ciudadanodiario.com.ar
Crónica de un gran susto
Cargando...
Por Redacción

Crónica de un gran susto



Sábado a la tarde. Iban apenas cinco minutos de juego cuando Emanuel Castellanos, defensor de CEC, en una jugada desafortunada golpeó su cabeza con el cemento que sostiene el alambrado perimetral, hecho que le provocó un profundo corte en su cabeza. Producto del fuerte impacto, Castellanos perdió por un instante el conocimiento, lo que provocó desconcierto en el resto de los protagonistas del duelo.


Era una postal desesperante. El jugador perdía gran cantidad de sangre y comenzó a convulsionar. Los plateístas del CEC rompían una tela que se encontraba detrás de la platea con el propósito que lo sacaran por ese sector. Algunos futbolistas rezaban, lloraban e imploraban al cielo por la salud del pibe. Luego de unos minutos y tras recibir los primeros auxilios, Castellanos comenzó a reaccionar. Hasta los propios simpatizantes locales ovacionaron al futbolista que se encontraba en una camilla en la que fue retirado por el portón que da a la calle Manuel A. Sáez hasta la avenida Mitre, donde concurriría un móvil del ECI, que según los testigos, tardó 20 minutos en llegar al lugar.


El jugador fue retirado y trasladado al Hospital Central donde, según denunciaron sus familiares y el presidente del CEC, Guillermo Pereyra, tardó en ser atendido, aunque por fortuna quedó fuera de peligro. Hasta allí la crónica de lo ocurrido que, como decimos, pudo haber sido peor, donde además hubo un partido, que Argentino ganó 1 a 0 al CEC.


¿Falso médico?

El reglamento del Torneo Federal B habla de responsabilidad y no obligación en lo concerniente a ciertos detalles de la organización de espectáculos. En el título XII, capítulo 62, punto b dice: “La organización de todo lo inherente al partido es responsabilidad del Club que actúa como local, entre las cuales se encuentran las siguientes: b) La adopción de medidas que en caso de accidentes permitan la atención del accidentado (primeros auxilios), tales como la presencia de personal médico, ambulancias, etcétera. En lo concreto, Argentino cumplió su responsabilidad de contar con un personal médico.


Sin embargo se produjo una situación confusa porque cuando acudió el personal de ECI, la facultativa le dijo a quien se presentó como médico: “Vos no lo tocás”. Según testigos la médica manifestó que esta persona no se trataba de un médico.

Ayer, en diálogo con este diario, el titular del club, Nelson Reynoso, manifestó que investigarán si dicha persona es médico, teniendo en cuenta que a principio de temporada presentó una matrícula que lo acredita como tal. En caso contrario, “me convertiré en particular querellante”, adelantó el titular del club de San José. Esa persona ya habría ejercido la misma función en Gutiérrez, entre otros clubes.


A su turno, Guillermo Pereyra, titular del Centro Empleados de Comercio, anticipó que presentarán una nota de protesta en la Liga Mendocina para “resguardar a los jugadores”, según manifestó al referirse a la situación de la persona que decía ser médico. “Estamos esperando el informe del árbitro (Hernán Mostaccio), pero a mis colaboradores les consta que esta persona presentó un certificado porque había extraviado el carnet y los documentos”, agregó Pereyra.


El partido prosiguió previa consulta del árbitro a los capitanes sobre si estaban en condiciones de seguir, a lo que respondieron afirmativamente. “El árbitro tiene la potestad de suspenderlo si los jugadores manifiestan que no se sienten en condiciones anímicas de jugar”, dijo Pereyra. / Fernando Montaña


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Crónica de un gran susto

Sábado a la tarde. Iban apenas cinco minutos de juego cuando Emanuel Castellanos, defensor de CEC, en una jugada desafortunada golpeó su cabeza con el cemento que sostiene el alambrado perimetral, hecho que le provocó un profundo corte en su cabeza. Producto del fuerte impacto, Castellanos perdió por un instante el conocimiento, lo que provocó desconcierto en el resto de los protagonistas del duelo.

Era una postal desesperante. El jugador perdía gran cantidad de sangre y comenzó a convulsionar. Los plateístas del CEC rompían una tela que se encontraba detrás de la platea con el propósito que lo sacaran por ese sector. Algunos futbolistas rezaban, lloraban e imploraban al cielo por la salud del pibe. Luego de unos minutos y tras recibir los primeros auxilios, Castellanos comenzó a reaccionar. Hasta los propios simpatizantes locales ovacionaron al futbolista que se encontraba en una camilla en la que fue retirado por el portón que da a la calle Manuel A. Sáez hasta la avenida Mitre, donde concurriría un móvil del ECI, que según los testigos, tardó 20 minutos en llegar al lugar.

El jugador fue retirado y trasladado al Hospital Central donde, según denunciaron sus familiares y el presidente del CEC, Guillermo Pereyra, tardó en ser atendido, aunque por fortuna quedó fuera de peligro. Hasta allí la crónica de lo ocurrido que, como decimos, pudo haber sido peor, donde además hubo un partido, que Argentino ganó 1 a 0 al CEC.

¿Falso médico?
El reglamento del Torneo Federal B habla de responsabilidad y no obligación en lo concerniente a ciertos detalles de la organización de espectáculos. En el título XII, capítulo 62, punto b dice: “La organización de todo lo inherente al partido es responsabilidad del Club que actúa como local, entre las cuales se encuentran las siguientes: b) La adopción de medidas que en caso de accidentes permitan la atención del accidentado (primeros auxilios), tales como la presencia de personal médico, ambulancias, etcétera. En lo concreto, Argentino cumplió su responsabilidad de contar con un personal médico.

Sin embargo se produjo una situación confusa porque cuando acudió el personal de ECI, la facultativa le dijo a quien se presentó como médico: “Vos no lo tocás”. Según testigos la médica manifestó que esta persona no se trataba de un médico.
Ayer, en diálogo con este diario, el titular del club, Nelson Reynoso, manifestó que investigarán si dicha persona es médico, teniendo en cuenta que a principio de temporada presentó una matrícula que lo acredita como tal. En caso contrario, “me convertiré en particular querellante”, adelantó el titular del club de San José. Esa persona ya habría ejercido la misma función en Gutiérrez, entre otros clubes.

A su turno, Guillermo Pereyra, titular del Centro Empleados de Comercio, anticipó que presentarán una nota de protesta en la Liga Mendocina para “resguardar a los jugadores”, según manifestó al referirse a la situación de la persona que decía ser médico. “Estamos esperando el informe del árbitro (Hernán Mostaccio), pero a mis colaboradores les consta que esta persona presentó un certificado porque había extraviado el carnet y los documentos”, agregó Pereyra.

El partido prosiguió previa consulta del árbitro a los capitanes sobre si estaban en condiciones de seguir, a lo que respondieron afirmativamente. “El árbitro tiene la potestad de suspenderlo si los jugadores manifiestan que no se sienten en condiciones anímicas de jugar”, dijo Pereyra. / Fernando Montaña

comentarios

Login