Cargando...
Por Redacción

Cuatro ejercicios para mejorar la sexualidad



El placer también puede entrenarse. La fórmula está en los ejercicios que le dan más flexibilidad a la pelvis, contribuyen a relajar glúteos y piernas y mejoran la conexión con una misma. Te mostramos una secuencia básica, para poner en práctica y aprovechar sus beneficios.


1. Rotación de pelvis. Parada, con las piernas abiertas y las manos en la cintura, realizá círculos sobre el eje del cuerpo. Con cuidado de no levantar los hombros.


2. Balanceo de pelvis. Acostada boca arriba, inspirá y balancea la pelvis hacia atrás, arqueando la parte inferior de la espalda. Al exhalar, dejá que la pelvis vuelva lentamente hacia adelante. Realizá el ejercicio muy lentamente, manteniendo la pelvis levantada. El beneficio extra: ayuda a aliviar los dolores menstruales.


3. Elevación de pelvis. Acostada boca arriba, con las rodillas flexionadas y levantadas, inspirá y balanceá levemente la pelvis arqueando la parte inferior de la espalda. Al largar el aire, levantá ligeramente la pelvis, comenzando por el sacro, hasta que se separe del suelo. Continuá el movimiento, levantando vértebra por vértebra, hasta quedar apoyada solamente por los hombros y los pies. Volvé a la posición inicial con un movimiento lento y suave.


4. Rotación de caderas. De pie, con las piernas separadas y levemente flexionadas, y las manos en las caderas, rotá la pelvis varias veces hacia atrás y hacia ambos lados. Luego, repetí la misma secuencia hacia adelante. Las claves: que las caderas -y no las piernas- guíen el movimiento y mantener los muslos y los glúteos relajada.


La recomendación es realizar las secuencias varias veces y en los casos en que sea necesario, hacia ambos lados. Y, después, sólo pensar en gozar./EntreMujeres


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Cuatro ejercicios para mejorar la sexualidad

El placer también puede entrenarse. La fórmula está en los ejercicios que le dan más flexibilidad a la pelvis, contribuyen a relajar glúteos y piernas y mejoran la conexión con una misma. Te mostramos una secuencia básica, para poner en práctica y aprovechar sus beneficios.

1. Rotación de pelvis. Parada, con las piernas abiertas y las manos en la cintura, realizá círculos sobre el eje del cuerpo. Con cuidado de no levantar los hombros.

2. Balanceo de pelvis. Acostada boca arriba, inspirá y balancea la pelvis hacia atrás, arqueando la parte inferior de la espalda. Al exhalar, dejá que la pelvis vuelva lentamente hacia adelante. Realizá el ejercicio muy lentamente, manteniendo la pelvis levantada. El beneficio extra: ayuda a aliviar los dolores menstruales.

3. Elevación de pelvis. Acostada boca arriba, con las rodillas flexionadas y levantadas, inspirá y balanceá levemente la pelvis arqueando la parte inferior de la espalda. Al largar el aire, levantá ligeramente la pelvis, comenzando por el sacro, hasta que se separe del suelo. Continuá el movimiento, levantando vértebra por vértebra, hasta quedar apoyada solamente por los hombros y los pies. Volvé a la posición inicial con un movimiento lento y suave.

4. Rotación de caderas. De pie, con las piernas separadas y levemente flexionadas, y las manos en las caderas, rotá la pelvis varias veces hacia atrás y hacia ambos lados. Luego, repetí la misma secuencia hacia adelante. Las claves: que las caderas -y no las piernas- guíen el movimiento y mantener los muslos y los glúteos relajada.

La recomendación es realizar las secuencias varias veces y en los casos en que sea necesario, hacia ambos lados. Y, después, sólo pensar en gozar./EntreMujeres

comentarios

imagen imagen
Login