ciudadanodiario.com.ar
Cómo desintoxicarse tras los excesos
Cargando...
Por Redacción

Cómo desintoxicarse tras los excesos



Tras las celebraciones el cuerpo pide descanso. Es preciso desintoxicar el organismo para que vuelva a funcionar de manera correcta y deje atrás las molestias de todo tipo que derivan de comer y beber en exceso. El proceso es simple pero lleva tiempo, no obstante, es bueno intentarlo si se tiene en cuenta que hay otra serie de irregularidades que se comenten durante las vacaciones.


El exceso de comida, grasa y alcohol generan en nuestro organismo un aumento desmedido de radicales libres que provoca distintas alteraciones en el sistema celular. Se recomienda tratar de eliminarlo, pues este exceso es la principal causa de algunas molestias típicas: dolores de cabeza, malestares digestivos e hinchazón. Por otro lado, la comida copiosa es la gran culpable del  aumento de peso que muchos experimentan desde las fiestas de fin de año hasta el regreso de los días de descanso.


Cuando la persona se encuentra bajo una fuerte presión su organismo genera mucha adrenalina, noradrenalina, cortisol y aldosterona, lo que ocasiona mayor ansiedad, insomnio y contracciones musculares; así como fatiga física y mental. Por eso, cuando se consumen comidas ricas en oligoelementos como el calcio, el magnesio, el yodo y el zinc, se activa la producción de energía corporal. Las fiestas, el alcohol y la comida chatarra enferman el organismo y aún más cuando la mala alimentación persiste por varios días seguidos. Entonces es de vital importancia desintoxicar el cuerpo, quitarle las toxinas que le hacen daño.


En este sentido, el objetivo es proveer nutrientes a los órganos que se encargan de desechar sustancias del cuerpo: intestinos, riñones, hígado y la piel. Si se estuvo expuesto a gran ingesta de comida y alcohol, es bueno seguir los siguientes consejos:



  • Consumir mucha cantidad de agua ayuda a purificar el cuerpo. Comenzar el día con la ingesta de un vaso para mejorar el tránsito intestinal y estimular la función depurativa del hígado. Tomar dos litros de agua de baja mineralización al día.

  • Tomar en ayunas una cucharadita de vinagre de manzana, tiene propiedades depurativas y diuréticas. Se puede beber solo o en una mezcla que contenga 5 ml de este vinagre y 10 ml de agua. Está prohibida su ingesta cuando la persona tiene úlcera o gastritis crónica.

  • Beber en las mañanas jugo de fruta natural, las más purificantes son el pomelo y el ananá. Evitar endulzarlo con azúcar o miel e ingerirlo lejos de las comidas centrales. Evitar los jugos preparados, las gaseosas y el resto de los refrescos procesados porque hinchan el estómago y dificultan la depuración. También hay que dejar de lado las bebidas estimulantes y alcohol.

  • Comer frutas en el desayuno es beneficioso en tanto sus fibras mejoran la digestión que después de comer mucho durante las fiestas se pone lenta y pesada.

  • Preferir el té verde a otras infusiones porque posee mayor cantidad de antioxidantes. No tomar café ni bebidas que contengan cafeína.

  • Incrementar el consumo de verduras en almuerzo y cena; y también el de fibras. Arroz integral, frutas y verduras orgánicas, remolachas, alcachofas, rábanos, repollo y brócoli son excelentes alimentos desintoxicantes. La zanahoria es fundamental pues reduce el colesterol en la sangre.

  • Evitar el consumo de carnes rojas, lo conveniente es comer pescado, se digiere con facilidad y tiene propiedades desinflamatorias.

  • Disminuir el consumo de alimentos muy refinados y las harinas. No ingerir productos de repostería ni de confitería porque generan gran cantidad de radicales libres en el proceso digestivo e incrementan el ingreso de calorías, las que suelen sobrepasarse durante los festejos.

