¡Cuidado Mendoza con la estafa nigeriana!
Cargando...
Por Redacción

¡Cuidado Mendoza con la estafa nigeriana!



Una nueva forma de engaño virtual llega a nuestra provincia a través de portales web dedicados a los avisos clasificados. Se trata de una estafa en la que se ofrece un préstamo personal de entrega rápida, sin garantías y con la tasa de interés más baja del planeta.


Este tipo de engaños son muy comunes en el universo de internet, pero hasta el momento no se habían cobrado víctimas locales. Al parecer el hecho de que este tipo de artimañas lleguen a concretarse en ciudadanos mendocinos, se da gracias a otro fenómeno relacionado a las nuevas vías de acceso por las que se intenta persuadir con dinero a los más necesitados.


Según pudo comprobar El Ciudadano, estos estafadores, desde otro continente, publican avisos clasificados en páginas conocidas por todos y que en mayor o menor medida tienen cierta credibilidad entre los lectores. Así, gracias a ese ‘pacto de confianza’ producto de la cercanía, varios mendocinos cayeron en la trampa y solicitaron un préstamo a un banquero nigeriano que opera con financieras internacionales dispuestas a dar plata sin garantías comprobables. Lo cierto es que nadie le presta plata a nadie no sin antes asegurarse de que el dinero vuelva mediante la devolución.


El engaño más popular: el préstamo


El Ciudadano recibió dos denuncias relacionadas a un crédito personal que se publicita en páginas de avisos clasificados y nunca fue otorgado, aún cuando la víctima envió dinero mediante la mensajería de activos Western Union.


La trama delictiva 2.0 nace cuando una persona “brinda” la facilidad para que cualquier persona pueda acceder a un préstamo, sin garantías y con una tasa de interés bajísima, del 1% anual, por ejemplo. Aprovechándose de la necesidad de la potencial víctima, primero se le solicitan sus datos personales, monto del préstamo que necesita y plazo para devolverlo. Una vez enviados estos primeros datos contestan diciendo que pueden proporcionar el préstamo a un interés entre el 2% al 3% anual, indican la cuota mensual a pagar y solicitan la aprobación, por lo que el interesado debe responder con su conformidad.


Luego llaman a la persona hablándole en inglés –los timadores no hablan castellano– y paso seguido le envían un correo electrónico solicitándole un determinado importe por los gastos de transferencia del préstamo, que debe ser enviado para que de esa forma le puedan hacer la transferencia bancaria.


Está técnica –más conocida como “la estafa nigeriana del préstamo”– también acepta ciertas variantes operativas, como podemos ver en el siguiente caso denunciado en nuestra redacción.


Caso testigo


La víctima se llama Gustavo Scaiola (DNI 25.596.966), es de Mendoza y nos contó la siguiente historia con la documentación que la sustenta. Scaiola explica: “Yo necesitaba un préstamo para poder seguir adelante con mis actividades laborales en la Argentina, y por una página de Internet de la provincia de Mendoza obtuve la información que desde Nigeria un tal Robert W. Brown (quien tiene pasaporte de Trinidad y Tobago), otorgaba préstamos a largo plazo y a baja tasa de interés.  Entonces, yo les escribí y ellos efectivamente me respondieron. Inmediatamente después, comenzaron a solicitarme envíos de dinero vía Western Union para pagar diversos gastos, tales como sellado, seguros, aperturas de cuentas bancarias en el Reino Unido, costos de transferencias, etcétera. Yo siempre realicé los pagos a una persona llamada Moisés Oshegue, residente en Nigeria, tal como un señor Robert Williams me indicaba. Sin embargo, la mayoría de ese dinero iba a un banco británico llamado Hampshire Trust Bank, banco al cual, según ellos, en poco tiempo me transferirían el monto del préstamo a mi cuenta bancaria en la Argentina del Banco de Galicia. Pero, lamentablemente, luego de haberles pagado la suma de US$ 6.010, nunca me enviaron el monto del préstamo hasta el día de hoy, ni tampoco me reintegraron los gastos a pesar de mis reiteradas solicitudes”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

¡Cuidado Mendoza con la estafa nigeriana!

imagen

Una nueva forma de engaño virtual llega a nuestra provincia a través de portales web dedicados a los avisos clasificados. Se trata de una estafa en la que se ofrece un préstamo personal de entrega rápida, sin garantías y con la tasa de interés más baja del planeta.

