Cargando...
Por Redacción

Duro cruce en vivo entre un periodista y el represor Barreiro



Ernesto Barreiro, alias El Nabo, Gringo y Rubio, se desempeñó como jefe de interrogadores del centro clandestino de detención ‘La Perla’ que dependía del Tercer Cuerpo de Ejército y está imputado por 518 delitos: 228 privaciones ilegítimas de la libertad agravadas, 211 imposiciones de tormentos agravadas, 65 homicidios calificados, 13 imposiciones de tormentos seguidos de muerte y la sustracción de un menor de 10 años.


En pleno juicio en su contra decidió revelar la ubicación de una serie de las fosas donde el gobierno militar enterró a personas desaparecidas; desde entonces, este ex mayor del Ejército fue protagonistas de varias entrevistas en diversos medios de comunicación, porque se convirtió en pieza importante para desentrañar algunas de las miles de atrocidades que provocaron la noche más oscura de la historia argentina.


En esta ocasión, Barreiro dialogó con el programa Tierra de Locos (Rock&Pop) y realizódescarnadas confesiones y reflexiones que desembocaron en un áspero cierre de la entrevista que mantuvo con el equipo que lidera Ernesto Tenembaum. En el inicio de la charla, el represor volvió a admitir que fue “jefe de un grupo de contra-inteligencia en el que se interrogaba”, aunque aclaró que “no era el segundo de (Jorge Rafael)Videla”, como -según su opinión- lo quieren exponer ante la sociedad.


Además aseguró que las personas que los enjuician por apremios ilegales son “los que trabajaban con nosotros (delatando)” y consideró que “la tortura no sirve para nada cuando uno tiene objetivos serios”.


La charla transcurría por esos carriles, con frases como “yo estaba en contra del golpe, soy peronista” o “sigo viviendo como cualquier tipo que cometió atrocidades contra inocentes”, hasta que Barreiro se cansó de ser increpado pese a que -argumentó- había decidido revelar cuestiones que pueden ser importantes para condenar a los responsables de diversos crímenes.


“Me sorprende que yo, que pongo la cara para empezar a decir cosas, sea el objeto de la mayor garroteada que puede recibir una persona… En vez de buscarme la vuelta para ver qué cosas más puedo hacer para contribuir a paliar el dolor de los deudos (de las personas desaparecidas), que me parece lo prioritario en este momento, revuelven y revuelven heridas que no van a llevar absolutamente a nada por más que yo diga lo que sea”, se quejó el militar que se encuentra detenido en la provincia de Córdoba.


“Acá lo que interesa es lo que pasa con las personas que tienen a sus seres ausentes y eso es lo que ustedes dejan de lado. Me parece increíble que yo me presento, digo una cosa y todo se vuelve en contra mía. Yo digo que quiero paliar el dolor de esos deudos y les parece mal”, reclamó.


“Estoy en la cárcel hace ocho años y ya estoy pagando incluso ilegalmente porque tengo ya ocho años de prisión preventiva, cosa que en democracia no debería ocurrir con nadie, y sin embargo acá estoy”, reclamó el exmayor del Ejército.


En ese momento -el tramo final de la entrevista- lo ánimos se caldearon y la nota derivó en un agresivo intercambio entre el militar Barreiro y los periodistas, principalmente Jorge Cicuttin, que le expresó que lo odiaba por lo que había hecho en el pasado.


EB: Acá hay gente que se muere en la cárcel, llevamos 273 muertos en cautiverio.


JC: ¿En cautiverio? Cautiverio era lo que hacían ustedes.


EB: ¿En democracia está bien que muera la gente en cautiverio?.


JC: No, no está en cautiverio, está encarcelada por decisión de un juez, ustedes tenían a la gente en cautiverio, sin ningún juez. Es la diferencia entre un ser humano y ustedes, es la diferencia entre un ser humano y lo que es usted, Barreiro.


EB: Usted exhume su odio con tranquilidad, a mí no me va a afectar lo que dice una persona llena de odio, yo no lo tengo, esa es la diferencia.


JC: Sí, yo hacia usted tengo odio, sin duda.


EB: Yo no tengo odio, yo hice lo que tenía que hacer y no odio a nadie.


JC: Lo odio por lo que hizo.


EB: Usted me odia? Y bueno, qué quiere, ahí está en evidencia, ¿sabe a que lo lleva el odio? A hacer mal periodismo, a eso lo lleva el odio.


