Colossus, la primera (y enorme) computadora de la historia
Cargando...
Por Redacción

Colossus, la primera (y enorme) computadora de la historia



Hoy llevás en tu bolsillo una computadora. Es tu celular, y sea del tamaño o potencia que sea, está a miles de años luz de las primeras computadoras. Y al mismo tiempo, por más que tenga un súper procesador, una velocidad ultrasónica, o sea un humilde Samsung Pocket, le debe muchísimo a Colossus, la primera computadora de la historia, desarrollada por un genio incomprendido y mal pagado, llamado Alan Turing.



El proyecto ‘Colossus’ contó con un impulsor fundamental, el matemático de apenas 26 años, Alan Turing. Turing continuó trabajando hasta principios de los 50 en lo que él llamaba el “cerebro electrónico”. Sus teorías no sólo sirvieron para inclinar la balanza a favor de los aliados, sino que sentaron las bases de la informática moderna.



El equipo liderado por Tommy Flowers dedicó diez meses (desde principios de febrero hasta principios de diciembre de 1943) diseñando y construyendo la computadora Colossus en una estación postal del norte de Londres. Después de una prueba funcional el 8 de diciembre de 1943, la máquina fue desmontada y enviada al norte de Bletchley Park.



Fue seguido de nueve máquinas Colossus Mark 2. La primera de ellas se instaló en junio de 1944 mientras que la Mark I original fue convertida a Mark 2. La máquina Colossus número once se terminó justo al final de la guerra.


La primera Colossus tenía el tamaño de una habitación grande, y pesaba más de una tonelada. Fue la primera de las máquinas digitales en incorporar una limitada programabilidad. La idea de una computadora como una máquina de propósito general, y no como una gran calculadora dedicada a resolver problemas difíciles pero singulares, apareció varios años después.


¿Qué pasó con las máquinas? 


Aparentemente se destruyeron ocho de las 10 máquinas Colossus de Bletchley Park en 1946, por orden directa de Winston Churchill. Una más sobrevivió hasta la década del 50, y la última fue desmantelada en 1960 cuando todos los diagramas de sus circuitos y sus planos fueron quemados. Se sabe que varios científicos norteamericanos vieron funcionar a Colossus en visitas secretas a Bletchley Park después de la guerra, pero el gobierno británico vetó toda la información sobre la máquina durante 30 años.



Las razones no fueron sólo militares, sino también políticas, pues se sabe que hubo al menos un bombardeo alemán a una ciudad inglesa que pudo haberse evitado gracias a Colossus, pero que se dejó proceder (a costa de una gran cantidad de muertes) para proteger uno de los secretos mejor guardados durante la Segunda Guerra Mundial.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen

Colossus, la primera (y enorme) computadora de la historia

imagen
Operarias trabajando sobre la Colossus II.Detalle del mecanismo de los engranajes que permitían procesar datos.Réplica de la primera Colossus, dentro del Museo británico.

Hoy llevás en tu bolsillo una computadora. Es tu celular, y sea del tamaño o potencia que sea, está a miles de años luz de las primeras computadoras. Y al mismo tiempo, por más que tenga un súper procesador, una velocidad ultrasónica, o sea un humilde Samsung Pocket, le debe muchísimo a Colossus, la primera computadora de la historia, desarrollada por un genio incomprendido y mal pagado, llamado Alan Turing.

El proyecto ‘Colossus’ contó con un impulsor fundamental, el matemático de apenas 26 años, Alan Turing. Turing continuó trabajando hasta principios de los 50 en lo que él llamaba el “cerebro electrónico”. Sus teorías no sólo sirvieron para inclinar la balanza a favor de los aliados, sino que sentaron las bases de la informática moderna.

El equipo liderado por Tommy Flowers dedicó diez meses (desde principios de febrero hasta principios de diciembre de 1943) diseñando y construyendo la computadora Colossus en una estación postal del norte de Londres. Después de una prueba funcional el 8 de diciembre de 1943, la máquina fue desmontada y enviada al norte de Bletchley Park.

Fue seguido de nueve máquinas Colossus Mark 2. La primera de ellas se instaló en junio de 1944 mientras que la Mark I original fue convertida a Mark 2. La máquina Colossus número once se terminó justo al final de la guerra.

La primera Colossus tenía el tamaño de una habitación grande, y pesaba más de una tonelada. Fue la primera de las máquinas digitales en incorporar una limitada programabilidad. La idea de una computadora como una máquina de propósito general, y no como una gran calculadora dedicada a resolver problemas difíciles pero singulares, apareció varios años después.

¿Qué pasó con las máquinas? 

Aparentemente se destruyeron ocho de las 10 máquinas Colossus de Bletchley Park en 1946, por orden directa de Winston Churchill. Una más sobrevivió hasta la década del 50, y la última fue desmantelada en 1960 cuando todos los diagramas de sus circuitos y sus planos fueron quemados. Se sabe que varios científicos norteamericanos vieron funcionar a Colossus en visitas secretas a Bletchley Park después de la guerra, pero el gobierno británico vetó toda la información sobre la máquina durante 30 años.

Las razones no fueron sólo militares, sino también políticas, pues se sabe que hubo al menos un bombardeo alemán a una ciudad inglesa que pudo haberse evitado gracias a Colossus, pero que se dejó proceder (a costa de una gran cantidad de muertes) para proteger uno de los secretos mejor guardados durante la Segunda Guerra Mundial.

comentarios

Descargate nuestra App!

imagen imagen
imagen imagen
Login