ciudadanodiario.com.ar
Cuidados especiales para las vacaciones de invierno
Cargando...
Por Redacción

Cuidados especiales para las vacaciones de invierno



Las vacaciones de invierno permiten que los chicos disfruten tiempo en casa y en lugares públicos abiertos y cerrados. Por ello es importante procurarles cuidados específicos para garantizar un período de esparcimiento saludable. Evitar los accidentes domésticos y el contagio de enfermedades, son las dos premisas fundamentales.


En primera instancia, cabe destacar que los fríos intensos propician la circulación de virus respiratorios que afectan la salud a cualquier edad, por lo que deben implementarse medidas generales de prevención que contribuyan a minimizar su expansión, entre ellas: lavarse las manos en forma adecuada y con frecuencia, limpiar las superficies, ventilar los ambientes, mantener la lactancia materna y toser o estornudar con la boca cubierta por el pliegue del codo. Por otro lado, es preciso vacunar contra la gripe a toda persona comprendida en un grupo de riesgo.


En todos los casos, se recomienda asistir a la consulta médica si los niños manifiestan síntomas como fiebre, mocos o dificultad para respirar. A su vez, la atención profesional debe ser urgente si los bebés enfermos se encuentran decaidos y rechazan el alimento, respiran de manera acelerada con ronquidos o silbidos y/o se les hunde el pecho al respirar. Tener en cuenta, además, que el riesgo es mayor si tienen menos de tres meses, bajo peso o son prematuros.


En otro orden, es de relevancia saber que durante el receso invernal se incrementan los riesgos de sufrir accidentes domésticos y de padecer patologías propias de la época. Por eso los papás deben extremar los cuidados y mantener en constante vigilancia a los pequeños.


– Siniestros en el hogar


Las estadísticas dan cuenta que el siniestro más común dentro de casa son las caídas, a las que le siguen los aplastamientos y las lesiones por manipulación de maquinarias. En tercer lugar se registra el contacto con calor o la exposición al fuego o al humo, mientras que los traumas restantes se relacionan con el tránsito.


Las partes del cuerpo que los niños se accidentan con mayor frecuencia son los brazos y las piernas; y quienes están más expuestos a los riesgos son los niños menores de cinco años, ellos implican más del 40 % de los casos.


Hay que destacar que dentro del hogar el lugar más peligroso es la cocina porque allí está el horno, las hornallas y las perillas. Le sigue el patio, donde suele haber animales, piscinas, plantas y árboles. En orden según los riesgos sigue el baño, ya sea por la posibilidad de ahogamiento por inmersión o de intoxicación por medicamentos; y después el dormitorio, donde son frecuentes los traumatismos graves por caídas de camas o cuchetas.


Para conocer más sobre estos y otros peligros dentro del hogar y las formas de prevenirlos, ingresar Lee: Niños en vacaciones, la casa una trampa mortal


– Vacaciones con hábitos saludables


Disponer de tiempo durante el receso de invierno modifica la rutina familiar y ello puede derivar en prácticas que perjudiquen la salud, entre ellas, fomentar malos hábitos alimentarios que impliquen omitir desayuno, almuerzo o cena; comer a deshora e ingerir más cantidad de comida chatarra, grasas y azúcares.


Por el contrario, las vacaciones pueden ser el momento ideal para la práctica de hábitos saludables si se aprovecha el tiempo extra para introducir cambios que impacten de manera favorable en la salud de los pequeños. Se aconseja, por ejemplo, pensar en familia opciones alimenticias que contengan frutas, verduras, lácteos y cereales; compartir juntos cuatro comidas diarias en sus horarios correspondientes y disfrutar de momentos sociales y recreativos que propicien la actividad física.


