Cargando...
Por Redacción

Chikungunya: el virus que alerta al país



Si bien la Argentina está en vigilancia epidemiológica desde 2009, el avance de una fiebre transmitida por los mismos mosquitos vectores del dengue pone en relevancia otra vez su prevención. Según la Organización Mundial de la Salud hubo 350 mil casos en América desde su aparición y 8 mil desde marzo a la fecha. Preocupa su propagación, ya que se registraron casos importados de la enfermedad en nueve países, entre ellos Brasil, Chile y Paraguay. En Venezuela se reportan alrededor de sesenta casos y 5 mil en Centroamérica y el Caribe.


No obstante, desde 2004 la fiebre chikungunya, de ella se trata, alcanza proporciones epidémicas y es causa de considerables sufrimientos y morbilidad. Millones de casos se registran en el mundo, es especial en países que rodean el Océano Índico.  En principio se pensaba que sólo afectaba a lugares cálidos pero pronto llegó a sitios templados y fríos.


Aunque en Mendoza se encuentre el mosquito pero no la enfermedad, es importante prestar atención porque cualquier persona que viaje a estos sitios, los que incluyen playas paradisíacas, puede ser infectada e importar la enfermedad.


Síntomas


Aparecen de tres a siete días después del período de incubación tras la picadura del mosquito infectado con el virus CHICV, el que causa fiebre alta continua o intermitente; dolor articular fuerte; dolor muscular fuerte; dolor de espalda; cefalea; erupción cutánea; cansancio; náuseas y vómitos.


Los síntomas desaparecen en el lapso de una a tres semanas, aunque algunos pacientes pueden padecer dolores articulares durante meses e incluso años. Los más propensos a presentar síntomas crónicos son los neonatos, los adultos mayores o quienes poseen trastornos y antecedentes de enfermedad reumática o traumatismos articulares, diabetes, afecciones cardíacas y/o presión arterial alta.


Se han descripto, en forma ocasional, complicaciones oculares, neurológicas, cardíacas y molestias gastrointestinales. No obstante, la tasa de mortalidad es muy baja y por lo general, refiere a personas mayores.


Prevención y control



  • Reducir al mínimo los depósitos de agua, ya sean artificiales y/o naturales, que sirvan de criadero a los mosquitos: floreros, macetas, neumáticos, huecos en árboles, estanques, entre otros.

  • Aplicar insecticidas en los ambientes y sobre las superficies de los depósitos de agua y alrededor de ellos.

  • Vestir ropa que reduzca al mínimo la exposición de la piel a las picaduras.

  • Aplicar repelentes sobre la ropa y la piel, respetando en forma estricta sus normas de uso.

  • Usar mosquiteros tratados con insecticidas sobre las camas, en especial, la de los niños pequeños, los ancianos y los enfermos.

  • Recordar y adoptar estas recomendaciones básicas al viajar a zonas de riesgo.

  • Aplicar insecticida a los equipajes antes de llegar al aeropuerto, el vector puede transportarse en ellos y llegar a zonas no infectadas.

  • Si es una persona infectada cubra su cuerpo en forma completa, recuerde que si el mosquito lo pica y luego lo hace con otra persona, le transmitirá la enfermedad.


Mendoza está, como el resto del país, en alerta epidemiológica y cuenta con un protocolo de acción que pondrá en marcha de ser necesario. Es tarea de todos ser conscientes de los riesgos y no sólo aplicar las recomendaciones para cuidarse a uno mismo sino para cuidar a quienes comparten nuestro espacio y nuestro tiempo.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Chikungunya: el virus que alerta al país

Si bien la Argentina está en vigilancia epidemiológica desde 2009, el avance de una fiebre transmitida por los mismos mosquitos vectores del dengue pone en relevancia otra vez su prevención. Según la Organización Mundial de la Salud hubo 350 mil casos en América desde su aparición y 8 mil desde marzo a la fecha. Preocupa su propagación, ya que se registraron casos importados de la enfermedad en nueve países, entre ellos Brasil, Chile y Paraguay. En Venezuela se reportan alrededor de sesenta casos y 5 mil en Centroamérica y el Caribe.

No obstante, desde 2004 la fiebre chikungunya, de ella se trata, alcanza proporciones epidémicas y es causa de considerables sufrimientos y morbilidad. Millones de casos se registran en el mundo, es especial en países que rodean el Océano Índico.  En principio se pensaba que sólo afectaba a lugares cálidos pero pronto llegó a sitios templados y fríos.

Aunque en Mendoza se encuentre el mosquito pero no la enfermedad, es importante prestar atención porque cualquier persona que viaje a estos sitios, los que incluyen playas paradisíacas, puede ser infectada e importar la enfermedad.

Síntomas

Aparecen de tres a siete días después del período de incubación tras la picadura del mosquito infectado con el virus CHICV, el que causa fiebre alta continua o intermitente; dolor articular fuerte; dolor muscular fuerte; dolor de espalda; cefalea; erupción cutánea; cansancio; náuseas y vómitos.

Los síntomas desaparecen en el lapso de una a tres semanas, aunque algunos pacientes pueden padecer dolores articulares durante meses e incluso años. Los más propensos a presentar síntomas crónicos son los neonatos, los adultos mayores o quienes poseen trastornos y antecedentes de enfermedad reumática o traumatismos articulares, diabetes, afecciones cardíacas y/o presión arterial alta.

Se han descripto, en forma ocasional, complicaciones oculares, neurológicas, cardíacas y molestias gastrointestinales. No obstante, la tasa de mortalidad es muy baja y por lo general, refiere a personas mayores.

Prevención y control

  • Reducir al mínimo los depósitos de agua, ya sean artificiales y/o naturales, que sirvan de criadero a los mosquitos: floreros, macetas, neumáticos, huecos en árboles, estanques, entre otros.
  • Aplicar insecticidas en los ambientes y sobre las superficies de los depósitos de agua y alrededor de ellos.
  • Vestir ropa que reduzca al mínimo la exposición de la piel a las picaduras.
  • Aplicar repelentes sobre la ropa y la piel, respetando en forma estricta sus normas de uso.
  • Usar mosquiteros tratados con insecticidas sobre las camas, en especial, la de los niños pequeños, los ancianos y los enfermos.
  • Recordar y adoptar estas recomendaciones básicas al viajar a zonas de riesgo.
  • Aplicar insecticida a los equipajes antes de llegar al aeropuerto, el vector puede transportarse en ellos y llegar a zonas no infectadas.
  • Si es una persona infectada cubra su cuerpo en forma completa, recuerde que si el mosquito lo pica y luego lo hace con otra persona, le transmitirá la enfermedad.

Mendoza está, como el resto del país, en alerta epidemiológica y cuenta con un protocolo de acción que pondrá en marcha de ser necesario. Es tarea de todos ser conscientes de los riesgos y no sólo aplicar las recomendaciones para cuidarse a uno mismo sino para cuidar a quienes comparten nuestro espacio y nuestro tiempo.

comentarios

imagen imagen
Login