Cargando...
Por Redacción

Claves de un perdón de Paco



El Gobierno de Mendoza publicó hoy en el Boletín Oficial el decreto 1478/14 por el que dispone la apertura de una moratoria de impuestos provinciales que incluye reducción de intereses y multas. Al respecto se refirió el diputado nacional por la UCR Enrique Vaquié, quien estimó que “este es uno de los más importantes hechos políticos del año y podemos observar cinco claves que llevaron a este punto”.


Acto seguido, el legislador enumeró cuáles son, a su criterio, los puntos bajo análisis, diciendo que “luego de la caída del proyecto de Ley de Hidrocarburos no convencionales –más por la presión de Neuquén y Chubut que por Mendoza– el gobernador Pérez pretende congraciarse con Cristina Fernández y particularmente con Miguel Galuccio.


En segundo orden, Vaquié dijo que “en el caso de YPF, a principios de agosto la Suprema Corte de Justicia de Mendoza rechazó un recurso de YPF en relación a  impuestos adeudados y obligó a la empresa a acordar con el Gobierno provincial” El tercer punto, según el diputado radical, resalta que “la deuda reclamada por el Gobierno provincial por diferencia en la liquidación de ingresos brutos entre 2012 y 2014 se estima en $ 130 millones de capital. Si se le agregan los intereses resarcitorios y multas, el cálculo más conservador lleva la cuenta a unos $ 550 millones. Si la empresa optara por pagar al contado con la moratoria, el pago sería de $ 210. Esto significaría una pérdida de $ 340 millones, como mínimo, para Mendoza.


“El decreto incluye la ‘posibilidad’ de regularizar los pagos por el canon por renta extraordinaria y por Responsabilidad Social Empresaria, a las que se obligó a YPF cuando se firmó la prórroga de las concesiones que Francisco Pérez renegoció en 2011 como ministro de Jaque. El cierre informativo del Gobierno lleva a dudar de la seriedad de los controles a los concesionarios y nos da otra pista fuerte para saber de dónde provino el consenso  para dar el paso adelante con la moratoria”, analiza Vaquié.


Finalmente, dice que “aún en el caso de que YPF no hubiese evadido, la principal empresa de Argentina va a pagar menos impuestos que un taller mecánico, un veterinario, un almacenero o un local de comidas dado que, desde enero de 2014, bajó la alícuota para la actividad petrolera de 6 % a 3,5 %. Hay que recordar que 49 % de las acciones de YPF están en manos de privados y, en consecuencia, el 49 % de la deuda perdonada va a ser perdonada por Pérez a accionistas que integran el selecto grupo de las personas más ricas del planeta, incluso a fondos buitre.


“Los pretendidos arrebatos de independencia de Francisco Pérez no son tales y una vez más ha cedido ante los intereses del Poder Ejecutivo Nacional, de YPF y también de las grandes empresas”, termina diciendo el legislador por la UCR.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Claves de un perdón de Paco

El Gobierno de Mendoza publicó hoy en el Boletín Oficial el decreto 1478/14 por el que dispone la apertura de una moratoria de impuestos provinciales que incluye reducción de intereses y multas. Al respecto se refirió el diputado nacional por la UCR Enrique Vaquié, quien estimó que “este es uno de los más importantes hechos políticos del año y podemos observar cinco claves que llevaron a este punto”.

Acto seguido, el legislador enumeró cuáles son, a su criterio, los puntos bajo análisis, diciendo que “luego de la caída del proyecto de Ley de Hidrocarburos no convencionales –más por la presión de Neuquén y Chubut que por Mendoza– el gobernador Pérez pretende congraciarse con Cristina Fernández y particularmente con Miguel Galuccio.

En segundo orden, Vaquié dijo que “en el caso de YPF, a principios de agosto la Suprema Corte de Justicia de Mendoza rechazó un recurso de YPF en relación a  impuestos adeudados y obligó a la empresa a acordar con el Gobierno provincial” El tercer punto, según el diputado radical, resalta que “la deuda reclamada por el Gobierno provincial por diferencia en la liquidación de ingresos brutos entre 2012 y 2014 se estima en $ 130 millones de capital. Si se le agregan los intereses resarcitorios y multas, el cálculo más conservador lleva la cuenta a unos $ 550 millones. Si la empresa optara por pagar al contado con la moratoria, el pago sería de $ 210. Esto significaría una pérdida de $ 340 millones, como mínimo, para Mendoza.

“El decreto incluye la ‘posibilidad’ de regularizar los pagos por el canon por renta extraordinaria y por Responsabilidad Social Empresaria, a las que se obligó a YPF cuando se firmó la prórroga de las concesiones que Francisco Pérez renegoció en 2011 como ministro de Jaque. El cierre informativo del Gobierno lleva a dudar de la seriedad de los controles a los concesionarios y nos da otra pista fuerte para saber de dónde provino el consenso  para dar el paso adelante con la moratoria”, analiza Vaquié.

Finalmente, dice que “aún en el caso de que YPF no hubiese evadido, la principal empresa de Argentina va a pagar menos impuestos que un taller mecánico, un veterinario, un almacenero o un local de comidas dado que, desde enero de 2014, bajó la alícuota para la actividad petrolera de 6 % a 3,5 %. Hay que recordar que 49 % de las acciones de YPF están en manos de privados y, en consecuencia, el 49 % de la deuda perdonada va a ser perdonada por Pérez a accionistas que integran el selecto grupo de las personas más ricas del planeta, incluso a fondos buitre.

“Los pretendidos arrebatos de independencia de Francisco Pérez no son tales y una vez más ha cedido ante los intereses del Poder Ejecutivo Nacional, de YPF y también de las grandes empresas”, termina diciendo el legislador por la UCR.

comentarios

imagen imagen
Login