Cargando...
Por Redacción

Cuatro mil evacuados por las fuertes tormentas en el centro del país



Otra vez una de las provincias más afectadas es Córdoba, donde unas 1.200 personas debieron abandonar sus casas y Jesús María quedó prácticamente aislada al caerse el puente Bailey que unía esa localidad con Ascochinga por la crecida del río.


La totalidad del territorio provincial estaba afectado desde hace varias horas por las lluvias, pero el norte continuaba hoy bajo alerta del Servicio Meteorológico, mientras las precipitaciones ya eran de menor intensidad en el centro y sur provincial.


Las lluvias torrenciales que se iniciaron el pasado 15 de febrero causaron ocho muertos y miles de evacuados y damnificados, además de roturas en infraestructura, como acueductos, redes de electricidad, puentes, rutas y calles, especialmente en la zona de las Sierras Chicas, en el noroeste, y en el noreste.


“Estamos complicados con este desastre meteorológico que estamos teniendo. Lamentablemente todos los pronósticos (de lluvia) se están cumpliendo”, explicó el ministro de Acción Social de la provincia de Córdoba, Daniel Passerini.


Además, el funcionario agregó: “Hemos tenido lluvias en lugares que no venían afectados, y esto agravó la situación y, en otros lugares donde no había habido inconvenientes, la situación está complicada”.


Foto: La Voz (Córdoba)


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Cuatro mil evacuados por las fuertes tormentas en el centro del país

Otra vez una de las provincias más afectadas es Córdoba, donde unas 1.200 personas debieron abandonar sus casas y Jesús María quedó prácticamente aislada al caerse el puente Bailey que unía esa localidad con Ascochinga por la crecida del río.

La totalidad del territorio provincial estaba afectado desde hace varias horas por las lluvias, pero el norte continuaba hoy bajo alerta del Servicio Meteorológico, mientras las precipitaciones ya eran de menor intensidad en el centro y sur provincial.

Las lluvias torrenciales que se iniciaron el pasado 15 de febrero causaron ocho muertos y miles de evacuados y damnificados, además de roturas en infraestructura, como acueductos, redes de electricidad, puentes, rutas y calles, especialmente en la zona de las Sierras Chicas, en el noroeste, y en el noreste.

“Estamos complicados con este desastre meteorológico que estamos teniendo. Lamentablemente todos los pronósticos (de lluvia) se están cumpliendo”, explicó el ministro de Acción Social de la provincia de Córdoba, Daniel Passerini.

Además, el funcionario agregó: “Hemos tenido lluvias en lugares que no venían afectados, y esto agravó la situación y, en otros lugares donde no había habido inconvenientes, la situación está complicada”.

Foto: La Voz (Córdoba)

comentarios

imagen imagen
Login