  • Eliminar de la alimentación, por estos días, los condimentos fuertes y las sustancias irritantes de la mucosa intestinal. Luego de las Fiestas de fin de año muchos experimentan gastritis, por eso es preciso erradicar el ají, la mostaza, la pimienta y el kétchup, entre otros aderezos.

  • Retomar el horario habitual de alimentación y el tamaño usual de la ración.

  • Aumentar la actividad física tanto en cantidad como en calidad.

  • Reducir el consumo de sal porque entorpece la depuración y favorece la retención de líquidos. Consumir más de una cucharadita por día aumenta la presión arterial y provoca sensación de hinchazón, en especial en las piernas.

  • Tomar vitamina C es indispensable pues favorece la producción de glutationa, un compuesto del hígado que repele las toxinas.

  • Respirar profundo para que el oxígeno circule a través de todo el cuerpo y el sistema respiratorio funcione mejor.

  • Tomar agua con limón es suficiente para desintoxicar el cuerpo, tiene un fuerte poder antioxidante que colabora con la digestión e hidrata en forma natural.

  • Agregar jengibre a las comidas o a las infusiones es beneficioso porque ayuda al normal funcionamiento del aparato digestivo y tiene grandes propiedades antioxidantes. También es bueno aumentar la ingesta de ajo, ya que sus compuestos no sólo actúan contra los radicales libres sino que además son anti inflamatorios, digestivos y vasodilatadores.


Las fiestas de fin de año  y sus excesos pueden generar trastornos digestivos, sensación de pesadez, ardor de estómago y estreñimiento, además de falta de ganas para reanudar las actividades cotidianas. Una alimentación desintoxicante limpia al sistema digestivo y proporciona eficiente oxigenación a la sangre, con lo que las funciones orgánicas mejoran su actividad y todo el organismo se beneficia. Estas son sólo algunas recomendaciones que ayudarán a retomar su condición habitual, sin embargo, si presenta problemas mayores y persistentes, asista a su médico para que lo oriente en forma personal.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Cómo desintoxicarse tras los excesos

Tras las celebraciones el cuerpo pide descanso. Es preciso desintoxicar el organismo para que vuelva a funcionar de manera correcta y deje atrás las molestias de todo tipo que derivan de comer y beber en exceso. El proceso es simple pero lleva tiempo, no obstante, es bueno intentarlo si se tiene en cuenta que hay otra serie de irregularidades que se comenten durante las vacaciones.

El exceso de comida, grasa y alcohol generan en nuestro organismo un aumento desmedido de radicales libres que provoca distintas alteraciones en el sistema celular. Se recomienda tratar de eliminarlo, pues este exceso es la principal causa de algunas molestias típicas: dolores de cabeza, malestares digestivos e hinchazón. Por otro lado, la comida copiosa es la gran culpable del  aumento de peso que muchos experimentan desde las fiestas de fin de año hasta el regreso de los días de descanso.

Cuando la persona se encuentra bajo una fuerte presión su organismo genera mucha adrenalina, noradrenalina, cortisol y aldosterona, lo que ocasiona mayor ansiedad, insomnio y contracciones musculares; así como fatiga física y mental. Por eso, cuando se consumen comidas ricas en oligoelementos como el calcio, el magnesio, el yodo y el zinc, se activa la producción de energía corporal. Las fiestas, el alcohol y la comida chatarra enferman el organismo y aún más cuando la mala alimentación persiste por varios días seguidos. Entonces es de vital importancia desintoxicar el cuerpo, quitarle las toxinas que le hacen daño.

