ciudadanodiario.com.ar
Colecta de sangre de fin de año
Cargando...
Por Redacción

Colecta de sangre de fin de año



El Ministerio de Salud realiza colectas de sangre durante esta semana para evitar el descenso de voluntarios que suele darse en esta época tanto por las Fiestas como por las vacaciones. Por ello, se espera a quien desee solidarizarse en La Barraca Mall este martes de 14 a 18hs o en el Centro Regional de Hemoterapia de lunes a viernes de 8 a 16hs o los sábados de 8 a 13hs, sito en Montecaseros 1028 de Ciudad, teléfono 420 4467.


El objetivo, además de mantener la donación en niveles aceptables, es concientizar acerca de la importancia de constituirse en donante voluntario; ambas acciones son parte de un plan nacional que pretende evitar la disminución de reservas de los Bancos de Sangre.


Es preciso recordar que los requisitos para la donación son mínimos: tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kg, sentirse bien de salud, no padecer enfermedades que se transmitan por sangre, como hepatitis B y C, Chagas, HIV y sífilis, entre otras; no haber tenido relaciones sexuales de riesgo durante el último año, no consumir drogas endovenosas; no tener tatuajes, perforaciones cutáneas o cirugías practicados durante los últimos 12 meses.


También es bueno saber que no se necesita ayunar para donar sangre, por el contrario, se recomienda ingerir abundante bebida previa como mate, té, café, jugo azucarado o gaseosa. Además, es conveniente dormir bien la noche anterior, asistir con ropa cómoda y con el Documento Nacional de Identidad. Por otro lado, deben transcurrir dos meses como mínimo entre cada donación.


La provincia adhiere al Plan Nacional de Sangre que propone cambiar el modelo de donante ocasional o de reposición por el del “donante altruista, voluntario y repetido”, con el fin de garantizar la seguridad de la sangre. Esta perspectiva se suma a una nueva infraestructura de bancos con capacidad de almacenamiento y distribución de los componentes de la sangre, lo que implica un sistema sanitario más equitativo e eficiente. La tendencia es buena si se considera que los donantes voluntarios en el sector público pasaron de 15.000 en el 2004 a 200.000 en 2013, es decir, se pasó del 3 al 35 %. La meta es alcanzar el millón de dadores voluntarios tanto en el sector público como en el privado.


Cabe destacar que los donantes ocupan un lugar de privilegio dentro de la cadena solidaria, su aporte es invalorable porque, según la Organización Mundial de la Salud, una unidad de sangre donada salva hasta tres vidas. En el mundo se reciben cerca de 107 millones de donaciones de sangre al año, alrededor de la mitad corresponde a países de altos ingresos donde se utiliza en transfusiones que se relacionan con cirugías cardíacas o de trasplante, tratamientos de traumatismos graves y contra el cáncer. Por el contrario, en países en desarrollo muchos pacientes que necesitan transfusiones no acceden a tiempo a sangre segura; agrava la situación el hecho de que ellas, por lo general, se utilizan en complicaciones del embarazo y  anemia infantil.


La donación voluntaria y no remunerada es primordial para que exista un suministro suficiente de sangre segura. Los donantes voluntarios regulares representan la fuente más segura de provisión porque implican menos casos de infecciones. Ellas son más comunes en donaciones de emergencia que aportan familiares o se compran. Por ello, resulta fundamental el suministro suficiente de sangre segura mediante sistemas nacionales de transfusión bien organizados, lo que es de vital importancia si se considera que decenas de pacientes salvan su vida o recuperan su salud gracias a la transfusión de componentes sanguíneos que sólo se obtienen de la donación voluntaria, pues no existe ningún producto capaz de sustituir en forma completa a la sangre humana.


Ser donante voluntario es un acto enorme que salva vidas y que no implica ningún riesgo, pues el material que se usa para la extracción es estéril y descartable. Además es una actividad sencilla a cargo de profesionales que antes de la extracción realizan un test personal para saber si se es apto, cuyas respuestas permanecen en estricta confidencialidad.  Este proceso de selección pre-donación sirve para no perjudicar ni al donante ni al receptor, es el proceso que garantiza la utilización de sangre segura.


Es importante, para quienes esperan ser trasfundidos con la esperanza de salvar su vida o mejorar su salud, que donar sea parte común de la vida. Debería ser un compromiso de todos evitar que los bancos de sangre disminuyan por actos tan individuales como pensar en el consumo de las Fiestas o la programación de las vacaciones. Donar no lleva tiempo, sin embargo, puede significar toda una vida para quien lo necesita.



