Cargando...
Por Redacción

El coche autónomo sería una realidad en 2020



Una hilera de minis descapotables, de diferentes colores sortea el tráfico del Strip, la avenida principal de Las Vegas. Van sin matrícula y no tienen dueño. El fabricante los ha puesto en la calle para captar la atención de los visitantes del CES, la mayor feria de consumo electrónico del mundo, que se celebra estos días en Las Vegas. Su punto fuerte es el diseño. Demasiado poco para lo que sucede dentro del recinto de exposiciones, donde dos son los fabricantes que han marcado la pauta en el mundo del motor: Mercedes, con un coche sin conductor, y Ford, cuyo consejero delegado, Mark Fields, dio la conferencia de apertura del congreso.


El Cosmopolitan, una copia del Manhattan más lujoso, fue el lugar escogido por la firma alemana para mostrar lo que, aseguraron, llevan 30 años tramando. Una larga investigación que se plasma en el F015, un vehículo con forma de cápsula metálica pulida, perfil extremadamente deportivo y unos llamativos LEDs azules, que se mueven al detectar peatones, e incluso se dirigirá a ellos con mensajes de voz personalizados. El coche permitirá conducirlo de manera tradicional o, sencillamente, delegar en la máquina. Mantiene pedales y volante, como exigen las autoridades de California tras revisar el prototipo de Google, pero los asientos se pueden girar de modo que los cuatro pasajeros puedan entablar conversaciones. Carece de la llamativa pantalla central de los Tesla, pero, a cambio, permite usar cualquiera de las ventanas como pantalla táctil para ver películas, navegar por Internet o abrir aplicaciones. Su fecha de salida será 2030./ Fuente: El País


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

El coche autónomo sería una realidad en 2020

Una hilera de minis descapotables, de diferentes colores sortea el tráfico del Strip, la avenida principal de Las Vegas. Van sin matrícula y no tienen dueño. El fabricante los ha puesto en la calle para captar la atención de los visitantes del CES, la mayor feria de consumo electrónico del mundo, que se celebra estos días en Las Vegas. Su punto fuerte es el diseño. Demasiado poco para lo que sucede dentro del recinto de exposiciones, donde dos son los fabricantes que han marcado la pauta en el mundo del motor: Mercedes, con un coche sin conductor, y Ford, cuyo consejero delegado, Mark Fields, dio la conferencia de apertura del congreso.

El Cosmopolitan, una copia del Manhattan más lujoso, fue el lugar escogido por la firma alemana para mostrar lo que, aseguraron, llevan 30 años tramando. Una larga investigación que se plasma en el F015, un vehículo con forma de cápsula metálica pulida, perfil extremadamente deportivo y unos llamativos LEDs azules, que se mueven al detectar peatones, e incluso se dirigirá a ellos con mensajes de voz personalizados. El coche permitirá conducirlo de manera tradicional o, sencillamente, delegar en la máquina. Mantiene pedales y volante, como exigen las autoridades de California tras revisar el prototipo de Google, pero los asientos se pueden girar de modo que los cuatro pasajeros puedan entablar conversaciones. Carece de la llamativa pantalla central de los Tesla, pero, a cambio, permite usar cualquiera de las ventanas como pantalla táctil para ver películas, navegar por Internet o abrir aplicaciones. Su fecha de salida será 2030./ Fuente: El País

comentarios

imagen imagen
Login