Cargando...
Por Redacción
imagen

Complicada asunción de Vanoli en el BCRA: sería por un decreto de la Presidenta



El gobierno nacional giró hoy a la Cámara Alta el pliego del flamante titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, tras la renuncia ayer de su predecesor Juan Carlos Fábrega. La nómina, a la que tuvo acceso Infobae, cuenta con las firmas del jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof.

A través del decreto 1735, la presidente Cristina Kirchner designó “en comisión” a Vanoli para presidir la entidad. El procedimiento establece que el Ejecutivo puede definir este tipo de nombramientos provisorios “durante el tiempo que insuma el otorgamiento del Acuerdo del Senado, en virtud de lo establecido por el artículo 7° de la Carta Orgánica” del BCRA.


De acuerdo a la normativa parlamentaria, la Comisión de Acuerdos tendrá primero que discutir el pliego y pronunciarse por mayoría a través de un dictamen, antes de que gire al recinto. Sin embargo, lo más dificultoso vendrá en la etapa de tratamiento por parte del pleno. Para que el pliego se apruebe o rechace, es condición necesaria la presencia de dos tercios de los senadores que integran la Cámara.


Pero al oficialismo no le dan los números. El Frente para la Victoria y sus aliados cuentan con 43 votos, y precisa que den quórum al menos cinco legisladores de la oposición. Una tarea que a simple vista parece imposible, ya que Vanoli no cuenta con el consenso y prestigio que tuvo su predecesor Fábrega, cuya designación contó con la aprobación de la mayoría y solo tuvo una abstención.


De lograrse esta poco probable ratificación en la Cámara Alta, Vanoli tendrá un mandato en el BCRA de seis años, una posición que le permitirá operar e influir en las políticas monetarias del próximo gobierno.


Si bien el apoyo del Senado es el camino más indicado para que Vanoli quede firme y cuente con legitimidad política, lo cierto es que este trámite no resulta necesario para que continúe en su puesto. Cristina Kirchner puede adoptar la misma posición cuando designó a Mercedes Marcó del Pont al frente del BCRA: pese a contar con la aprobación de Acuerdos, congeló su pliego y nunca fue tratado en el recinto. Así, la mandataria se reservaría el derecho de despedir al ex titular de la Comisión Nacional de Valores a voluntad, o puede mantenerlo hasta que concluya el período presidencial./ Fuente: Infobae.com


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Complicada asunción de Vanoli en el BCRA: sería por un decreto de la Presidenta

El gobierno nacional giró hoy a la Cámara Alta el pliego del flamante titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, tras la renuncia ayer de su predecesor Juan Carlos Fábrega. La nómina, a la que tuvo acceso Infobae, cuenta con las firmas del jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof.

A través del decreto 1735, la presidente Cristina Kirchner designó “en comisión” a Vanoli para presidir la entidad. El procedimiento establece que el Ejecutivo puede definir este tipo de nombramientos provisorios “durante el tiempo que insuma el otorgamiento del Acuerdo del Senado, en virtud de lo establecido por el artículo 7° de la Carta Orgánica” del BCRA.

De acuerdo a la normativa parlamentaria, la Comisión de Acuerdos tendrá primero que discutir el pliego y pronunciarse por mayoría a través de un dictamen, antes de que gire al recinto. Sin embargo, lo más dificultoso vendrá en la etapa de tratamiento por parte del pleno. Para que el pliego se apruebe o rechace, es condición necesaria la presencia de dos tercios de los senadores que integran la Cámara.

Pero al oficialismo no le dan los números. El Frente para la Victoria y sus aliados cuentan con 43 votos, y precisa que den quórum al menos cinco legisladores de la oposición. Una tarea que a simple vista parece imposible, ya que Vanoli no cuenta con el consenso y prestigio que tuvo su predecesor Fábrega, cuya designación contó con la aprobación de la mayoría y solo tuvo una abstención.

De lograrse esta poco probable ratificación en la Cámara Alta, Vanoli tendrá un mandato en el BCRA de seis años, una posición que le permitirá operar e influir en las políticas monetarias del próximo gobierno.

Si bien el apoyo del Senado es el camino más indicado para que Vanoli quede firme y cuente con legitimidad política, lo cierto es que este trámite no resulta necesario para que continúe en su puesto. Cristina Kirchner puede adoptar la misma posición cuando designó a Mercedes Marcó del Pont al frente del BCRA: pese a contar con la aprobación de Acuerdos, congeló su pliego y nunca fue tratado en el recinto. Así, la mandataria se reservaría el derecho de despedir al ex titular de la Comisión Nacional de Valores a voluntad, o puede mantenerlo hasta que concluya el período presidencial./ Fuente: Infobae.com

comentarios

imagen imagen
Login