bárbara”, reflexionó. Sin embargo, el ex titular del BCRA se mostró optimista en el mediano y largo plazo. “Argentina está llamada a ser uno de los países con mejor crecimiento y desarrollo de los próximos 20 años”, concluyó.

comentarios

Login