ciudadanodiario.com.ar
En un emocionante partido, Central y Palmeiras igualaron 3 a 3
Cargando...
Por Redacción

En un emocionante partido, Central y Palmeiras igualaron 3 a 3



Con la misión de asegurar su boleto a los octavos de final de la Copa Libertadores, RosarioCentral recibió al Palmeiras en el Dr. Lisandro de la Torre. El clima festivo que presentó elGigante de Arroyito estaba dado para que el Canalla se convierta en el tercer equipo clasificado (Atlético Nacional y Toluca son los dos primeros) y colabore con el presente de Nacional deMontevideo, que sin jugar también entraba a la instancia de los 16 mejores.


A pesar de las condiciones establecidas, el duelo comenzó con una sorpresiva presión del equipoPalmeiras. Una intervención de Gabriel Jesus provocó el error de Alejandro Donatti y de no haber sido por la concentración de Sebastián Sosa la fiesta se hubiese opacado antes del minuto de juego.


Los nervios de los protagonistas argentinos fue muy notorio y otra falla propia le permitió al delantero más incisivo de la cancha imponer el 1 a 0. El pase hacia atrás de Damián Mustodescolocó a los centrales y el paulista facturó. La adversidad no estaba en los planes de laAcademia.


Sobre la media hora los de Eduardo Coudet tuvieron dos ocasiones para lograr la igualdad: un tiro libre ejecutado por Franco Cervi, desactivado por Fernando Prass, fue la amenaza que hizo reaccionar al dueño de casa, dado que de ese tiro de esquina, Javier Pinola recibió en la medialuna del área y buscó el palo más lejano del arquero, pero su defectuoso remate no pudo ser corregido por Marco Ruben.


La pelota parada fue la llave para emparejar las acciones. Donatti se hizo cargo del balón y con un disparo rasante selló el 1 a 1. El grito fue similar al que alguna vez convirtió Lionel Messijugando para la Selección ante Uruguay. Sin dudas, el salto de la barrera colaboró con el gol.


Como todo encuentro trabado, los detalles tuvieron una gran importancia para llegar a la red. Cada tiro libre se llenó de suspenso y antes de que se vayan al descanso se produjo lo impensado: centro de Robinho, cabezazo de Gabriel Jesus y otra vez en desventaja. Los reclamos por un supuesto offside de Alecsandro no manipularon a la terna arbitral para que anule el gol. Además, en el otro arco Germán Herrera participó de una situación similar, peroPrass se lució con una tapada extraordinaria. A los del Chacho le quedaban 45 minutos para conseguir la hazaña.


En el amanecer del complemento los de Cuca dilapidaron la chance de liquidar el compromiso.Gabriel hizo temblar a la mitad de Rosario con una obra que le devolvió el palo. El Palmeiras justificaba la victoria por la individualidad de sus protagonistas y el inteligente planteo de su entrenador.


Más allá de la rigurosidad defensiva de los brasileños, Central volvió a empatar el cotejo gracias al laboratorio de Coudet. La actuación de Giovani Lo Celso para desconcentrar a la última línea, junto con el profundo pase de Gustavo Colman y la deliciosa resolución de Franco Cerviconformaron el golazo que hizo estallar al Gigante de Arroyito.


La gesta se consolidó luego de la polémica decisión del ecuatoriano Zambrano, quien observó una discutida infracción de Vitor Hugo sobre Musto. Un milagroso penal le permitió a MarcoRuben revertir el marcador para empezar a cerrar el codiciado boleto, aunque un centro deEgídio a la cabeza de Edu Dracena volvió a paralizar corazones. El travesaño le dio otra vida al local.


La impotencia Gabriel Jesus hizo que el delantero le propine una patada en los testículos al volante canalla en las narices del colegiado. La irresponsabilidad del goleador favoreció a RosarioCentral porque a partir de su expulsión, intentó adueñarse del pleito.


Finalmente, lejos de lo que exigía el espectáculo, la Academia volvió a fallar en otro envío aéreo. El tiro libre de Egido y el toque de Lucas Barrios descolocaron a Sosa para que el sufrimiento se traslade hasta las últimas consecuencias.


