Cargando...
Por Redacción

Desnutrición: la peor cara de la pobreza



Un adolescente de 14 años que pertenecía a la comunidad qom murió en el Hospital Pediátrico de Resistencia, en Chaco, debido a un cuadro de tuberculosis y desnutrición, pesando once kilos en el momento de su deceso. Este último caso de muerte por falta de alimentación en el “granero del mundo”, está directamente relacionado con la situación de abandono que viven las comunidades indígenas de nuestro país, como los qom, que desde hace más de cinco meses están pidiendo una audiencia con la Presidenta para hacer visible la triste realidad que viven, pero nunca los recibieron.


El último episodio despertó la atención de varios sectores de la sociedad, los que apuntaron contra el Gobierno y remarcaron la falta de información oficial referida a este padecimiento social que, evidentemente, está más vivo que nunca.


Al respecto, la vicepresidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Patricia Giménez (UCR – Mendoza), reconocida estadista en temas relacionados con la pobreza, se hizo eco de la muerte de Oscar Sánchez, que, según la ONG Centro de Estudios Nelson Mandela, fue mal atendido en el puesto sanitario y en el hospital de la zona del Impenetrable.


Giménez envió sus condolencias a la familia y la comunidad qom: “Como sociedad les debemos pedir disculpas, como integrantes del Poder Legislativo intentamos sacar leyes y atender esta situación, pero la mayoría kirchnerista no lo permite, prefiere mantener el relato antes que trabajar sobre las causas para evitar estas muertes”, advirtió, y agregó que “desde 2012 no se publican datos oficiales sobre la desnutrición infantil que, a nivel mundial, causa la mitad de las muertes en niños menores de 5 años”.


El menor Sánchez, que era atendido en el Hospital del Bicentenario General Güemes, de la localidad de Castelli, fue derivado al centro asistencial de la capital provincial, donde finalmente se produjo su fallecimiento.


La muerte del adolescente fue informada por la ONG mencionada, la que indicó que el chico estaba enfermo desde hacía un año y había sido “muy mal atendido” en el puesto sanitario de Fortín Lavalle, donde vivía, y en el Hospital Villa Bermejito.


Luego fue llevado a Castelli, desde donde finalmente, y con un diagnóstico “de muerte inminente”, fue derivado a Resistencia. “El miércoles pasado concurrió, por última vez, a ese establecimiento público. Pesaba 11 kilos. Fue atendido por la doctora Miriam Benítez. Por la gravedad, fue derivado a Castelli y desde allí a Resistencia”, indica un informe del Centro Mandela.


También se señala que “uno de los médicos que asistió a Oscar en el Hospital Güemes refirió que estaba gravemente enfermo de tuberculosis, con una severa desnutrición asociada a tal enfermedad, y que además padecía meningitis, más una aguda neumonía al tiempo del ingreso al establecimiento. El diagnóstico presuntivo marcaba un inminente deceso”.


Además, la madre del chico fallecido había muerto cuatro años antes de peritonitis en el Hospital Perrando, luego de”una marcada desatención en el puesto sanitario de Fortín, en el Hospital de Villa Río Bermejito y en el de Juan José Castelli”.


Sin datos no hay solución


Por su parte, Patricia Giménez presentó un proyecto en la Cámara baja solicitando información actualizada de las series estadísticas sobre desnutrición que, hasta hace poco, se encontraban disponibles en las fuentes oficiales.


“El Gobierno oculta la pobreza y la indigencia con índices obscenamente mentirosos y falaces y, al negar las necesidades reales, no diseña políticas ni destina fondos por lo que la lucha contra este flagelo se encuentra seriamente comprometida”, cuestionó la legisladora.


Pobreza en aumento


Según el último informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, elaborado por la Universidad Católica Argentina (UCA), los niños y adolescentes, más que los adultos, sufren las restricciones que trae la pobreza que afecta al 40,4% de los chicos, aunque en el conurbano la cifra crece al 48,8% mientras que en la Argentina casi 5 millones de niños conviven con la escasez.


