Cargando...
Por Redacción

Cornejo tiene toda la confianza



Quizá antes que los números confirmen los resultados, lo más esperado es el reconocimiento del derrotado y la felicitación al triunfador. Eso ocurrió a las 21.16 cuando Adolfo Bermejo se subió al estrado del hotel Intercontinental junto a Diego Martínez Palau y se hizo cargo de los resultados negativos para el FpV. Inmediatamente en el bunker del frente Cambia Mendoza estalló la alegría y comenzaron los festejos.


Alfredo Cornejo logra así la gobernación de Mendoza y se enfrenta ahora a un largo proceso de transición hasta el 10 de diciembre, un camino que no estará sembrado de flores, sobre todo si durante la campaña las críticas a la actual gestión tensaron las relaciones entre el futuro gobernador radical y el actual mandatario peronista.


La ciudadanía mendocina respondió con la mayoría de los votos al resultado de los ocho años de gestión justicialista y seguramente le cobró la sumisión de los últimos mandatarios (Celso Jaque y el actual, Francisco Paco Pérez) a los ya casi 12 años de gobierno kirchnerista.


El radicalismo de Mendoza ha mandado un claro mensaje de que hay una buena proporción de votantes que quiere cambios y que el oficialismo provincial y varios de los municipales ya no responden a las necesidades de la población.


El gobernador electo supo leer durante la campaña, y particularmente después de ganar en las PASO, los temas que más preocupan a los mendocinos. Hizo hincapié en la seguridad y en el ordenamiento de las cuentas públicas, a las que se propuso ordenar y corregir el desorden en el manejo de la economía.


De acuerdo a la promesa del ahora gobernador electo de los mendocinos, se vienen cambios para la provincia. Cornejo tiene un equipo afiatado en el manejo de la cosa pública y cuenta a su lado con una vicegobernadora electa, la senadora Laura Montero, muy sólida en el manejo de la economía y los temas sociales.


A los pocos minutos de confirmarse el triunfo, Alfredo Cornejo subió al estrado del búnker radical acompañado de Laura Montero, Julio Cobos, Ernesto Sanz, Rodolfo Suárez y Enrique Vaquié, entre otros, a los que poco después se sumó el precandidato presidencial de PRO, Mauricio Macri.


Allí, aún embargado por la emoción, se dirigió a los concurrentes: “Es un orgullo para mí en particular ser electo gobernador de la provincia de Mendoza. Es un anhelo de muchos ciudadanos, pero creo que para quienes estamos en esta actividad no sólo tiene que ser para el beneplácito personal. Significa para mí una gran responsabilidad, una inmensa responsabilidad gobernar Mendoza por cuatro años”.


“Creo haber hecho una campaña muy austera. Pienso que Mendoza no está bien, pero también pensó que podemos empezar a resolver cada uno de los problemas que tenemos como sociedad”. “Doble hecho histórico en los últimos 20 años, va a ser el porcentaje más alto para un gobernador y es la primera vicegobernadora mujer que ha sido electa por los mendocinos. Laura Montero fue elegida por sus propias cualidades, trayectoria y prestigio.


“Hemos triunfado ante un grupo que ha contado con mucho poder. Pero debemos invitarlo al diálogo constructivo y quiero crear un clima de convivencia como debemos tener los mendocinos y los argentinos”.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Cornejo tiene toda la confianza

Quizá antes que los números confirmen los resultados, lo más esperado es el reconocimiento del derrotado y la felicitación al triunfador. Eso ocurrió a las 21.16 cuando Adolfo Bermejo se subió al estrado del hotel Intercontinental junto a Diego Martínez Palau y se hizo cargo de los resultados negativos para el FpV. Inmediatamente en el bunker del frente Cambia Mendoza estalló la alegría y comenzaron los festejos.

Alfredo Cornejo logra así la gobernación de Mendoza y se enfrenta ahora a un largo proceso de transición hasta el 10 de diciembre, un camino que no estará sembrado de flores, sobre todo si durante la campaña las críticas a la actual gestión tensaron las relaciones entre el futuro gobernador radical y el actual mandatario peronista.

La ciudadanía mendocina respondió con la mayoría de los votos al resultado de los ocho años de gestión justicialista y seguramente le cobró la sumisión de los últimos mandatarios (Celso Jaque y el actual, Francisco Paco Pérez) a los ya casi 12 años de gobierno kirchnerista.

El radicalismo de Mendoza ha mandado un claro mensaje de que hay una buena proporción de votantes que quiere cambios y que el oficialismo provincial y varios de los municipales ya no responden a las necesidades de la población.

El gobernador electo supo leer durante la campaña, y particularmente después de ganar en las PASO, los temas que más preocupan a los mendocinos. Hizo hincapié en la seguridad y en el ordenamiento de las cuentas públicas, a las que se propuso ordenar y corregir el desorden en el manejo de la economía.

De acuerdo a la promesa del ahora gobernador electo de los mendocinos, se vienen cambios para la provincia. Cornejo tiene un equipo afiatado en el manejo de la cosa pública y cuenta a su lado con una vicegobernadora electa, la senadora Laura Montero, muy sólida en el manejo de la economía y los temas sociales.

A los pocos minutos de confirmarse el triunfo, Alfredo Cornejo subió al estrado del búnker radical acompañado de Laura Montero, Julio Cobos, Ernesto Sanz, Rodolfo Suárez y Enrique Vaquié, entre otros, a los que poco después se sumó el precandidato presidencial de PRO, Mauricio Macri.

Allí, aún embargado por la emoción, se dirigió a los concurrentes: “Es un orgullo para mí en particular ser electo gobernador de la provincia de Mendoza. Es un anhelo de muchos ciudadanos, pero creo que para quienes estamos en esta actividad no sólo tiene que ser para el beneplácito personal. Significa para mí una gran responsabilidad, una inmensa responsabilidad gobernar Mendoza por cuatro años”.

“Creo haber hecho una campaña muy austera. Pienso que Mendoza no está bien, pero también pensó que podemos empezar a resolver cada uno de los problemas que tenemos como sociedad”. “Doble hecho histórico en los últimos 20 años, va a ser el porcentaje más alto para un gobernador y es la primera vicegobernadora mujer que ha sido electa por los mendocinos. Laura Montero fue elegida por sus propias cualidades, trayectoria y prestigio.

“Hemos triunfado ante un grupo que ha contado con mucho poder. Pero debemos invitarlo al diálogo constructivo y quiero crear un clima de convivencia como debemos tener los mendocinos y los argentinos”.

comentarios

imagen imagen
Login