Cargando...
Por Redacción

El club Pedro Molina, en proceso de recuperación



Después de varios años de olvido y abandono, el jefe comunal tomó la decisión política de hacerse cargo de la recuperación del Club Social y Deportivo Pedro Molina, demostrando una vez más que sus palabras son hechos.


Entre los trabajos realizados este año, se instaló el servicio de gas natural, desde el gabinete hasta el salón de actividades. Esto permitirá pasar los fríos invernales con calefacción. También se restauraron todos los sanitarios. Por seguridad se demolieron las paredes que estaban en mal estado para volver a levantarlas. Se erigieron muros divisorios entre los baños, se construyó el contrapiso y se colocaron cerámicos en pisos y paredes. Se hizo nueva la instalación de cañerías y accesorios (inodoros y lavamanos). Por último, se está pintando todo el edificio.


Estas obras se suman a las que ya se habían hecho en el 2014, donde se pintó el exterior del predio y se reconstruyó el techo de las canchas de bocha, que corría riesgo de derrumbe.


Surgir de las cenizas


Desde hace un año que Guaymallén empezó a recuperar el Pedro Molina. Después de algunos problemas económicos, el Municipio garantizó la continuidad de las actividades.


Desde entonces ha invertido en las refacciones edilicias, sumando también profesores de educación física para el dictado de talleres y clases en forma gratuita. La labor social se fue promoviendo a través de la delegación de Pedro Molina, coordinando desayunos y actividades recreativas para los niños y adolescentes de los barrios aledaños a la zona que acuden al club.


“La mano de la Municipalidad fue fundamental. La gente volvió al club. Se estaba cayendo y de a poco lo fueron recuperando. Ahora da gusto verlo así. Los chicos vienen a ver partidos, a practicar deportes. Los vecinos estamos muy contentos de lo lindo que está quedando”, expresó María Nélida Salcedo, vecina de este lugar de contención para cientos de jóvenes, adultos y abuelos de la zona.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El club Pedro Molina, en proceso de recuperación

Después de varios años de olvido y abandono, el jefe comunal tomó la decisión política de hacerse cargo de la recuperación del Club Social y Deportivo Pedro Molina, demostrando una vez más que sus palabras son hechos.

Entre los trabajos realizados este año, se instaló el servicio de gas natural, desde el gabinete hasta el salón de actividades. Esto permitirá pasar los fríos invernales con calefacción. También se restauraron todos los sanitarios. Por seguridad se demolieron las paredes que estaban en mal estado para volver a levantarlas. Se erigieron muros divisorios entre los baños, se construyó el contrapiso y se colocaron cerámicos en pisos y paredes. Se hizo nueva la instalación de cañerías y accesorios (inodoros y lavamanos). Por último, se está pintando todo el edificio.

Estas obras se suman a las que ya se habían hecho en el 2014, donde se pintó el exterior del predio y se reconstruyó el techo de las canchas de bocha, que corría riesgo de derrumbe.

Surgir de las cenizas

Desde hace un año que Guaymallén empezó a recuperar el Pedro Molina. Después de algunos problemas económicos, el Municipio garantizó la continuidad de las actividades.

Desde entonces ha invertido en las refacciones edilicias, sumando también profesores de educación física para el dictado de talleres y clases en forma gratuita. La labor social se fue promoviendo a través de la delegación de Pedro Molina, coordinando desayunos y actividades recreativas para los niños y adolescentes de los barrios aledaños a la zona que acuden al club.

“La mano de la Municipalidad fue fundamental. La gente volvió al club. Se estaba cayendo y de a poco lo fueron recuperando. Ahora da gusto verlo así. Los chicos vienen a ver partidos, a practicar deportes. Los vecinos estamos muy contentos de lo lindo que está quedando”, expresó María Nélida Salcedo, vecina de este lugar de contención para cientos de jóvenes, adultos y abuelos de la zona.

comentarios

imagen imagen
Login