Todo se resolverá en la próxima fecha. Nacional puede confirmar su estadía en la siguiente instancia si consigue sumar al menos un punto en el duelo contra River de Uruguay. Si no lo logra, el pasaje lo deberán resolver en el choque con los rosarinos el Centenario, donde un empate le servirá a ambos. En cambio, Palemiras podrá seguir en carrera si golea al rival más débil del Grupo 2 y no se reparten las unidades en la Banda Oriental. Las especulaciones complican a los brasileños.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

En un emocionante partido, Central y Palmeiras igualaron 3 a 3

Con la misión de asegurar su boleto a los octavos de final de la Copa Libertadores, RosarioCentral recibió al Palmeiras en el Dr. Lisandro de la Torre. El clima festivo que presentó elGigante de Arroyito estaba dado para que el Canalla se convierta en el tercer equipo clasificado (Atlético Nacional y Toluca son los dos primeros) y colabore con el presente de Nacional deMontevideo, que sin jugar también entraba a la instancia de los 16 mejores.

A pesar de las condiciones establecidas, el duelo comenzó con una sorpresiva presión del equipoPalmeiras. Una intervención de Gabriel Jesus provocó el error de Alejandro Donatti y de no haber sido por la concentración de Sebastián Sosa la fiesta se hubiese opacado antes del minuto de juego.

Los nervios de los protagonistas argentinos fue muy notorio y otra falla propia le permitió al delantero más incisivo de la cancha imponer el 1 a 0. El pase hacia atrás de Damián Mustodescolocó a los centrales y el paulista facturó. La adversidad no estaba en los planes de laAcademia.

Sobre la media hora los de Eduardo Coudet tuvieron dos ocasiones para lograr la igualdad: un tiro libre ejecutado por Franco Cervi, desactivado por Fernando Prass, fue la amenaza que hizo reaccionar al dueño de casa, dado que de ese tiro de esquina, Javier Pinola recibió en la medialuna del área y buscó el palo más lejano del arquero, pero su defectuoso remate no pudo ser corregido por Marco Ruben.

La pelota parada fue la llave para emparejar las acciones. Donatti se hizo cargo del balón y con un disparo rasante selló el 1 a 1. El grito fue similar al que alguna vez convirtió Lionel Messijugando para la Selección ante Uruguay. Sin dudas, el salto de la barrera colaboró con el gol.

Como todo encuentro trabado, los detalles tuvieron una gran importancia para llegar a la red. Cada tiro libre se llenó de suspenso y antes de que se vayan al descanso se produjo lo impensado: centro de Robinho, cabezazo de Gabriel Jesus y otra vez en desventaja. Los reclamos por un supuesto offside de Alecsandro no manipularon a la terna arbitral para que anule el gol. Además, en el otro arco Germán Herrera participó de una situación similar, peroPrass se lució con una tapada extraordinaria. A los del Chacho le quedaban 45 minutos para conseguir la hazaña.

En el amanecer del complemento los de Cuca dilapidaron la chance de liquidar el compromiso.Gabriel hizo temblar a la mitad de Rosario con una obra que le devolvió el palo. El Palmeiras justificaba la victoria por la individualidad de sus protagonistas y el inteligente planteo de su entrenador.

Más allá de la rigurosidad defensiva de los brasileños, Central volvió a empatar el cotejo gracias al laboratorio de Coudet. La actuación de Giovani Lo Celso para desconcentrar a la última línea, junto con el profundo pase de Gustavo Colman y la deliciosa resolución de Franco Cerviconformaron el golazo que hizo estallar al Gigante de Arroyito.

La gesta se consolidó luego de la polémica decisión del ecuatoriano Zambrano, quien observó una discutida infracción de Vitor Hugo sobre Musto. Un milagroso penal le permitió a MarcoRuben revertir el marcador para empezar a cerrar el codiciado boleto, aunque un centro deEgídio a la cabeza de Edu Dracena volvió a paralizar corazones. El travesaño le dio otra vida al local.

La impotencia Gabriel Jesus hizo que el delantero le propine una patada en los testículos al volante canalla en las narices del colegiado. La irresponsabilidad del goleador favoreció a RosarioCentral porque a partir de su expulsión, intentó adueñarse del pleito.

Finalmente, lejos de lo que exigía el espectáculo, la Academia volvió a fallar en otro envío aéreo. El tiro libre de Egido y el toque de Lucas Barrios descolocaron a Sosa para que el sufrimiento se traslade hasta las últimas consecuencias.

Todo se resolverá en la próxima fecha. Nacional puede confirmar su estadía en la siguiente instancia si consigue sumar al menos un punto en el duelo contra River de Uruguay. Si no lo logra, el pasaje lo deberán resolver en el choque con los rosarinos el Centenario, donde un empate le servirá a ambos. En cambio, Palemiras podrá seguir en carrera si golea al rival más débil del Grupo 2 y no se reparten las unidades en la Banda Oriental. Las especulaciones complican a los brasileños.

comentarios

Login