Cargando...
Por Redacción

Después de un polémico juicio en Egipto se condena a 183 acusados a la horca



Una corte egipcia  dictaminó este sábado la pena de muerte para 183 supuestos seguidores de la organización radical que se hace llamar “los Hermanos Musulmanes”, incluido el líder de la organización, Mohamed Badia.


De los 683 acusados, 496 fueron absueltos, mientras que a otros cuatro se les aplicó una condena de cadena perpetua. El fallo definitivo fue leído hoy por el magistrado de la Corte Penal de la provincia de  Minia, Said Yusef, según la agencia oficial Mena.


Yusef, apodado como el “juez de las ejecuciones” por las múltiples sentencias a la horca que ha emitido en los últimos meses, recomendó la pena de muerte para los acusados del caso y lo remitió al gran muftí de Egipto (intérprete de la Ley Islámica), Shauki Alam, el pasado 28 de abril para que este diese su recomendación. La Fiscalía los acusaba del asesinato de un policía en los actos de violencia registrados el pasado agosto cerca de una comisaría de la aldea de Al Adua, en la ya citada localidad de  Minia.


La organización Amnistía Internacional (AI) criticó la sentencia y, en un comunicado explicó que “esto evidencia la alarmante actitud cada vez más politizada y arbitraria de la justicia egipcia”.


La organización, que tuvo un representante siguiendo el juicio, describió el fallo como “el último ejemplo de cómo se aplasta la disidencia” y pidió anular las condenas y celebrar un nuevo juicio.


El mismo juez, en otro caso distinto, dictó la pena capital el pasado mes de abril para 37 personas y sentenció a cadena perpetua a otras 491, a los que halló culpables de atacar edificios gubernamentales e iglesias en la población de Matay.


Ciudadanos de creencia islámica, que por temor  decidieron mantenerse en el anonimato, cuestionaban que a causa de la muerte de un individuo, que ni siquiera está demostrado que haya sido a manos de manifestantes, se condene a muerte a 183 personas. Advirtieron de que este tipo de sentencias no les frenarán y que “los manifestantes pro-democracia, entre los que están los Hermanos Musulmanes, continuarán sus actividades pacíficas a pesar del cruel trato de las fuerzas de seguridad”.


Mientras se leía el fallo, el presidente del país, Abdelfatah Al Sisi, presenciaba un desfile de la policía en la capital del país y enviaba un mensaje a los jóvenes que se incorporan a las fuerzas de seguridad: “El Ejército, la Policía y el pueblo siempre irán de la mano”.


Los tribunales egipcios  ejecutaron el pasado jueves a tres acusados de asesinato, en la primera aplicación de la pena máxima desde que Al Sisi asumió el  poder ejecutivo de la nación africana y considerando que la última ejecución conocida hasta ese momento, fue en octubre de 2011.


Es importante destacar que para la aplicación efectiva de las penas, el presidente debe dar antes su visto bueno a esas polémicas decisiones./ Ulises E. Addamo


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Después de un polémico juicio en Egipto se condena a 183 acusados a la horca

Una corte egipcia  dictaminó este sábado la pena de muerte para 183 supuestos seguidores de la organización radical que se hace llamar “los Hermanos Musulmanes”, incluido el líder de la organización, Mohamed Badia.

De los 683 acusados, 496 fueron absueltos, mientras que a otros cuatro se les aplicó una condena de cadena perpetua. El fallo definitivo fue leído hoy por el magistrado de la Corte Penal de la provincia de  Minia, Said Yusef, según la agencia oficial Mena.

Yusef, apodado como el “juez de las ejecuciones” por las múltiples sentencias a la horca que ha emitido en los últimos meses, recomendó la pena de muerte para los acusados del caso y lo remitió al gran muftí de Egipto (intérprete de la Ley Islámica), Shauki Alam, el pasado 28 de abril para que este diese su recomendación. La Fiscalía los acusaba del asesinato de un policía en los actos de violencia registrados el pasado agosto cerca de una comisaría de la aldea de Al Adua, en la ya citada localidad de  Minia.

La organización Amnistía Internacional (AI) criticó la sentencia y, en un comunicado explicó que “esto evidencia la alarmante actitud cada vez más politizada y arbitraria de la justicia egipcia”.

La organización, que tuvo un representante siguiendo el juicio, describió el fallo como “el último ejemplo de cómo se aplasta la disidencia” y pidió anular las condenas y celebrar un nuevo juicio.

El mismo juez, en otro caso distinto, dictó la pena capital el pasado mes de abril para 37 personas y sentenció a cadena perpetua a otras 491, a los que halló culpables de atacar edificios gubernamentales e iglesias en la población de Matay.

Ciudadanos de creencia islámica, que por temor  decidieron mantenerse en el anonimato, cuestionaban que a causa de la muerte de un individuo, que ni siquiera está demostrado que haya sido a manos de manifestantes, se condene a muerte a 183 personas. Advirtieron de que este tipo de sentencias no les frenarán y que “los manifestantes pro-democracia, entre los que están los Hermanos Musulmanes, continuarán sus actividades pacíficas a pesar del cruel trato de las fuerzas de seguridad”.

Mientras se leía el fallo, el presidente del país, Abdelfatah Al Sisi, presenciaba un desfile de la policía en la capital del país y enviaba un mensaje a los jóvenes que se incorporan a las fuerzas de seguridad: “El Ejército, la Policía y el pueblo siempre irán de la mano”.

Los tribunales egipcios  ejecutaron el pasado jueves a tres acusados de asesinato, en la primera aplicación de la pena máxima desde que Al Sisi asumió el  poder ejecutivo de la nación africana y considerando que la última ejecución conocida hasta ese momento, fue en octubre de 2011.

Es importante destacar que para la aplicación efectiva de las penas, el presidente debe dar antes su visto bueno a esas polémicas decisiones./ Ulises E. Addamo

comentarios

imagen imagen
Login