Cargando...
Por Redacción

Donar leche humana es donar vida



Este mes el Banco de Leche del Hospital Lagomaggiore cumplió tres años. Desde entonces la provincia logró la apertura de otros tres que funcionan en los hospitales Diego Paroissien en Maipú, Ramón Carrillo en Las Heras y Teodoro Schetakow en San Rafael. A su vez, se proyecta la apertura de otros tres bancos en otros departamentos. Todos ellos forman parte de las estrategias que plantea la Organización Mundial de la Salud (OSM) para promover, proteger, difundir y enseñar todo lo referente a la práctica de amamantamiento y el uso racional y científico de la leche humana.


Los centros de recolección de leche humana permiten recibir las donaciones para ser enviadas para su pasteurización en el Hospital Lagomaggiore; desde allí se distribuye a todo bebé en riesgo que lo necesite para cumplir con el objetivo de disminuir la morbilidad y la mortalidad infantil en recién nacidos en riesgo, tal como lo dispone la Ley de Creación de Bancos de Leche Humana que Mendoza sancionó en 2007.


El fin de los bancos de leche humana es ayudar a bebés de diferentes edades y condiciones porque este tipo de leche es el alimento más completo que ellos pueden recibir. Sus destinatarios en primer término son pequeños prematuros o sometidos a intervenciones quirúrgicas pero además lo son los bebés alérgicos, los que están huérfanos, aquellos cuyas mamás no producen leche o no lo hacen en cantidad suficiente o los que presentan enfermedades infecciosas crónicas, deficiencias inmunitarias u otras circunstancias especiales.


La protagonista fundamental de estos bancos de leche es la solidaridad de aquellas que mujeres tienen la posibilidad de amamantar y que deciden donar su leche como alimento primordial para mejorar o salvar la vida de pequeños que no son sus hijos. Estas mamás reciben una capacitación para realizar una extracción manual o mecánica eficiente y para que conozcan cómo utilizar el material estéril de manera que los 50 centímetros cúbicos que aportan sean útiles a su fin. La leche de las donantes se somete a un exhaustivo análisis bacteriológico y luego se congela. Después un móvil del Rotary club la recoge por los distintos centros y la traslada al banco de leche del Hospital Lagomaggiore, donde se procesa y se devuelve en condiciones óptimas a su origen, donde puede utilizarse hasta en un plazo de seis meses.


Hay que destacar que la pasteurización elimina el 100 % de gérmenes patógenos que son los causantes de las enfermedades; y que la leche donada, pasteurizada y congelada a 20° bajo cero mantiene sus exclusivas y extraordinarias propiedades, es decir, conserva sus nutrientes esenciales y los factores de defensa, ambos imposibles de superar por otra alimentación. Es tan primordial que todo bebé reciba leche humana que existen otras tareas fundamentales del Banco de Leche. Por una lado, difundir, promocionar, fomentar y ayudar a las mamás a dar el pecho y recuperar la buena costumbre de amamantar y por otro, incentivar la donación. Que más mamás donen es una necesidad imperiosa en tanto cada vez son más los pequeños que necesitan de ellas.


Es importante tener en cuenta que toda mamá que esté amamantando a su hijo puede ser donante ya que los requisitos para serlo son los mismos que para darle el pecho a su propio bebé: no fumar ni tomar alcohol, ingerir sólo medicamentos señalados por el médico y tener resultados normales en los análisis que se realizan durante el control de embarazo.


Donar es fácil y cómodo porque sólo con juntar un poco de leche de la que sobra en el día es suficiente. Almacenar la cantidad de media tacita de café por día en un recipiente y colocarlo en el congelador o freezer, permite obtener algo más de 250 cc por semana que un móvil del servicio retira del domicilio. Un dato de valor es que un bebé prematuro a veces puede tomar sólo 40 cc por día, por lo que en un mes, una sola mamá puede favorecer con su leche a diez bebés prematuros y salvarles la vida.


Beneficios de la leche humana


Representa un aporte nutricional y de defensas insuperable por otros alimentos. Contiene todos los nutrientes, proteínas, azúcar, grasas y vitaminas que el bebé necesita hasta los 6 meses para crecer y desarrollarse. Este equilibrio justo de nutrientes, ayuda al bebé a mantener un peso adecuado. Además fortalece el sistema inmunológico del bebé gracias a los anticuerpos que contiene y de esta forma le reduce las posibilidades de contraer algún tipo de infección de oído, respiratoria, urinaria o gastrointestinal.


También reduce la posibilidad de muerte súbita, al igual que la probabilidad de que el bebé desarrolle algún tipo de alergia o asma; es mucho más fácil de digerir que las fórmulas en polvo, además se trata de un fluido vivo que cambia para cubrir las necesidades del bebé conforme crece. Por otra parte, el sistema corporal inmaduro del pequeño la asimila más fácil, por lo que produce menos gases y malestares que otro alimento.


