ciudadanodiario.com.ar
Código civil: continúan las barreras
Cargando...
Por Redacción

Código civil: continúan las barreras



El acceso de los discapacitados a los locales públicos continúa siendo una odisea para muchos. Si bien el Código Civil obliga a los comerciones y a los lugares públicos a adecuar los espacios para no “discriminar” a los clientes.


Esa modificación en el Código refuerza aun más la ley de Accesibilidad que en la práctica se va aplicando de a poco pero en muchos lugares no se respeta.


El director del Consejo para la Discapacidad, Germán Ejarque, explicó que si bien la provincia está un paso adelante con respecto a otras del país, los discapacitados todavía se encuentran con problemas gravísimos a la hora de ser atendidos en los espacios públicos.


“Las adecuaciones de acuerdo a la ley se pueden ver en las construcciones nuevas, en las antiguas todavía no están las remodelaciones básicas”, explicó Ejarque.


En ese sentido indicó que entre las barreras de accesibilidad que se encuentran se destacan: los mostradores altos para personas en sillas de ruedas “especialmente en los bancos, llegamos a hablar con el con el cajero y no podemos verle la cara”, especifió el titular del Consejo de Discapacidad.


Otra de los inconvenientes edilicios que tienen que enfrentar los mendocinos que se trasladan en silla de ruedas tiene que ver con la accesibilidad a los baños. “Muchos locales ni siquiera tienen el tamaño de las puertas adecuados, no se puede pasar. En otros pubs nos hemos encontrado con los baños en el segundo piso y sin ascensor”, profundizó el referente de los discapacitados.


Otros abusos


Entre los actos disciminatorios al que incurren algunas oficinas públicas también se destaca la no presencia de interpretes de señas para personas hipoacúsicas.


“En las oficinas públicas no hay traductores de lenguaje de señas y por ende muchos mendocinos no pueden realizar los trámites que fueron a hacer por una imposibilidad del Estado o de alguna empresa. Nosotros estamos fomentando la capacitación del personal por lo menos en las cuestiones relativas a su trabajo”, indicó Ejarque.


Con respecto a la vida en la calle, los municipios también tienen su responsabilidad con respecto a las edificaciones principalmente de las veredas. Lo importante es que se respete el mismo nivel para que puedan circular las sillas de ruedas y que no se permita la obstrucción de las mismas.


En junio de 2013, un mendocino que circulaba en silla de ruedas por calle Arístides falleció al tropezarse por bajar fuera de la rampa porque esta estaba obstruida por masetas de un vecino.


Respeto a los lugares de estacionamiento


El Consejo de Discapacidad se encuentra haciendo una campaña para fomentar que se respete los espacios exclusivos para autos de personas con discapacidad.


“No sólo nos encontramos con que los autos se estacionan en las rampas, sino también en los espacios destinados para vehículos manejados por personas con problemas motores. Esto no puede suceder porque son pocos lugares y estos mendocinos no pueden caminar tantos trayectos”, explicó Ejarque.


Para solucionar esta situación desde el Consejo limitarán el número de licencias para estacionamiento solo para las personas que no se puedan trasladar. El objetivo de esta manera es que ese espacio lo utilicen las personas que realmente no pueden trasladarse por largos trayectos.


En ese sentido el titular del área solicitó que todos sean solidarios para lograr el funcionamiento correcto.


El nuevo código civil y la ley de accesibilidad


El nuevo Código Cívil habla de trato digno: “…los proveedores deben garantizar condiciones de atención y trato digno a los consumidores y usuarios. La dignidad de la persona debe ser respetada conforme a los criterios generales que surgen de los tratados de derechos humanos. Los proveedores deben abstenerse de desplegar conductas que coloquen a los consumidores en situaciones vergonzantes, vejatorias o intimidatorias…”.


En sintonía la ley de Accesibilidad explica que: “…La prioridad de la supresión de barreras físicas en los ámbitos urbanos arquitectónicos y del transporte que se realicen o en los existentes que remodelen o sustituyan en forma total o parcial sus elementos constitutivos con le fin de lograr la accesibilidad para las personas con movilidad reducida y mediante la aplicación de las normas contenidas en el presente capítulo. A los fines de la presente ley  entiéndase por accesibilidad la posibilidad de las personas con movilidad reducida de gozar de las adecuadas condiciones de seguridad y autonomía…”


Por Matías Caliri – Diario El Ciudadano on line


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Código civil: continúan las barreras

El acceso de los discapacitados a los locales públicos continúa siendo una odisea para muchos. Si bien el Código Civil obliga a los comerciones y a los lugares públicos a adecuar los espacios para no “discriminar” a los clientes.

