ciudadanodiario.com.ar
Capturan al líder de “Los Zetas”, Omar Treviño
Cargando...
Por Redacción

Capturan al líder de “Los Zetas”, Omar Treviño



Los servicios de seguridad estadounidenses ofrecían cinco millones de dólares a quien pudiera facilitar la detención de Omar Treviño Morales, y al parecer una sustancial información dio con el apodado “El Z42”, capturado de madrugada en un operativo conjunto de fuerzas federales en San Pedro Garza García, un acaudalado municipio pegado a la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Es el “segundo éxito” contra el narcotráfico del gobierno mexicano en menos de una semana, tras la detención en Michoacán, el pasado viernes, de Servando Gómez, alias “La Tuta”, líder del autodenominado cartel de Los Caballeros Templarios.


Treviño, de 41 años, era considerado líder absoluto de Los Zetas, el segundo cártel más poderoso por detrás del de Sinaloa, responsable en gran medida de la violencia desatada en el nororeste del país. Omar tenía el control del grupo criminal tras la detención de su hermano Miguel Ángel, “El Z40”, en julio de 2013, quien a su vez se había convertido en líder tras la muerte de Heriberto Lazcano, “El Lazca”, en octubre de 2012, abatido en un enfrentamiento con la Marina. Ambos hermanos, acompañados de un tercero, José, tienen un amplio prontuario de delincuencia desde muy jóvenes.


Los Zetas surgieron en 1997, según la DEA (agencia antidrogas de Estados Unidos), con un grupo de sicarios para servir de “brazo armado” al cártel del Golfo. De él se escindieron en 2010 y desde entonces, ambos mantienen una guerra sin piedad por ese territorio del noreste de México.


Desde el principio, la estrategia de Los Zetas se diferenció notoriamente de los viejos cárteles, que solían tener sus plazas bien delimitadas y tendían a ser discretos, manteniendo los ajustes de cuenta dentro del “negocio” para no atraer fuerzas policiales.


Esta nueva facción, por el contrario, logró expandirse en muy pocos años a otros rincones de la república mexicana, ejerciendo una violencia desmedida e indiscriminada (se les presupone responsables del primer atentado narcoterrorista, durante la celebración de las fiestas de la Independencia del 2008 en Morelia, Michoacán), para ganarse una fama siniestra que les permite no sólo insertarse fuerte en el mercado de las drogas, sino secuestrar y extorsionar sin paliativos para lograr un importantísimo marco de Poder.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Capturan al líder de “Los Zetas”, Omar Treviño

Los servicios de seguridad estadounidenses ofrecían cinco millones de dólares a quien pudiera facilitar la detención de Omar Treviño Morales, y al parecer una sustancial información dio con el apodado “El Z42”, capturado de madrugada en un operativo conjunto de fuerzas federales en San Pedro Garza García, un acaudalado municipio pegado a la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Es el “segundo éxito” contra el narcotráfico del gobierno mexicano en menos de una semana, tras la detención en Michoacán, el pasado viernes, de Servando Gómez, alias “La Tuta”, líder del autodenominado cartel de Los Caballeros Templarios.

Treviño, de 41 años, era considerado líder absoluto de Los Zetas, el segundo cártel más poderoso por detrás del de Sinaloa, responsable en gran medida de la violencia desatada en el nororeste del país. Omar tenía el control del grupo criminal tras la detención de su hermano Miguel Ángel, “El Z40”, en julio de 2013, quien a su vez se había convertido en líder tras la muerte de Heriberto Lazcano, “El Lazca”, en octubre de 2012, abatido en un enfrentamiento con la Marina. Ambos hermanos, acompañados de un tercero, José, tienen un amplio prontuario de delincuencia desde muy jóvenes.

Los Zetas surgieron en 1997, según la DEA (agencia antidrogas de Estados Unidos), con un grupo de sicarios para servir de “brazo armado” al cártel del Golfo. De él se escindieron en 2010 y desde entonces, ambos mantienen una guerra sin piedad por ese territorio del noreste de México.

Desde el principio, la estrategia de Los Zetas se diferenció notoriamente de los viejos cárteles, que solían tener sus plazas bien delimitadas y tendían a ser discretos, manteniendo los ajustes de cuenta dentro del “negocio” para no atraer fuerzas policiales.

Esta nueva facción, por el contrario, logró expandirse en muy pocos años a otros rincones de la república mexicana, ejerciendo una violencia desmedida e indiscriminada (se les presupone responsables del primer atentado narcoterrorista, durante la celebración de las fiestas de la Independencia del 2008 en Morelia, Michoacán), para ganarse una fama siniestra que les permite no sólo insertarse fuerte en el mercado de las drogas, sino secuestrar y extorsionar sin paliativos para lograr un importantísimo marco de Poder.

comentarios

Login