En este sentido, el objetivo es proveer nutrientes a los órganos que se encargan de desechar sustancias del cuerpo: intestinos, riñones, hígado y la piel. Si se estuvo expuesto a gran ingesta de comida y alcohol, es bueno seguir los siguientes consejos:

  • Consumir mucha cantidad de agua ayuda a purificar el cuerpo. Comenzar el día con la ingesta de un vaso para mejorar el tránsito intestinal y estimular la función depurativa del hígado. Tomar dos litros de agua de baja mineralización al día.
  • Tomar en ayunas una cucharadita de vinagre de manzana, tiene propiedades depurativas y diuréticas. Se puede beber solo o en una mezcla que contenga 5 ml de este vinagre y 10 ml de agua. Está prohibida su ingesta cuando la persona tiene úlcera o gastritis crónica.
  • Beber en las mañanas jugo de fruta natural, las más purificantes son el pomelo y el ananá. Evitar endulzarlo con azúcar o miel e ingerirlo lejos de las comidas centrales. Evitar los jugos preparados, las gaseosas y el resto de los refrescos procesados porque hinchan el estómago y dificultan la depuración. También hay que dejar de lado las bebidas estimulantes y alcohol.
  • Comer frutas en el desayuno es beneficioso en tanto sus fibras mejoran la digestión que después de comer mucho durante las fiestas se pone lenta y pesada.
  • Preferir el té verde a otras infusiones porque posee mayor cantidad de antioxidantes. No tomar café ni bebidas que contengan cafeína.
  • Incrementar el consumo de verduras en almuerzo y cena; y también el de fibras. Arroz integral, frutas y verduras orgánicas, remolachas, alcachofas, rábanos, repollo y brócoli son excelentes alimentos desintoxicantes. La zanahoria es fundamental pues reduce el colesterol en la sangre.
  • Evitar el consumo de carnes rojas, lo conveniente es comer pescado, se digiere con facilidad y tiene propiedades desinflamatorias.
  • Disminuir el consumo de alimentos muy refinados y las harinas. No ingerir productos de repostería ni de confitería porque generan gran cantidad de radicales libres en el proceso digestivo e incrementan el ingreso de calorías, las que suelen sobrepasarse durante los festejos.
  • Eliminar de la alimentación, por estos días, los condimentos fuertes y las sustancias irritantes de la mucosa intestinal. Luego de las Fiestas de fin de año muchos experimentan gastritis, por eso es preciso erradicar el ají, la mostaza, la pimienta y el kétchup, entre otros aderezos.
  • Retomar el horario habitual de alimentación y el tamaño usual de la ración.
  • Aumentar la actividad física tanto en cantidad como en calidad.
  • Reducir el consumo de sal porque entorpece la depuración y favorece la retención de líquidos. Consumir más de una cucharadita por día aumenta la presión arterial y provoca sensación de hinchazón, en especial en las piernas.
  • Tomar vitamina C es indispensable pues favorece la producción de glutationa, un compuesto del hígado que repele las toxinas.
  • Respirar profundo para que el oxígeno circule a través de todo el cuerpo y el sistema respiratorio funcione mejor.
  • Tomar agua con limón es suficiente para desintoxicar el cuerpo, tiene un fuerte poder antioxidante que colabora con la digestión e hidrata en forma natural.
  • Agregar jengibre a las comidas o a las infusiones es beneficioso porque ayuda al normal funcionamiento del aparato digestivo y tiene grandes propiedades antioxidantes. También es bueno aumentar la ingesta de ajo, ya que sus compuestos no sólo actúan contra los radicales libres sino que además son anti inflamatorios, digestivos y vasodilatadores.

Las fiestas de fin de año  y sus excesos pueden generar trastornos digestivos, sensación de pesadez, ardor de estómago y estreñimiento, además de falta de ganas para reanudar las actividades cotidianas. Una alimentación desintoxicante limpia al sistema digestivo y proporciona eficiente oxigenación a la sangre, con lo que las funciones orgánicas mejoran su actividad y todo el organismo se beneficia. Estas son sólo algunas recomendaciones que ayudarán a retomar su condición habitual, sin embargo, si presenta problemas mayores y persistentes, asista a su médico para que lo oriente en forma personal.

comentarios

Login