Este tipo de engaños son muy comunes en el universo de internet, pero hasta el momento no se habían cobrado víctimas locales. Al parecer el hecho de que este tipo de artimañas lleguen a concretarse en ciudadanos mendocinos, se da gracias a otro fenómeno relacionado a las nuevas vías de acceso por las que se intenta persuadir con dinero a los más necesitados.

Según pudo comprobar El Ciudadano, estos estafadores, desde otro continente, publican avisos clasificados en páginas conocidas por todos y que en mayor o menor medida tienen cierta credibilidad entre los lectores. Así, gracias a ese ‘pacto de confianza’ producto de la cercanía, varios mendocinos cayeron en la trampa y solicitaron un préstamo a un banquero nigeriano que opera con financieras internacionales dispuestas a dar plata sin garantías comprobables. Lo cierto es que nadie le presta plata a nadie no sin antes asegurarse de que el dinero vuelva mediante la devolución.

El engaño más popular: el préstamo

El Ciudadano recibió dos denuncias relacionadas a un crédito personal que se publicita en páginas de avisos clasificados y nunca fue otorgado, aún cuando la víctima envió dinero mediante la mensajería de activos Western Union.

La trama delictiva 2.0 nace cuando una persona “brinda” la facilidad para que cualquier persona pueda acceder a un préstamo, sin garantías y con una tasa de interés bajísima, del 1% anual, por ejemplo. Aprovechándose de la necesidad de la potencial víctima, primero se le solicitan sus datos personales, monto del préstamo que necesita y plazo para devolverlo. Una vez enviados estos primeros datos contestan diciendo que pueden proporcionar el préstamo a un interés entre el 2% al 3% anual, indican la cuota mensual a pagar y solicitan la aprobación, por lo que el interesado debe responder con su conformidad.

Luego llaman a la persona hablándole en inglés –los timadores no hablan castellano– y paso seguido le envían un correo electrónico solicitándole un determinado importe por los gastos de transferencia del préstamo, que debe ser enviado para que de esa forma le puedan hacer la transferencia bancaria.

Está técnica –más conocida como “la estafa nigeriana del préstamo”– también acepta ciertas variantes operativas, como podemos ver en el siguiente caso denunciado en nuestra redacción.

Caso testigo

La víctima se llama Gustavo Scaiola (DNI 25.596.966), es de Mendoza y nos contó la siguiente historia con la documentación que la sustenta. Scaiola explica: “Yo necesitaba un préstamo para poder seguir adelante con mis actividades laborales en la Argentina, y por una página de Internet de la provincia de Mendoza obtuve la información que desde Nigeria un tal Robert W. Brown (quien tiene pasaporte de Trinidad y Tobago), otorgaba préstamos a largo plazo y a baja tasa de interés.  Entonces, yo les escribí y ellos efectivamente me respondieron. Inmediatamente después, comenzaron a solicitarme envíos de dinero vía Western Union para pagar diversos gastos, tales como sellado, seguros, aperturas de cuentas bancarias en el Reino Unido, costos de transferencias, etcétera. Yo siempre realicé los pagos a una persona llamada Moisés Oshegue, residente en Nigeria, tal como un señor Robert Williams me indicaba. Sin embargo, la mayoría de ese dinero iba a un banco británico llamado Hampshire Trust Bank, banco al cual, según ellos, en poco tiempo me transferirían el monto del préstamo a mi cuenta bancaria en la Argentina del Banco de Galicia. Pero, lamentablemente, luego de haberles pagado la suma de US$ 6.010, nunca me enviaron el monto del préstamo hasta el día de hoy, ni tampoco me reintegraron los gastos a pesar de mis reiteradas solicitudes”.

comentarios

imagen imagen
Login