Ayuda a tener un desarrollo maxilar óptimo, pues cuando el pequeño extrae la leche utiliza más músculos faciales que con la mamadera; estimula el desarrollo del cerebro del bebé gracias a los ácidos grasos que contiene; está exenta de manipulaciones y libre de contaminación en tanto que fluye en forma directa desde el pezón a la boca del bebé.


Otros datos de interés…


Es bueno saber que tras el nacimiento del bebé la glándula mamaria produce una especie de líquido amarillento y cremoso llamado calostro, el cual es abundante en proteínas, minerales, vitaminas y anticuerpos; y que después de una semana se produce “leche de transición”, que es blanquecina, acuosa y rica en grasa, lactosa, vitaminas hidrosolubles y calorías. Luego de 3 a 6 semanas se estabiliza la emisión de “leche madura”. Por otro lado, para que una mamá pueda generar leche de la manera más efectiva es preciso que realice al menos tres comidas balanceadas y dos colaciones al día, las que deben incluir distintos grupos de nutrientes: carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales. A su vez deben dejarse de lado ciertos mitos, como por el ejemplo el que sostiene que la cerveza incrementa la producción de leche.


Respecto a la sobreproducción del lácteo, hay que tener en cuenta que puede causar congestión y dolor en los senos. Ambos se alivian al colocar, antes de dar de mamar, paños calientes sobres las mamas para que se abran los conductos y la salida de leche sea mayor. Y esta otra forma es exacta al objetivo de la donación de leche humana: el mayor alivio se obtiene al amamantar con más frecuencia o al extraer el excedente.


Los beneficios son absolutos tanto para el bebé que recibe la leche humana como para la mamá que se la otorga, la forma de hacerlo puede variar en cuanto al contacto físico con el pequeño pero en ninguna otra cosa. Tu leche puede salvar la vida de muchos bebés al mismo tiempo que permite que el tuyo crezca fuerte y sano. Si precisás información acerca de cómo donar e interiorizarte sobre los detalles podés llamar al 4134751 / 52 o ingresar a www.bancodelechemendoza.com.ar. Si tenés alguna duda sólo recordá que donar leche… es donar vida.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Donar leche humana es donar vida

Este mes el Banco de Leche del Hospital Lagomaggiore cumplió tres años. Desde entonces la provincia logró la apertura de otros tres que funcionan en los hospitales Diego Paroissien en Maipú, Ramón Carrillo en Las Heras y Teodoro Schetakow en San Rafael. A su vez, se proyecta la apertura de otros tres bancos en otros departamentos. Todos ellos forman parte de las estrategias que plantea la Organización Mundial de la Salud (OSM) para promover, proteger, difundir y enseñar todo lo referente a la práctica de amamantamiento y el uso racional y científico de la leche humana.

Los centros de recolección de leche humana permiten recibir las donaciones para ser enviadas para su pasteurización en el Hospital Lagomaggiore; desde allí se distribuye a todo bebé en riesgo que lo necesite para cumplir con el objetivo de disminuir la morbilidad y la mortalidad infantil en recién nacidos en riesgo, tal como lo dispone la Ley de Creación de Bancos de Leche Humana que Mendoza sancionó en 2007.

El fin de los bancos de leche humana es ayudar a bebés de diferentes edades y condiciones porque este tipo de leche es el alimento más completo que ellos pueden recibir. Sus destinatarios en primer término son pequeños prematuros o sometidos a intervenciones quirúrgicas pero además lo son los bebés alérgicos, los que están huérfanos, aquellos cuyas mamás no producen leche o no lo hacen en cantidad suficiente o los que presentan enfermedades infecciosas crónicas, deficiencias inmunitarias u otras circunstancias especiales.

La protagonista fundamental de estos bancos de leche es la solidaridad de aquellas que mujeres tienen la posibilidad de amamantar y que deciden donar su leche como alimento primordial para mejorar o salvar la vida de pequeños que no son sus hijos. Estas mamás reciben una capacitación para realizar una extracción manual o mecánica eficiente y para que conozcan cómo utilizar el material estéril de manera que los 50 centímetros cúbicos que aportan sean útiles a su fin. La leche de las donantes se somete a un exhaustivo análisis bacteriológico y luego se congela. Después un móvil del Rotary club la recoge por los distintos centros y la traslada al banco de leche del Hospital Lagomaggiore, donde se procesa y se devuelve en condiciones óptimas a su origen, donde puede utilizarse hasta en un plazo de seis meses.