 


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Colecta de sangre de fin de año

El Ministerio de Salud realiza colectas de sangre durante esta semana para evitar el descenso de voluntarios que suele darse en esta época tanto por las Fiestas como por las vacaciones. Por ello, se espera a quien desee solidarizarse en La Barraca Mall este martes de 14 a 18hs o en el Centro Regional de Hemoterapia de lunes a viernes de 8 a 16hs o los sábados de 8 a 13hs, sito en Montecaseros 1028 de Ciudad, teléfono 420 4467.

El objetivo, además de mantener la donación en niveles aceptables, es concientizar acerca de la importancia de constituirse en donante voluntario; ambas acciones son parte de un plan nacional que pretende evitar la disminución de reservas de los Bancos de Sangre.

Es preciso recordar que los requisitos para la donación son mínimos: tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kg, sentirse bien de salud, no padecer enfermedades que se transmitan por sangre, como hepatitis B y C, Chagas, HIV y sífilis, entre otras; no haber tenido relaciones sexuales de riesgo durante el último año, no consumir drogas endovenosas; no tener tatuajes, perforaciones cutáneas o cirugías practicados durante los últimos 12 meses.

También es bueno saber que no se necesita ayunar para donar sangre, por el contrario, se recomienda ingerir abundante bebida previa como mate, té, café, jugo azucarado o gaseosa. Además, es conveniente dormir bien la noche anterior, asistir con ropa cómoda y con el Documento Nacional de Identidad. Por otro lado, deben transcurrir dos meses como mínimo entre cada donación.

La provincia adhiere al Plan Nacional de Sangre que propone cambiar el modelo de donante ocasional o de reposición por el del “donante altruista, voluntario y repetido”, con el fin de garantizar la seguridad de la sangre. Esta perspectiva se suma a una nueva infraestructura de bancos con capacidad de almacenamiento y distribución de los componentes de la sangre, lo que implica un sistema sanitario más equitativo e eficiente. La tendencia es buena si se considera que los donantes voluntarios en el sector público pasaron de 15.000 en el 2004 a 200.000 en 2013, es decir, se pasó del 3 al 35 %. La meta es alcanzar el millón de dadores voluntarios tanto en el sector público como en el privado.

Cabe destacar que los donantes ocupan un lugar de privilegio dentro de la cadena solidaria, su aporte es invalorable porque, según la Organización Mundial de la Salud, una unidad de sangre donada salva hasta tres vidas. En el mundo se reciben cerca de 107 millones de donaciones de sangre al año, alrededor de la mitad corresponde a países de altos ingresos donde se utiliza en transfusiones que se relacionan con cirugías cardíacas o de trasplante, tratamientos de traumatismos graves y contra el cáncer. Por el contrario, en países en desarrollo muchos pacientes que necesitan transfusiones no acceden a tiempo a sangre segura; agrava la situación el hecho de que ellas, por lo general, se utilizan en complicaciones del embarazo y  anemia infantil.

La donación voluntaria y no remunerada es primordial para que exista un suministro suficiente de sangre segura. Los donantes voluntarios regulares representan la fuente más segura de provisión porque implican menos casos de infecciones. Ellas son más comunes en donaciones de emergencia que aportan familiares o se compran. Por ello, resulta fundamental el suministro suficiente de sangre segura mediante sistemas nacionales de transfusión bien organizados, lo que es de vital importancia si se considera que decenas de pacientes salvan su vida o recuperan su salud gracias a la transfusión de componentes sanguíneos que sólo se obtienen de la donación voluntaria, pues no existe ningún producto capaz de sustituir en forma completa a la sangre humana.

Ser donante voluntario es un acto enorme que salva vidas y que no implica ningún riesgo, pues el material que se usa para la extracción es estéril y descartable. Además es una actividad sencilla a cargo de profesionales que antes de la extracción realizan un test personal para saber si se es apto, cuyas respuestas permanecen en estricta confidencialidad.  Este proceso de selección pre-donación sirve para no perjudicar ni al donante ni al receptor, es el proceso que garantiza la utilización de sangre segura.

Es importante, para quienes esperan ser trasfundidos con la esperanza de salvar su vida o mejorar su salud, que donar sea parte común de la vida. Debería ser un compromiso de todos evitar que los bancos de sangre disminuyan por actos tan individuales como pensar en el consumo de las Fiestas o la programación de las vacaciones. Donar no lleva tiempo, sin embargo, puede significar toda una vida para quien lo necesita.

 

comentarios

Login