Prevenir que los niños sufran accidentes dentro de casa y/o se contagien enfermedades de la estación, les permitirá disfrutar de un lindo período de esparcimiento que les otorgue renovada energía para comenzar la segunda parte del ciclo escolar.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Cuidados especiales para las vacaciones de invierno

Las vacaciones de invierno permiten que los chicos disfruten tiempo en casa y en lugares públicos abiertos y cerrados. Por ello es importante procurarles cuidados específicos para garantizar un período de esparcimiento saludable. Evitar los accidentes domésticos y el contagio de enfermedades, son las dos premisas fundamentales.

En primera instancia, cabe destacar que los fríos intensos propician la circulación de virus respiratorios que afectan la salud a cualquier edad, por lo que deben implementarse medidas generales de prevención que contribuyan a minimizar su expansión, entre ellas: lavarse las manos en forma adecuada y con frecuencia, limpiar las superficies, ventilar los ambientes, mantener la lactancia materna y toser o estornudar con la boca cubierta por el pliegue del codo. Por otro lado, es preciso vacunar contra la gripe a toda persona comprendida en un grupo de riesgo.

En todos los casos, se recomienda asistir a la consulta médica si los niños manifiestan síntomas como fiebre, mocos o dificultad para respirar. A su vez, la atención profesional debe ser urgente si los bebés enfermos se encuentran decaidos y rechazan el alimento, respiran de manera acelerada con ronquidos o silbidos y/o se les hunde el pecho al respirar. Tener en cuenta, además, que el riesgo es mayor si tienen menos de tres meses, bajo peso o son prematuros.

En otro orden, es de relevancia saber que durante el receso invernal se incrementan los riesgos de sufrir accidentes domésticos y de padecer patologías propias de la época. Por eso los papás deben extremar los cuidados y mantener en constante vigilancia a los pequeños.

– Siniestros en el hogar

Las estadísticas dan cuenta que el siniestro más común dentro de casa son las caídas, a las que le siguen los aplastamientos y las lesiones por manipulación de maquinarias. En tercer lugar se registra el contacto con calor o la exposición al fuego o al humo, mientras que los traumas restantes se relacionan con el tránsito.

Las partes del cuerpo que los niños se accidentan con mayor frecuencia son los brazos y las piernas; y quienes están más expuestos a los riesgos son los niños menores de cinco años, ellos implican más del 40 % de los casos.

Hay que destacar que dentro del hogar el lugar más peligroso es la cocina porque allí está el horno, las hornallas y las perillas. Le sigue el patio, donde suele haber animales, piscinas, plantas y árboles. En orden según los riesgos sigue el baño, ya sea por la posibilidad de ahogamiento por inmersión o de intoxicación por medicamentos; y después el dormitorio, donde son frecuentes los traumatismos graves por caídas de camas o cuchetas.

Para conocer más sobre estos y otros peligros dentro del hogar y las formas de prevenirlos, ingresar Lee: Niños en vacaciones, la casa una trampa mortal

– Vacaciones con hábitos saludables

Disponer de tiempo durante el receso de invierno modifica la rutina familiar y ello puede derivar en prácticas que perjudiquen la salud, entre ellas, fomentar malos hábitos alimentarios que impliquen omitir desayuno, almuerzo o cena; comer a deshora e ingerir más cantidad de comida chatarra, grasas y azúcares.

Por el contrario, las vacaciones pueden ser el momento ideal para la práctica de hábitos saludables si se aprovecha el tiempo extra para introducir cambios que impacten de manera favorable en la salud de los pequeños. Se aconseja, por ejemplo, pensar en familia opciones alimenticias que contengan frutas, verduras, lácteos y cereales; compartir juntos cuatro comidas diarias en sus horarios correspondientes y disfrutar de momentos sociales y recreativos que propicien la actividad física.

Prevenir que los niños sufran accidentes dentro de casa y/o se contagien enfermedades de la estación, les permitirá disfrutar de un lindo período de esparcimiento que les otorgue renovada energía para comenzar la segunda parte del ciclo escolar.

comentarios

Login