Cargando...
Por Redacción

El Boli sueña junto a Cloquell



En una suerte de torneo que ha revitalizado aquellos duelos de la Liga Mendocina de Fútbol de antaño, su equipo no luce, pero se siente. Y cómo.  Atlético Argentino lidera cómodamente la zona 16 del Federal B y además con un equipo de bajo presupuesto que es el orgullo de la gente de San José.


Seguro que este conjunto de jóvenes puede llegar a dar mucho más en lo futbolístico, pero con los valores de la solidaridad y humildad, con esos atributos ha logrado adueñarse de la punta y cumplió una rueda invicto y con tan solo un gol en contra.


Para los amantes de la mística de los clubes de barrio, nada mejor que este equipo de la calle Mitre del distrito Belgrano lo comande Sebastián Cloquell, alguien que surgió del semillero de Academia y es el ideólogo de esta formación de Argentino.


“Los resultados ilusionan, pero lo que me dio fortaleza anímica fue el trabajo que hicimos cuando se armaba el equipo, y en el transcurso de los partidos afianzamos esa ilusión”, dice Cloquell, a manera de balance, transcurrida una rueda.


-¿Cuál es la clave de este equipo puntero?

-Que conformamos un buen grupo humano. Esto es así en todos los órdenes de la vida, cuando conformás un buen grupo, que todos pechan que para el mismo lado se consiguen cosas y más en este deporte que no es individual, sino grupal. En lo personal era importante demostrarme a mí y a quienes me contrataron que estaba capacitado para dirigir. Es muy positivo ofrecérselo a este club que me formó como jugador y como persona.


-¿Notás muchos cambios en los futbolistas más jóvenes en relación a cuando vos debutaste?


-Y sí. Uno a los18 vivía para esto. Si teníamos que postergar una salida o con una piba como decíamos, lo hacíamos. Hoy los jóvenes lo ven diferente, hay otras opciones y otras tentaciones. Se hace muy difícil inculcarles o hacerles entender que si querés llegar tenés que tener disciplina deportiva. No obstante acá en Argentino hay pibes muy profesionales, y con chapa como para llegar lejos.


-¿Cómo se trasmite la mística de sentir la casaca de un club, cuando por ahí es más tentador ir a probarse a Godoy Cruz o Independiente?

-Y cuesta, porque Godoy Cruz e Independiente son como un boom pero los padres de muchos chicos se dan cuenta que a muy pocos pibes se le dan la posibilidad en esos clubes. De hecho Godoy Cruz tiene jugadores repartidos por todos lados. No va a ser un trabajo inmediato, pero la idea es que muchos papás se den cuenta que en Argentino se les da la chance a los chicos de la casa. Y que puedan volver chicos que se fueron a otras instituciones.


-Qué equipos recordás de tu etapa de jugador?

-Dos. El Argentino del Regional 86. Reggi: Repollo García, yo, Aguilar y Daniel Oldrá; Javier Franco, Gustavo Orellano, Marcelo Marcucci, El Cochina Olguín, Miguel Ruperto Funes y Brandán o Fornari. También en Independiente con Eduardo Grispo. Un equipazo con Báez, Darío Ortiz, Herrera, Minotto, Naves, Cacho Cabrera, Beigdeber.


-¿Alguno de los entrenadores que tuviste es el espejo de como sos?

-No. Hago mi propio caminito, pero de todos los DT que tuve tomo cositas. De Muggione tomé muchos de sus trabajos tácticos, de Grispo la personalidad para manejar grupos, también de Milutinovic, que era un adelantado en lo táctico. El Pancho Ontiveros me ayudó en lo motivacional. Y después hay cosas que me marcaron para siempre de Santilli, Sklate, Cortenova y Cipolla, mis maestros de inferiores. No hay muchos de esos docentes hoy. Tipos que te tiraban pautas como persona primero y después como jugador. Como futbolista siempre me sentí identificado Cirilo Mémoli (el legendario jugado de Independiente Rivadavia de los 70 y 80). Su temperamento, su fuerza. A lo mejor no tenía tantas condiciones técnicas, pero sí una forma de sentir el fútbol y por eso era mi ídolo./ Fernando Montaña


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

El Boli sueña junto a Cloquell

En una suerte de torneo que ha revitalizado aquellos duelos de la Liga Mendocina de Fútbol de antaño, su equipo no luce, pero se siente. Y cómo.  Atlético Argentino lidera cómodamente la zona 16 del Federal B y además con un equipo de bajo presupuesto que es el orgullo de la gente de San José.