“Dado el vínculo entre pobreza y desnutrición, los recientes datos publicados por la Comisión Técnica ATE INDEC y el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, nos alertan sobre una posible profundización de la desnutrición infantil”, señaló Giménez.


Entre los menores de 5 años, la pobreza ha aumentado sistemáticamente desde 2011, mientras que los datos para 2014, elaborados por el observatorio de la UCA, muestran que la inseguridad alimentaria se ubica nuevamente cercana al 20%. Estos índices son similares a las cifras que el INDEC informaba para 2004, cuando fallecieron 179 niños de menos de 5 años a causa de la desnutrición, en su mayoría, en las provincias de Salta, Formosa y Chaco.


Mendoza: también hay desnutridos


Si bien no hay datos cuantificados a raíz de la decisión tomada por el Gobierno nacional, varios referentes locales que día a día trabajan con los sectores más vulnerados aseguran que en Mendoza existe desnutrición.


“Acá existen muchos casos, y no son aislados, pero la mayoría son por malnutricion”, comentó Hugo Fiorens, de Voluntarios en Red, la asociación más grande de la provincia.


Si bien disminuyó la tasa con respecto a los años anteriores, durante 2013, último período en que se hizo un recuento oficial, en Mendoza hubo 3.767 consultas médicas en las que se diagnosticó desnutrición infantil. Así lo indican las estadísticas del Ministerio de Salud provincial a través de sus canales oficiales, donde se puede visualizar que la situación se agudizó en Rivadavia y San Rafael, departamentos donde en relación a la cantidad de habitantes se presentó la mayor cantidad de los casos.


“Son niños que se encuentran en lo que denominamos ‘segunda infancia’, de los 2 a 6 años. Los médicos diagnostican que existe una desnutrición que en la mayoría de los casos es crónica y no aguda”, señaló a diario Vox el director de Maternidad e Infancia, Carlos Cardello, y precisó que “la desnutrición crónica genera que los chicos tengan una estatura anormal para su edad, que no puedan desarrollarse plenamente”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Desnutrición: la peor cara de la pobreza

Un adolescente de 14 años que pertenecía a la comunidad qom murió en el Hospital Pediátrico de Resistencia, en Chaco, debido a un cuadro de tuberculosis y desnutrición, pesando once kilos en el momento de su deceso. Este último caso de muerte por falta de alimentación en el “granero del mundo”, está directamente relacionado con la situación de abandono que viven las comunidades indígenas de nuestro país, como los qom, que desde hace más de cinco meses están pidiendo una audiencia con la Presidenta para hacer visible la triste realidad que viven, pero nunca los recibieron.

El último episodio despertó la atención de varios sectores de la sociedad, los que apuntaron contra el Gobierno y remarcaron la falta de información oficial referida a este padecimiento social que, evidentemente, está más vivo que nunca.

Al respecto, la vicepresidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Patricia Giménez (UCR – Mendoza), reconocida estadista en temas relacionados con la pobreza, se hizo eco de la muerte de Oscar Sánchez, que, según la ONG Centro de Estudios Nelson Mandela, fue mal atendido en el puesto sanitario y en el hospital de la zona del Impenetrable.

Giménez envió sus condolencias a la familia y la comunidad qom: “Como sociedad les debemos pedir disculpas, como integrantes del Poder Legislativo intentamos sacar leyes y atender esta situación, pero la mayoría kirchnerista no lo permite, prefiere mantener el relato antes que trabajar sobre las causas para evitar estas muertes”, advirtió, y agregó que “desde 2012 no se publican datos oficiales sobre la desnutrición infantil que, a nivel mundial, causa la mitad de las muertes en niños menores de 5 años”.

El menor Sánchez, que era atendido en el Hospital del Bicentenario General Güemes, de la localidad de Castelli, fue derivado al centro asistencial de la capital provincial, donde finalmente se produjo su fallecimiento.

La muerte del adolescente fue informada por la ONG mencionada, la que indicó que el chico estaba enfermo desde hacía un año y había sido “muy mal atendido” en el puesto sanitario de Fortín Lavalle, donde vivía, y en el Hospital Villa Bermejito.