No hubo tiempo para más, sólo para el cierre de un programa caliente.

comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Duro cruce en vivo entre un periodista y el represor Barreiro

Ernesto Barreiro, alias El Nabo, Gringo y Rubio, se desempeñó como jefe de interrogadores del centro clandestino de detención ‘La Perla’ que dependía del Tercer Cuerpo de Ejército y está imputado por 518 delitos: 228 privaciones ilegítimas de la libertad agravadas, 211 imposiciones de tormentos agravadas, 65 homicidios calificados, 13 imposiciones de tormentos seguidos de muerte y la sustracción de un menor de 10 años.

En pleno juicio en su contra decidió revelar la ubicación de una serie de las fosas donde el gobierno militar enterró a personas desaparecidas; desde entonces, este ex mayor del Ejército fue protagonistas de varias entrevistas en diversos medios de comunicación, porque se convirtió en pieza importante para desentrañar algunas de las miles de atrocidades que provocaron la noche más oscura de la historia argentina.

En esta ocasión, Barreiro dialogó con el programa Tierra de Locos (Rock&Pop) y realizódescarnadas confesiones y reflexiones que desembocaron en un áspero cierre de la entrevista que mantuvo con el equipo que lidera Ernesto Tenembaum. En el inicio de la charla, el represor volvió a admitir que fue “jefe de un grupo de contra-inteligencia en el que se interrogaba”, aunque aclaró que “no era el segundo de (Jorge Rafael)Videla”, como -según su opinión- lo quieren exponer ante la sociedad.

Además aseguró que las personas que los enjuician por apremios ilegales son “los que trabajaban con nosotros (delatando)” y consideró que “la tortura no sirve para nada cuando uno tiene objetivos serios”.

La charla transcurría por esos carriles, con frases como “yo estaba en contra del golpe, soy peronista” o “sigo viviendo como cualquier tipo que cometió atrocidades contra inocentes”, hasta que Barreiro se cansó de ser increpado pese a que -argumentó- había decidido revelar cuestiones que pueden ser importantes para condenar a los responsables de diversos crímenes.

“Me sorprende que yo, que pongo la cara para empezar a decir cosas, sea el objeto de la mayor garroteada que puede recibir una persona… En vez de buscarme la vuelta para ver qué cosas más puedo hacer para contribuir a paliar el dolor de los deudos (de las personas desaparecidas), que me parece lo prioritario en este momento, revuelven y revuelven heridas que no van a llevar absolutamente a nada por más que yo diga lo que sea”, se quejó el militar que se encuentra detenido en la provincia de Córdoba.

“Acá lo que interesa es lo que pasa con las personas que tienen a sus seres ausentes y eso es lo que ustedes dejan de lado. Me parece increíble que yo me presento, digo una cosa y todo se vuelve en contra mía. Yo digo que quiero paliar el dolor de esos deudos y les parece mal”, reclamó.

“Estoy en la cárcel hace ocho años y ya estoy pagando incluso ilegalmente porque tengo ya ocho años de prisión preventiva, cosa que en democracia no debería ocurrir con nadie, y sin embargo acá estoy”, reclamó el exmayor del Ejército.

En ese momento -el tramo final de la entrevista- lo ánimos se caldearon y la nota derivó en un agresivo intercambio entre el militar Barreiro y los periodistas, principalmente Jorge Cicuttin, que le expresó que lo odiaba por lo que había hecho en el pasado.

EB: Acá hay gente que se muere en la cárcel, llevamos 273 muertos en cautiverio.

JC: ¿En cautiverio? Cautiverio era lo que hacían ustedes.

EB: ¿En democracia está bien que muera la gente en cautiverio?.

JC: No, no está en cautiverio, está encarcelada por decisión de un juez, ustedes tenían a la gente en cautiverio, sin ningún juez. Es la diferencia entre un ser humano y ustedes, es la diferencia entre un ser humano y lo que es usted, Barreiro.

EB: Usted exhume su odio con tranquilidad, a mí no me va a afectar lo que dice una persona llena de odio, yo no lo tengo, esa es la diferencia.

JC: Sí, yo hacia usted tengo odio, sin duda.

EB: Yo no tengo odio, yo hice lo que tenía que hacer y no odio a nadie.

JC: Lo odio por lo que hizo.

EB: Usted me odia? Y bueno, qué quiere, ahí está en evidencia, ¿sabe a que lo lleva el odio? A hacer mal periodismo, a eso lo lleva el odio.

No hubo tiempo para más, sólo para el cierre de un programa caliente.

comentarios

imagen imagen
Login