Hay que destacar que la pasteurización elimina el 100 % de gérmenes patógenos que son los causantes de las enfermedades; y que la leche donada, pasteurizada y congelada a 20° bajo cero mantiene sus exclusivas y extraordinarias propiedades, es decir, conserva sus nutrientes esenciales y los factores de defensa, ambos imposibles de superar por otra alimentación. Es tan primordial que todo bebé reciba leche humana que existen otras tareas fundamentales del Banco de Leche. Por una lado, difundir, promocionar, fomentar y ayudar a las mamás a dar el pecho y recuperar la buena costumbre de amamantar y por otro, incentivar la donación. Que más mamás donen es una necesidad imperiosa en tanto cada vez son más los pequeños que necesitan de ellas.

Es importante tener en cuenta que toda mamá que esté amamantando a su hijo puede ser donante ya que los requisitos para serlo son los mismos que para darle el pecho a su propio bebé: no fumar ni tomar alcohol, ingerir sólo medicamentos señalados por el médico y tener resultados normales en los análisis que se realizan durante el control de embarazo.

Donar es fácil y cómodo porque sólo con juntar un poco de leche de la que sobra en el día es suficiente. Almacenar la cantidad de media tacita de café por día en un recipiente y colocarlo en el congelador o freezer, permite obtener algo más de 250 cc por semana que un móvil del servicio retira del domicilio. Un dato de valor es que un bebé prematuro a veces puede tomar sólo 40 cc por día, por lo que en un mes, una sola mamá puede favorecer con su leche a diez bebés prematuros y salvarles la vida.

Beneficios de la leche humana

Representa un aporte nutricional y de defensas insuperable por otros alimentos. Contiene todos los nutrientes, proteínas, azúcar, grasas y vitaminas que el bebé necesita hasta los 6 meses para crecer y desarrollarse. Este equilibrio justo de nutrientes, ayuda al bebé a mantener un peso adecuado. Además fortalece el sistema inmunológico del bebé gracias a los anticuerpos que contiene y de esta forma le reduce las posibilidades de contraer algún tipo de infección de oído, respiratoria, urinaria o gastrointestinal.

También reduce la posibilidad de muerte súbita, al igual que la probabilidad de que el bebé desarrolle algún tipo de alergia o asma; es mucho más fácil de digerir que las fórmulas en polvo, además se trata de un fluido vivo que cambia para cubrir las necesidades del bebé conforme crece. Por otra parte, el sistema corporal inmaduro del pequeño la asimila más fácil, por lo que produce menos gases y malestares que otro alimento.

Ayuda a tener un desarrollo maxilar óptimo, pues cuando el pequeño extrae la leche utiliza más músculos faciales que con la mamadera; estimula el desarrollo del cerebro del bebé gracias a los ácidos grasos que contiene; está exenta de manipulaciones y libre de contaminación en tanto que fluye en forma directa desde el pezón a la boca del bebé.

Otros datos de interés…

Es bueno saber que tras el nacimiento del bebé la glándula mamaria produce una especie de líquido amarillento y cremoso llamado calostro, el cual es abundante en proteínas, minerales, vitaminas y anticuerpos; y que después de una semana se produce “leche de transición”, que es blanquecina, acuosa y rica en grasa, lactosa, vitaminas hidrosolubles y calorías. Luego de 3 a 6 semanas se estabiliza la emisión de “leche madura”. Por otro lado, para que una mamá pueda generar leche de la manera más efectiva es preciso que realice al menos tres comidas balanceadas y dos colaciones al día, las que deben incluir distintos grupos de nutrientes: carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales. A su vez deben dejarse de lado ciertos mitos, como por el ejemplo el que sostiene que la cerveza incrementa la producción de leche.

Respecto a la sobreproducción del lácteo, hay que tener en cuenta que puede causar congestión y dolor en los senos. Ambos se alivian al colocar, antes de dar de mamar, paños calientes sobres las mamas para que se abran los conductos y la salida de leche sea mayor. Y esta otra forma es exacta al objetivo de la donación de leche humana: el mayor alivio se obtiene al amamantar con más frecuencia o al extraer el excedente.

Los beneficios son absolutos tanto para el bebé que recibe la leche humana como para la mamá que se la otorga, la forma de hacerlo puede variar en cuanto al contacto físico con el pequeño pero en ninguna otra cosa. Tu leche puede salvar la vida de muchos bebés al mismo tiempo que permite que el tuyo crezca fuerte y sano. Si precisás información acerca de cómo donar e interiorizarte sobre los detalles podés llamar al 4134751 / 52 o ingresar a www.bancodelechemendoza.com.ar. Si tenés alguna duda sólo recordá que donar leche… es donar vida.

comentarios

imagen imagen
Login