Luego fue llevado a Castelli, desde donde finalmente, y con un diagnóstico “de muerte inminente”, fue derivado a Resistencia. “El miércoles pasado concurrió, por última vez, a ese establecimiento público. Pesaba 11 kilos. Fue atendido por la doctora Miriam Benítez. Por la gravedad, fue derivado a Castelli y desde allí a Resistencia”, indica un informe del Centro Mandela.

También se señala que “uno de los médicos que asistió a Oscar en el Hospital Güemes refirió que estaba gravemente enfermo de tuberculosis, con una severa desnutrición asociada a tal enfermedad, y que además padecía meningitis, más una aguda neumonía al tiempo del ingreso al establecimiento. El diagnóstico presuntivo marcaba un inminente deceso”.

Además, la madre del chico fallecido había muerto cuatro años antes de peritonitis en el Hospital Perrando, luego de”una marcada desatención en el puesto sanitario de Fortín, en el Hospital de Villa Río Bermejito y en el de Juan José Castelli”.

Sin datos no hay solución

Por su parte, Patricia Giménez presentó un proyecto en la Cámara baja solicitando información actualizada de las series estadísticas sobre desnutrición que, hasta hace poco, se encontraban disponibles en las fuentes oficiales.

“El Gobierno oculta la pobreza y la indigencia con índices obscenamente mentirosos y falaces y, al negar las necesidades reales, no diseña políticas ni destina fondos por lo que la lucha contra este flagelo se encuentra seriamente comprometida”, cuestionó la legisladora.

Pobreza en aumento

Según el último informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia, elaborado por la Universidad Católica Argentina (UCA), los niños y adolescentes, más que los adultos, sufren las restricciones que trae la pobreza que afecta al 40,4% de los chicos, aunque en el conurbano la cifra crece al 48,8% mientras que en la Argentina casi 5 millones de niños conviven con la escasez.

“Dado el vínculo entre pobreza y desnutrición, los recientes datos publicados por la Comisión Técnica ATE INDEC y el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, nos alertan sobre una posible profundización de la desnutrición infantil”, señaló Giménez.

Entre los menores de 5 años, la pobreza ha aumentado sistemáticamente desde 2011, mientras que los datos para 2014, elaborados por el observatorio de la UCA, muestran que la inseguridad alimentaria se ubica nuevamente cercana al 20%. Estos índices son similares a las cifras que el INDEC informaba para 2004, cuando fallecieron 179 niños de menos de 5 años a causa de la desnutrición, en su mayoría, en las provincias de Salta, Formosa y Chaco.

Mendoza: también hay desnutridos

Si bien no hay datos cuantificados a raíz de la decisión tomada por el Gobierno nacional, varios referentes locales que día a día trabajan con los sectores más vulnerados aseguran que en Mendoza existe desnutrición.

“Acá existen muchos casos, y no son aislados, pero la mayoría son por malnutricion”, comentó Hugo Fiorens, de Voluntarios en Red, la asociación más grande de la provincia.

Si bien disminuyó la tasa con respecto a los años anteriores, durante 2013, último período en que se hizo un recuento oficial, en Mendoza hubo 3.767 consultas médicas en las que se diagnosticó desnutrición infantil. Así lo indican las estadísticas del Ministerio de Salud provincial a través de sus canales oficiales, donde se puede visualizar que la situación se agudizó en Rivadavia y San Rafael, departamentos donde en relación a la cantidad de habitantes se presentó la mayor cantidad de los casos.

“Son niños que se encuentran en lo que denominamos ‘segunda infancia’, de los 2 a 6 años. Los médicos diagnostican que existe una desnutrición que en la mayoría de los casos es crónica y no aguda”, señaló a diario Vox el director de Maternidad e Infancia, Carlos Cardello, y precisó que “la desnutrición crónica genera que los chicos tengan una estatura anormal para su edad, que no puedan desarrollarse plenamente”.

comentarios

Login