Seguro que este conjunto de jóvenes puede llegar a dar mucho más en lo futbolístico, pero con los valores de la solidaridad y humildad, con esos atributos ha logrado adueñarse de la punta y cumplió una rueda invicto y con tan solo un gol en contra.

Para los amantes de la mística de los clubes de barrio, nada mejor que este equipo de la calle Mitre del distrito Belgrano lo comande Sebastián Cloquell, alguien que surgió del semillero de Academia y es el ideólogo de esta formación de Argentino.

“Los resultados ilusionan, pero lo que me dio fortaleza anímica fue el trabajo que hicimos cuando se armaba el equipo, y en el transcurso de los partidos afianzamos esa ilusión”, dice Cloquell, a manera de balance, transcurrida una rueda.

-¿Cuál es la clave de este equipo puntero?
-Que conformamos un buen grupo humano. Esto es así en todos los órdenes de la vida, cuando conformás un buen grupo, que todos pechan que para el mismo lado se consiguen cosas y más en este deporte que no es individual, sino grupal. En lo personal era importante demostrarme a mí y a quienes me contrataron que estaba capacitado para dirigir. Es muy positivo ofrecérselo a este club que me formó como jugador y como persona.

-¿Notás muchos cambios en los futbolistas más jóvenes en relación a cuando vos debutaste?

-Y sí. Uno a los18 vivía para esto. Si teníamos que postergar una salida o con una piba como decíamos, lo hacíamos. Hoy los jóvenes lo ven diferente, hay otras opciones y otras tentaciones. Se hace muy difícil inculcarles o hacerles entender que si querés llegar tenés que tener disciplina deportiva. No obstante acá en Argentino hay pibes muy profesionales, y con chapa como para llegar lejos.

-¿Cómo se trasmite la mística de sentir la casaca de un club, cuando por ahí es más tentador ir a probarse a Godoy Cruz o Independiente?
-Y cuesta, porque Godoy Cruz e Independiente son como un boom pero los padres de muchos chicos se dan cuenta que a muy pocos pibes se le dan la posibilidad en esos clubes. De hecho Godoy Cruz tiene jugadores repartidos por todos lados. No va a ser un trabajo inmediato, pero la idea es que muchos papás se den cuenta que en Argentino se les da la chance a los chicos de la casa. Y que puedan volver chicos que se fueron a otras instituciones.

-Qué equipos recordás de tu etapa de jugador?
-Dos. El Argentino del Regional 86. Reggi: Repollo García, yo, Aguilar y Daniel Oldrá; Javier Franco, Gustavo Orellano, Marcelo Marcucci, El Cochina Olguín, Miguel Ruperto Funes y Brandán o Fornari. También en Independiente con Eduardo Grispo. Un equipazo con Báez, Darío Ortiz, Herrera, Minotto, Naves, Cacho Cabrera, Beigdeber.

-¿Alguno de los entrenadores que tuviste es el espejo de como sos?
-No. Hago mi propio caminito, pero de todos los DT que tuve tomo cositas. De Muggione tomé muchos de sus trabajos tácticos, de Grispo la personalidad para manejar grupos, también de Milutinovic, que era un adelantado en lo táctico. El Pancho Ontiveros me ayudó en lo motivacional. Y después hay cosas que me marcaron para siempre de Santilli, Sklate, Cortenova y Cipolla, mis maestros de inferiores. No hay muchos de esos docentes hoy. Tipos que te tiraban pautas como persona primero y después como jugador. Como futbolista siempre me sentí identificado Cirilo Mémoli (el legendario jugado de Independiente Rivadavia de los 70 y 80). Su temperamento, su fuerza. A lo mejor no tenía tantas condiciones técnicas, pero sí una forma de sentir el fútbol y por eso era mi ídolo./ Fernando Montaña

comentarios

imagen imagen
Login