Cargando...
Por Redacción

El BRICS iniciará en julio la creación de su propio banco y un fondo alternativo al FMI



En la VI cumbre de BRICS, que tendrá lugar en Brasil los días 15 y 16 de este mes, los países miembros (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), tienen previsto firmar los documentos de fundación de un banco propio de desarrollo y del fondo de reservas monetarias, informó la agencia Itar Tass, citando la oficina de prensa del Kremlin. Entre los jefes de estado estará presente el presidente ruso, Vladimir Putin, que el mes pasado realizó la invitación formal a nuestro país para asistir a la reunión de las potencias emergentes y a la que confirmó asistencia la mandataria argentina, ambos jefes de Estado arribarán a la cumbre una vez finalizado el Mundial de fútbol.

Además de la firma de los documentos económicos, los líderes del BRICS también conversarán sobre coordinación política conjunta y problemas de gobernación global. La creación de un banco propio podría ser el primer paso para la creación de una moneda común. El banco financiará grandes proyectos de infraestructura, sustituyendo de esta forma la necesidad de acudir al Fondo Monetario Internacional, donde tiene gran influencia EE.UU.

Se espera que el banco del BRICS empiece a operar a partir de 2016. Sin embargo, aún falta por decidir cuál será su sede. Todos los países miembros del BRICS han propuesto alguna de sus principales ciudades para este objetivo, salvo Brasil, que no postuló. Según los analistas, el candidato con más opciones es Shanghai, informó la revista Financial Times.

La invitación a nuestro país para participar de la cumbre de los BRICS ha generado una enorme expectativa en el gobierno, más teniendo en cuenta la delicada situación financiera de Argentina y la necesidad de conseguir un nuevo polo de financiamiento. El reciente anuncio del bloque alimentó esperanzas de conseguir inversión de gran envergadura y poder integrarse en un futuro a un polo de poder cada vez más influyente a escala global.

En caso de concretarse el ingreso de Argentina implicaría seguir el paso de Sudáfrica, el último de los cinco socios que se incorporó al grupo. La ilusión argentina de seguir el mismo camino que el país africano se basa en ciertas analogías con el proceso de inclusión de este último, que primero fue invitado especialmente a una cumbre y luego –tras una serie de pasos diplomáticos y decisiones económicas – concretó oficialmente su ingreso en el bienio 2010/2011. Sin embargo, hace poco, desde Moscú, el el canciller de Relaciones Exteriores ruso Serguei Lavrov se ocupó de recordar que la incorporación de socios al BRICS se decide por “consenso”. “De momento, no se plantea su ampliación”, señaló el diplomático en contacto con los periodistas, según consignó la agencia de noticias Russia Today.

Cuando los periodistas que cubrían el encuentro del canciller Timerman con Lavrov le preguntaron al argentino por una posible incorporación al grupo, este reconoció el interés de la Argentina pero se preocupó por transmitir prudencia. “Vemos con mucho interés el desarrollo que ha tenido el BRICS en la política internacional. Trabajamos muy cerca de los países miembro, pero respetamos las individualidades y creemos que es el BRICS el que tiene que definir ese tema”, subrayó.

Apenas un par de cifras alcanzan para describir el peso descomunal de los integrantes del BRICS: tienen el 40% de la población mundial (3.000 millones de habitantes), cubren un 30% de la superficie continental del planeta y reúnen el 25% del PBI mundial. El comercio intra-bloque crece a un ritmo del 28% al año.

Es probable que el acercamiento entre la Argentina y Rusia, reflejado por la sintonía que vienen mostrando Cristina y Putin cada vez que se encuentran, sume un factor más en la diplomacia silenciosa para posicionar al país en esa liga, sostienen algunos analistas.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El BRICS iniciará en julio la creación de su propio banco y un fondo alternativo al FMI

En la VI cumbre de BRICS, que tendrá lugar en Brasil los días 15 y 16 de este mes, los países miembros (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), tienen previsto firmar los documentos de fundación de un banco propio de desarrollo y del fondo de reservas monetarias, informó la agencia Itar Tass, citando la oficina de prensa del Kremlin. Entre los jefes de estado estará presente el presidente ruso, Vladimir Putin, que el mes pasado realizó la invitación formal a nuestro país para asistir a la reunión de las potencias emergentes y a la que confirmó asistencia la mandataria argentina, ambos jefes de Estado arribarán a la cumbre una vez finalizado el Mundial de fútbol.
Además de la firma de los documentos económicos, los líderes del BRICS también conversarán sobre coordinación política conjunta y problemas de gobernación global. La creación de un banco propio podría ser el primer paso para la creación de una moneda común. El banco financiará grandes proyectos de infraestructura, sustituyendo de esta forma la necesidad de acudir al Fondo Monetario Internacional, donde tiene gran influencia EE.UU.
Se espera que el banco del BRICS empiece a operar a partir de 2016. Sin embargo, aún falta por decidir cuál será su sede. Todos los países miembros del BRICS han propuesto alguna de sus principales ciudades para este objetivo, salvo Brasil, que no postuló. Según los analistas, el candidato con más opciones es Shanghai, informó la revista Financial Times.
La invitación a nuestro país para participar de la cumbre de los BRICS ha generado una enorme expectativa en el gobierno, más teniendo en cuenta la delicada situación financiera de Argentina y la necesidad de conseguir un nuevo polo de financiamiento. El reciente anuncio del bloque alimentó esperanzas de conseguir inversión de gran envergadura y poder integrarse en un futuro a un polo de poder cada vez más influyente a escala global.
En caso de concretarse el ingreso de Argentina implicaría seguir el paso de Sudáfrica, el último de los cinco socios que se incorporó al grupo. La ilusión argentina de seguir el mismo camino que el país africano se basa en ciertas analogías con el proceso de inclusión de este último, que primero fue invitado especialmente a una cumbre y luego –tras una serie de pasos diplomáticos y decisiones económicas – concretó oficialmente su ingreso en el bienio 2010/2011. Sin embargo, hace poco, desde Moscú, el el canciller de Relaciones Exteriores ruso Serguei Lavrov se ocupó de recordar que la incorporación de socios al BRICS se decide por “consenso”. “De momento, no se plantea su ampliación”, señaló el diplomático en contacto con los periodistas, según consignó la agencia de noticias Russia Today.
Cuando los periodistas que cubrían el encuentro del canciller Timerman con Lavrov le preguntaron al argentino por una posible incorporación al grupo, este reconoció el interés de la Argentina pero se preocupó por transmitir prudencia. “Vemos con mucho interés el desarrollo que ha tenido el BRICS en la política internacional. Trabajamos muy cerca de los países miembro, pero respetamos las individualidades y creemos que es el BRICS el que tiene que definir ese tema”, subrayó.
Apenas un par de cifras alcanzan para describir el peso descomunal de los integrantes del BRICS: tienen el 40% de la población mundial (3.000 millones de habitantes), cubren un 30% de la superficie continental del planeta y reúnen el 25% del PBI mundial. El comercio intra-bloque crece a un ritmo del 28% al año.
Es probable que el acercamiento entre la Argentina y Rusia, reflejado por la sintonía que vienen mostrando Cristina y Putin cada vez que se encuentran, sume un factor más en la diplomacia silenciosa para posicionar al país en esa liga, sostienen algunos analistas.

comentarios

imagen imagen
Login