ciudadanodiario.com.ar
Duras prohibiciones de los talibanes a sus mujeres
Cargando...
Por Redacción

Duras prohibiciones de los talibanes a sus mujeres



El régimen talibán, en su estricta y radical aplicación de la Sharía(Ley Islámica), ha conservado su poder fáctico cultural en Afganistán, posibilitando un “trato marginal” a la mujer que ha provocado las críticas y el estupor internacional. Los fundamentalistas aseguran que solo quieren “crear ambientes seguros, donde la castidad y dignidad de las mujeres sean por fin sacrosantas, tal y como recogen las creencias Pashtunes sobre la vida basada en la práctica purdah (ejercicio de ocultar la vida y apariencia femenina en público)”.


Según lo denunciado por RAWA (Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán) en su página web, la situación del género femenino en el país asiático ofrece una visión bastante amplia de las restricciones y lo que puede ser en consecuencia para muchas afganas una existencia infernal; una pesadilla de privaciones y padecimientos, de encarcelamiento en sus propios domicilios. Se ha hecho hincapié en la negación de la identidad de la mujer, reduciéndola a un fin único de procreación e imponiéndole una serie de privaciones que va desde “la completa prohibición del trabajo femenino fuera del hogar” hasta la “censura de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros”, pasando por el uso obligatorio del burka. La lista puede ampliarse con:


1- Completa prohibición del trabajo femenino fuera del hogar, que se aplica igualmente a profesoras, ingenieras, licenciadas y demás profesionales. Sólo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul.


2- Completa prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de casa a no ser que sea acompañadas de su mahram (parentesco cercano masculino como padre, hermano o marido).


3- Prohibición a las mujeres de cerrar tratos con comerciantes masculinos; de ser tratadas por doctores hombres; de estudiar actualmente en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (asisten a seminarios de formación religiosa).


4- Obligación a llevar un largo velo (burka) en público, que las cubre de la cabeza a los pies.


5- Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las costumbres o contra las  que no vayan acompañadas de su mahram.


6- Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio (un gran número de amantes de ambos sexos han sido lapidados hasta la muerte bajo esta regla).


7- Prohibición del uso de cosméticos (a muchas mujeres con las uñas pintadas les han sido amputados los dedos). De hablar o estrechar las manos a varones que no sean mahram. De reír en voz alta y llevar zapatos con tacones, que puedan producir sonido al caminar (un varón no puede distraerse con los pasos de una mujer).


8-Negación a las mujeres de tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo. De practicar deportes o entrar en cualquier centro o club deportivo. De montar en bicicleta o motocicletas.


9-De reunirse con propósitos recreativos. Lavar ropa en los ríos o plazas públicas.


10-Modificar toda nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra “mujer”. Por ejemplo, el “Jardín de las Mujeres” se llama ahora “Jardín de la Primavera”.


11- No está permitido asomarse a los balcones de sus pisos o casas. También es obligatoria la opacidad de todas las ventanas, para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares.


12-Es restringido el acceso a los baños públicos y viajar mujeres y hombres en el mismo autobús. El transporte público se divide en “solo para hombres” o “solo para mujeres”.


13-No pueden usarse pantalones acampanados, aunque se lleven bajo el burka y tampoco pueden fotografiar o filmar a otras mujeres y/o hombres públicamente.


Aparte de las anteriores restricciones para las féminas, hay otras que rigen para ambos sexos, como la prohibición de escuchar música no tradicional, de ver películas, celebrar el tradicional año nuevo persa (Novruz) el 21 de marzo (porque la festividad es “pagana”, remarcan ahora); tener un nombre no islámico; los adolescentes y adultos jóvenes deben rapar el pelo; los varones deben vestir indumentaria islámica y no se pueden afeitar ni recortar sus barbas, entre otras cosas.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Duras prohibiciones de los talibanes a sus mujeres

El régimen talibán, en su estricta y radical aplicación de la Sharía(Ley Islámica), ha conservado su poder fáctico cultural en Afganistán, posibilitando un “trato marginal” a la mujer que ha provocado las críticas y el estupor internacional. Los fundamentalistas aseguran que solo quieren “crear ambientes seguros, donde la castidad y dignidad de las mujeres sean por fin sacrosantas, tal y como recogen las creencias Pashtunes sobre la vida basada en la práctica purdah (ejercicio de ocultar la vida y apariencia femenina en público)”.

Según lo denunciado por RAWA (Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán) en su página web, la situación del género femenino en el país asiático ofrece una visión bastante amplia de las restricciones y lo que puede ser en consecuencia para muchas afganas una existencia infernal; una pesadilla de privaciones y padecimientos, de encarcelamiento en sus propios domicilios. Se ha hecho hincapié en la negación de la identidad de la mujer, reduciéndola a un fin único de procreación e imponiéndole una serie de privaciones que va desde “la completa prohibición del trabajo femenino fuera del hogar” hasta la “censura de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros”, pasando por el uso obligatorio del burka. La lista puede ampliarse con:

1- Completa prohibición del trabajo femenino fuera del hogar, que se aplica igualmente a profesoras, ingenieras, licenciadas y demás profesionales. Sólo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul.

2- Completa prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de casa a no ser que sea acompañadas de su mahram (parentesco cercano masculino como padre, hermano o marido).

3- Prohibición a las mujeres de cerrar tratos con comerciantes masculinos; de ser tratadas por doctores hombres; de estudiar actualmente en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (asisten a seminarios de formación religiosa).

4- Obligación a llevar un largo velo (burka) en público, que las cubre de la cabeza a los pies.

5- Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las costumbres o contra las  que no vayan acompañadas de su mahram.

6- Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio (un gran número de amantes de ambos sexos han sido lapidados hasta la muerte bajo esta regla).

7- Prohibición del uso de cosméticos (a muchas mujeres con las uñas pintadas les han sido amputados los dedos). De hablar o estrechar las manos a varones que no sean mahram. De reír en voz alta y llevar zapatos con tacones, que puedan producir sonido al caminar (un varón no puede distraerse con los pasos de una mujer).

8-Negación a las mujeres de tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo. De practicar deportes o entrar en cualquier centro o club deportivo. De montar en bicicleta o motocicletas.

9-De reunirse con propósitos recreativos. Lavar ropa en los ríos o plazas públicas.

10-Modificar toda nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra “mujer”. Por ejemplo, el “Jardín de las Mujeres” se llama ahora “Jardín de la Primavera”.

11- No está permitido asomarse a los balcones de sus pisos o casas. También es obligatoria la opacidad de todas las ventanas, para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares.

12-Es restringido el acceso a los baños públicos y viajar mujeres y hombres en el mismo autobús. El transporte público se divide en “solo para hombres” o “solo para mujeres”.

13-No pueden usarse pantalones acampanados, aunque se lleven bajo el burka y tampoco pueden fotografiar o filmar a otras mujeres y/o hombres públicamente.

Aparte de las anteriores restricciones para las féminas, hay otras que rigen para ambos sexos, como la prohibición de escuchar música no tradicional, de ver películas, celebrar el tradicional año nuevo persa (Novruz) el 21 de marzo (porque la festividad es “pagana”, remarcan ahora); tener un nombre no islámico; los adolescentes y adultos jóvenes deben rapar el pelo; los varones deben vestir indumentaria islámica y no se pueden afeitar ni recortar sus barbas, entre otras cosas.

comentarios

Login