Esa modificación en el Código refuerza aun más la ley de Accesibilidad que en la práctica se va aplicando de a poco pero en muchos lugares no se respeta.

El director del Consejo para la Discapacidad, Germán Ejarque, explicó que si bien la provincia está un paso adelante con respecto a otras del país, los discapacitados todavía se encuentran con problemas gravísimos a la hora de ser atendidos en los espacios públicos.

“Las adecuaciones de acuerdo a la ley se pueden ver en las construcciones nuevas, en las antiguas todavía no están las remodelaciones básicas”, explicó Ejarque.

En ese sentido indicó que entre las barreras de accesibilidad que se encuentran se destacan: los mostradores altos para personas en sillas de ruedas “especialmente en los bancos, llegamos a hablar con el con el cajero y no podemos verle la cara”, especifió el titular del Consejo de Discapacidad.

Otra de los inconvenientes edilicios que tienen que enfrentar los mendocinos que se trasladan en silla de ruedas tiene que ver con la accesibilidad a los baños. “Muchos locales ni siquiera tienen el tamaño de las puertas adecuados, no se puede pasar. En otros pubs nos hemos encontrado con los baños en el segundo piso y sin ascensor”, profundizó el referente de los discapacitados.

Otros abusos

Entre los actos disciminatorios al que incurren algunas oficinas públicas también se destaca la no presencia de interpretes de señas para personas hipoacúsicas.

“En las oficinas públicas no hay traductores de lenguaje de señas y por ende muchos mendocinos no pueden realizar los trámites que fueron a hacer por una imposibilidad del Estado o de alguna empresa. Nosotros estamos fomentando la capacitación del personal por lo menos en las cuestiones relativas a su trabajo”, indicó Ejarque.

Con respecto a la vida en la calle, los municipios también tienen su responsabilidad con respecto a las edificaciones principalmente de las veredas. Lo importante es que se respete el mismo nivel para que puedan circular las sillas de ruedas y que no se permita la obstrucción de las mismas.

En junio de 2013, un mendocino que circulaba en silla de ruedas por calle Arístides falleció al tropezarse por bajar fuera de la rampa porque esta estaba obstruida por masetas de un vecino.

Respeto a los lugares de estacionamiento

El Consejo de Discapacidad se encuentra haciendo una campaña para fomentar que se respete los espacios exclusivos para autos de personas con discapacidad.

“No sólo nos encontramos con que los autos se estacionan en las rampas, sino también en los espacios destinados para vehículos manejados por personas con problemas motores. Esto no puede suceder porque son pocos lugares y estos mendocinos no pueden caminar tantos trayectos”, explicó Ejarque.

Para solucionar esta situación desde el Consejo limitarán el número de licencias para estacionamiento solo para las personas que no se puedan trasladar. El objetivo de esta manera es que ese espacio lo utilicen las personas que realmente no pueden trasladarse por largos trayectos.

En ese sentido el titular del área solicitó que todos sean solidarios para lograr el funcionamiento correcto.

El nuevo código civil y la ley de accesibilidad

El nuevo Código Cívil habla de trato digno: “…los proveedores deben garantizar condiciones de atención y trato digno a los consumidores y usuarios. La dignidad de la persona debe ser respetada conforme a los criterios generales que surgen de los tratados de derechos humanos. Los proveedores deben abstenerse de desplegar conductas que coloquen a los consumidores en situaciones vergonzantes, vejatorias o intimidatorias…”.

En sintonía la ley de Accesibilidad explica que: “…La prioridad de la supresión de barreras físicas en los ámbitos urbanos arquitectónicos y del transporte que se realicen o en los existentes que remodelen o sustituyan en forma total o parcial sus elementos constitutivos con le fin de lograr la accesibilidad para las personas con movilidad reducida y mediante la aplicación de las normas contenidas en el presente capítulo. A los fines de la presente ley  entiéndase por accesibilidad la posibilidad de las personas con movilidad reducida de gozar de las adecuadas condiciones de seguridad y autonomía…”

Por Matías Caliri – Diario El Ciudadano on line

comentarios

Login