ciudadanodiario.com.ar
Dos jóvenes saudíes detienen un atentado en mezquita
Cargando...
Por Redacción

Dos jóvenes saudíes detienen un atentado en mezquita



Mohammed Hassan Ali bin Isa y Abdul-Jalil al-Arbash se han convertido en héroes, tal y como explica el diario británico “The Independent”. Los dos jóvenes murieron al frenar un atentado fallido del Estado Islámico contra la mezquita saudí de Imán Hussein, localizada en la ciudad de Dammam, al este del país. Según los testigos, el terrorista, vestido de mujer, fue expulsado del centro de oración gracias a la valentía de ambos jóvenes. Los amigos murieron cuando el atacante hizo explotar la carga que llevaba consigo.


“Salvaron muchas vidas deteniendo la explosión de la bomba en el interior de la mezquita”, señaló un hombre que lo presenció y que pidió mantener el anonimato. Otro testigo, Mohamed Idris, explicó a AP que los amigos murieron cuando el terrorista hizo detonar los explosivos en el estacionamiento cercano al lugar de rezo. Uno de ellos, Abdul-Jadil, acababa de volver de los Estados Unidos, donde estudiaba en la universidad. El 22 de mayo, un ataque similar en la mezquita saudí de Qatif asesinó a 21 personas.


Los videos del incidente muestran el pánico vivido. En el estacionamiento donde se produjo la detonación una gran nube de humo negro brota junto a las llamas. El miedo a que la situación se repita ha empujado a las autoridades saudíes a pedir a las mujeres que no vayan a la oración del viernes, la más importante para los musulmanes.


Desde su página de Facebook, el Estado Islámico reclamó la autoría del atentado. Afirmaron que el nombre del terrorista era Abu Jandal al-Jadrawi y le denominaron “soldado del Califato”.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Dos jóvenes saudíes detienen un atentado en mezquita

Mohammed Hassan Ali bin Isa y Abdul-Jalil al-Arbash se han convertido en héroes, tal y como explica el diario británico “The Independent”. Los dos jóvenes murieron al frenar un atentado fallido del Estado Islámico contra la mezquita saudí de Imán Hussein, localizada en la ciudad de Dammam, al este del país. Según los testigos, el terrorista, vestido de mujer, fue expulsado del centro de oración gracias a la valentía de ambos jóvenes. Los amigos murieron cuando el atacante hizo explotar la carga que llevaba consigo.

“Salvaron muchas vidas deteniendo la explosión de la bomba en el interior de la mezquita”, señaló un hombre que lo presenció y que pidió mantener el anonimato. Otro testigo, Mohamed Idris, explicó a AP que los amigos murieron cuando el terrorista hizo detonar los explosivos en el estacionamiento cercano al lugar de rezo. Uno de ellos, Abdul-Jadil, acababa de volver de los Estados Unidos, donde estudiaba en la universidad. El 22 de mayo, un ataque similar en la mezquita saudí de Qatif asesinó a 21 personas.

Los videos del incidente muestran el pánico vivido. En el estacionamiento donde se produjo la detonación una gran nube de humo negro brota junto a las llamas. El miedo a que la situación se repita ha empujado a las autoridades saudíes a pedir a las mujeres que no vayan a la oración del viernes, la más importante para los musulmanes.

Desde su página de Facebook, el Estado Islámico reclamó la autoría del atentado. Afirmaron que el nombre del terrorista era Abu Jandal al-Jadrawi y le denominaron “soldado del Califato”.

comentarios

Login