ciudadanodiario.com.ar
Cristina se pone al frente de la campaña
Cargando...
Por Redacción

Cristina se pone al frente de la campaña



Aliviada por la sonora negativa de la Cámara Federal a abrir una investigación en su contra, Cristina Kirchner se puso al frente de la denominada “reelección del proyecto”, un protagonismo que la llevaría a figurar como candidata a algún cargo en las boletas del Frente para la Victoria.

El mismo jueves en el que los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Freiler derribaron la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la Presidenta, el canciller Héctor Timerman y otros funcionarios, Cristina anunció una serie de planes de fomento al consumo y una amplia moratoria fiscal.

Pareció un lanzamiento electoral, con guiños a Mariano Recalde, su delfín en la Ciudad de Buenos Aires; Sergio Berni, entreverado en una carrera multitudinaria a la Gobernación; y Axel Kicillof, a quien Cristina busca encaramar en la puja por su sucesión. ¿Será como vice o como cabeza de fórmula?

Horas antes, Carlos Zannini, arquitecto jurídico del kirchnerismo, Aníbal Fernández y Eduardo “Wado” De Pedro habían recibido en la Casa Rosada a cuatro gobernadores: el jujeño Eduardo Fellner, el sanjuanino José Luis Gioja, el riojano Luis Beder Herrera y el formoseño Gildo Insfrán.

Los gobernadores se llevaron varias conclusiones de ese encuentro: que no deben desdoblar las elecciones provinciales para fortalecer al candidato presidencial del oficialismo; y que ella misma será candidata, según les deslizó Zannini, al Parlasur, aunque también podría ser diputada nacional.

En esa reunión, Gioja, que dice que la Constitución provincial lo habilita a ir por otro mandato e Insfrán, aceptaron el pedido de unificar los comicios con los nacionales, mientras que Fellner y Beder Herrera -no puede ser candidato-, con frentes más complicados en sus respectivos distritos, quedaron en pensarlo.

Para el peronismo, el encuentro y la posterior escenografía de campaña en la Casa Rosada resultaron tranquilizadores en un punto que parece de Perogrullo pero que no estaba claro: la Presidenta finalmente jugará a ganar las elecciones y buscará que la economía se muestre saludable para potenciar al oficialismo. Todos ellos, además, esperan que la Presidenta bendiga al ganador de las Primarias del Frente para la Victoria, competencia en la que puntea Daniel Scioli.

La macroeconomía muestra muchos desequilibrios y el default declarado por el juez Thomas Griesa se ensancha paulatinamente, pero parece que ambos factores inciden poco en el clima interno y serán tarea impostergable para el próximo gobierno.

En ese contexto, Scioli mantiene su confianza inclaudicable en que será el candidato del FPV, con el respaldo de los gobernadores y la resignación del kirchnerismo duro. Sin embargo, todavía falta mucho y la Presidenta suele ocultar sus cartas hasta el final. Eso también dejó claro Zannini en la reunión.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Cristina se pone al frente de la campaña

Aliviada por la sonora negativa de la Cámara Federal a abrir una investigación en su contra, Cristina Kirchner se puso al frente de la denominada “reelección del proyecto”, un protagonismo que la llevaría a figurar como candidata a algún cargo en las boletas del Frente para la Victoria.
El mismo jueves en el que los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Freiler derribaron la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la Presidenta, el canciller Héctor Timerman y otros funcionarios, Cristina anunció una serie de planes de fomento al consumo y una amplia moratoria fiscal.
Pareció un lanzamiento electoral, con guiños a Mariano Recalde, su delfín en la Ciudad de Buenos Aires; Sergio Berni, entreverado en una carrera multitudinaria a la Gobernación; y Axel Kicillof, a quien Cristina busca encaramar en la puja por su sucesión. ¿Será como vice o como cabeza de fórmula?
Horas antes, Carlos Zannini, arquitecto jurídico del kirchnerismo, Aníbal Fernández y Eduardo “Wado” De Pedro habían recibido en la Casa Rosada a cuatro gobernadores: el jujeño Eduardo Fellner, el sanjuanino José Luis Gioja, el riojano Luis Beder Herrera y el formoseño Gildo Insfrán.
Los gobernadores se llevaron varias conclusiones de ese encuentro: que no deben desdoblar las elecciones provinciales para fortalecer al candidato presidencial del oficialismo; y que ella misma será candidata, según les deslizó Zannini, al Parlasur, aunque también podría ser diputada nacional.
En esa reunión, Gioja, que dice que la Constitución provincial lo habilita a ir por otro mandato e Insfrán, aceptaron el pedido de unificar los comicios con los nacionales, mientras que Fellner y Beder Herrera -no puede ser candidato-, con frentes más complicados en sus respectivos distritos, quedaron en pensarlo.
Para el peronismo, el encuentro y la posterior escenografía de campaña en la Casa Rosada resultaron tranquilizadores en un punto que parece de Perogrullo pero que no estaba claro: la Presidenta finalmente jugará a ganar las elecciones y buscará que la economía se muestre saludable para potenciar al oficialismo. Todos ellos, además, esperan que la Presidenta bendiga al ganador de las Primarias del Frente para la Victoria, competencia en la que puntea Daniel Scioli.
La macroeconomía muestra muchos desequilibrios y el default declarado por el juez Thomas Griesa se ensancha paulatinamente, pero parece que ambos factores inciden poco en el clima interno y serán tarea impostergable para el próximo gobierno.
En ese contexto, Scioli mantiene su confianza inclaudicable en que será el candidato del FPV, con el respaldo de los gobernadores y la resignación del kirchnerismo duro. Sin embargo, todavía falta mucho y la Presidenta suele ocultar sus cartas hasta el final. Eso también dejó claro Zannini en la reunión.

comentarios

Login