ciudadanodiario.com.ar
El comedor universitario: comer por 10 pesos
Cargando...
Por Redacción

El comedor universitario: comer por 10 pesos



El comedor de la UNCuyo se ha transformado en el lugar más barato para comer en la provincia. Allí, los estudiantes tienen el privilegio de almorzar por tan sólo $10 y los transeúntes que circulan por ahí por $45, sin bebidas, aunque hay un dispenser de agua en el salón.


Los bajos costos y la crisis que atraviesa la provincia y el país se tradujo en una alta circulación de personas en ese comedor.


En promedio, por día circulan por el lugar alrededor de dos mil personas, lo que se transforma en una situación caótica para los empleados que trabajan en ese espacio, que en total suman 30.


La popularidad del lugar no sólo se la da el precio, sino también los exquisitos platos que allí se ofrecen. Un menú aleatorio puede contar con una porción de milanesa con puré y una ensalada de radicheta o de lechuga y queso, bifes con ensalada de arroz y una fruta.


Este conjunto –precio, calidad y falta de personal– lleva a que los estudiantes tengan que formar colas con demoras de más de media hora para poder acceder a la vianda.


“La verdad que la comida es buena y barata, pero el lugar está muy lleno y tenemos que esperar entre 30 y 45 minutos para que nos entreguen la vianda”, indicó Carolina, estudiante de Abogacía de la casa de altos estudios, aunque recalcó el buen nivel de los platos que se preparan.


Sobran las ensaladas


El exceso de personas en el comedor también llevó a otro aspecto negativo: se tira mucha comida, según dicen. Los empleados del lugar afirmaron a El Ciudadano que la decisión es atender a la mayor cantidad de personas y por eso hay un cálculo diario del lugar lleno, pero no se tiene en cuenta que muchos alumnos no comen el total de la vianda.


“Muchos chicos dejan las ensaladas. Un día tuvimos que tirar como tres cajones de radicheta porque nadie la había comido y esa verdura es prácticamente una fija en el menú diario del comedor”, indicó un trabajador del lugar.


Este dato también indica los malos hábitos de alimentación que presentan los estudiantes que asisten al lugar, ya que los menúes están estudiados y elaborados por nutricionistas de la Universidad.


Más personal ayudaría a mejorar el servicio


Los empleados del lugar aclararon que muchas veces no dan abasto atendiendo a todos los alumnos y a quienes no lo son, y por eso afirman que se podría mejorar sustancialmente con la incorporación de más trabajadores. Actualmente, el personal que atiende el comedor es de alrededor de 30 personas.


Un proyecto integral que apunta al reciclaje de la basura


El proyecto de la universidad, UNCuyo Separa, se implementó por primera vez en el comedor universitario. El mes pasado se realizaron acciones de sensibilización e información sobre la separación de residuos y el reciclaje destinado a los más de dos mil jóvenes que almuerzan a diario en el comedor. El programa consistió en ubicar un stand con juegos, concursos, premios y la proyección de spots animados y microdocumentales. De esta manera, se concientizó a los estudiantes acerca de la separación, clasificación y posterior reciclado de los residuos.


Paralelamente, el personal de Mantenimiento, Limpieza y Servicios del Comedor Universitario se encuentra con su capacitación en Gestión de Residuos, organizada por la casa de altos estudios. El objetivo de estos talleres es informar y capacitar a los trabajadores sobre los aspectos del nuevo sistema de gestión de residuos.


El mismo plato en un restorán cuesta alrededor de $150


Un plato similar al que se consume en el comedor universitario –bife, ensalada y postre–, en cualquier restorán cuesta alrededor de $150, sin contar la bebida.


“La comida es barata y está bien, porque es un beneficio para los estudiantes, por eso es que ha tenido tanta aceptación y se llena tanto”, explicaron los trabajadores del lugar.


El comedor de la UNCuyo ofrece además un menú variado día a día. Por ejemplo, hoy se servirá ensalada de remolacha y lechuga, fideos con bolognesa y yogur, y mañana, ensalada de papas con fiambre, pizza de merluza con ensalada verde y una fruta.


Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano online


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

El comedor universitario: comer por 10 pesos

El comedor de la UNCuyo se ha transformado en el lugar más barato para comer en la provincia. Allí, los estudiantes tienen el privilegio de almorzar por tan sólo $10 y los transeúntes que circulan por ahí por $45, sin bebidas, aunque hay un dispenser de agua en el salón.

Los bajos costos y la crisis que atraviesa la provincia y el país se tradujo en una alta circulación de personas en ese comedor.

En promedio, por día circulan por el lugar alrededor de dos mil personas, lo que se transforma en una situación caótica para los empleados que trabajan en ese espacio, que en total suman 30.

La popularidad del lugar no sólo se la da el precio, sino también los exquisitos platos que allí se ofrecen. Un menú aleatorio puede contar con una porción de milanesa con puré y una ensalada de radicheta o de lechuga y queso, bifes con ensalada de arroz y una fruta.

Este conjunto –precio, calidad y falta de personal– lleva a que los estudiantes tengan que formar colas con demoras de más de media hora para poder acceder a la vianda.

“La verdad que la comida es buena y barata, pero el lugar está muy lleno y tenemos que esperar entre 30 y 45 minutos para que nos entreguen la vianda”, indicó Carolina, estudiante de Abogacía de la casa de altos estudios, aunque recalcó el buen nivel de los platos que se preparan.

Sobran las ensaladas

El exceso de personas en el comedor también llevó a otro aspecto negativo: se tira mucha comida, según dicen. Los empleados del lugar afirmaron a El Ciudadano que la decisión es atender a la mayor cantidad de personas y por eso hay un cálculo diario del lugar lleno, pero no se tiene en cuenta que muchos alumnos no comen el total de la vianda.

“Muchos chicos dejan las ensaladas. Un día tuvimos que tirar como tres cajones de radicheta porque nadie la había comido y esa verdura es prácticamente una fija en el menú diario del comedor”, indicó un trabajador del lugar.

Este dato también indica los malos hábitos de alimentación que presentan los estudiantes que asisten al lugar, ya que los menúes están estudiados y elaborados por nutricionistas de la Universidad.

Más personal ayudaría a mejorar el servicio

Los empleados del lugar aclararon que muchas veces no dan abasto atendiendo a todos los alumnos y a quienes no lo son, y por eso afirman que se podría mejorar sustancialmente con la incorporación de más trabajadores. Actualmente, el personal que atiende el comedor es de alrededor de 30 personas.

Un proyecto integral que apunta al reciclaje de la basura

El proyecto de la universidad, UNCuyo Separa, se implementó por primera vez en el comedor universitario. El mes pasado se realizaron acciones de sensibilización e información sobre la separación de residuos y el reciclaje destinado a los más de dos mil jóvenes que almuerzan a diario en el comedor. El programa consistió en ubicar un stand con juegos, concursos, premios y la proyección de spots animados y microdocumentales. De esta manera, se concientizó a los estudiantes acerca de la separación, clasificación y posterior reciclado de los residuos.

Paralelamente, el personal de Mantenimiento, Limpieza y Servicios del Comedor Universitario se encuentra con su capacitación en Gestión de Residuos, organizada por la casa de altos estudios. El objetivo de estos talleres es informar y capacitar a los trabajadores sobre los aspectos del nuevo sistema de gestión de residuos.

El mismo plato en un restorán cuesta alrededor de $150

Un plato similar al que se consume en el comedor universitario –bife, ensalada y postre–, en cualquier restorán cuesta alrededor de $150, sin contar la bebida.

“La comida es barata y está bien, porque es un beneficio para los estudiantes, por eso es que ha tenido tanta aceptación y se llena tanto”, explicaron los trabajadores del lugar.

El comedor de la UNCuyo ofrece además un menú variado día a día. Por ejemplo, hoy se servirá ensalada de remolacha y lechuga, fideos con bolognesa y yogur, y mañana, ensalada de papas con fiambre, pizza de merluza con ensalada verde y una fruta.

Por Orlando Tirapu – Diario El Ciudadano online

comentarios

Login