Cargando...
Por Redacción

Campaña gratuita contra la hepatitis A



Hasta el 30 de septiembre, el Ministerio de Salud, en conjunto con el Vacunatorio Central, realiza acciones de concientización y prevención de la hepatitis A. De esta manera, se pretende vacunar a dos grupos de riesgo, por un lado a adultos que desempeñan tareas laborales en gastronomía y por otro, a quienes trabajan en jardines maternales con niños menores de un año.


Iris Aguilar, Jefa del Programa Provincial de Inmunizaciones recalca que es primordial colocar la vacuna en estos grupos de adultos porque la transmisión de esta enfermedad es por vía fecal-oral y por mala higiene de manos, por lo que se transmite al preparar alimentos.


La vacunación contra la hepatitis A es gratuita y se realiza sólo en el Vacunatorio Central, en calle San Martín 488 de Ciudad, de lunes a viernes de 7:30 a 13:30 hs y de 14:30 a 17:30 hs. Para su colocación es preciso presentar certificado que acredite trabajo como gastronómico o como personal de guarderías.


En este sentido, es importante aclarar que si bien esta primera etapa es para Ciudad y sus alrededores, en forma progresiva se incluirá al resto de los departamentos.


Por otro lado, cabe destacar que esta vacuna se contempla en dos dosis, por lo que al pasar seis meses de la primera aplicación se debe recibir la segunda.


Vale la ocasión para recordar que está disponible para los niños, también en forma gratuita, a los que debe suministrarse al año de vida.


Hepatitis A


Es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis A (VHA), el que se transmite, por lo general, cuando una persona no infectada y no vacunada come o bebe algo contaminado por heces de una persona infectada. La enfermedad se asocia en forma directa a la falta de agua salubre, un saneamiento deficiente y una mala higiene personal.


El virus también puede transmitirse por contacto físico estrecho con una persona infectada, pero no se propaga por contactos ocasionales.


A diferencia de las hepatitis B y C, la hepatitis A no causa hepatopatía crónica y rara vez es mortal, pero puede causar síntomas debilitantes y hepatitis fulminante (insuficiencia hepática aguda), que se relaciona a una alta mortalidad.


Esta enfermedad se presenta de manera esporádica y en epidemias en todo el mundo y tiende a reaparecer en forma periódica. Su virus es una de las causas más frecuentes de infección por transmisión alimentaria. A su vez, las epidemias que se ligan a alimentos o agua contaminados pueden aparecer de forma explosiva, como la que afectó a 300.000 personas en Shangai en 1988.


Síntomas


El periodo de incubación de la hepatitis A suele ser entre 14 y 28 días. Sus síntomas tienen carácter moderado o grave y comprenden fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina y amarillenta de la piel y la esclerótica ocular (ictericia). Es preciso tener en cuenta que los infectados no siempre presentan todos esos síntomas.


Los adultos desarrollan signos y síntomas con mayor frecuencia que los niños y la gravedad de la enfermedad, así como la mortalidad, aumentan con la edad. Los menores de seis años infectados no suelen tener síntomas apreciables y sólo el 10% muestra ictericia pero entre los niños mayores de esa edad y los adultos, la infección suele causar síntomas más graves, con ictericia en más del 70 % de los casos.


Prevención


Los siguientes consejos pueden ayudar a reducir el riesgo de propagar o contraer el virus:


– La forma más eficaz de prevenir es con la vacunación.


– Siempre lavarse muy bien las manos después de usar el baño y luego de estar en contacto con sangre, heces u otro líquido corporal de una persona infectada.

– Evitar los alimentos y el agua que no estén limpios.


– El virus se puede propagar más rápido a través de guarderías y otros lugares en donde las personas están en estrecho contacto. Un lavado minucioso de las manos antes y después de cada cambio de pañal, antes de servir los alimentos y después de usar el sanitario puede ayudar a prevenir brotes.


Los viajeros deben tomar las siguientes medidas para protegerse contra la enfermedad:


– Evitar los productos lácteos.


– Evitar la carne de res o de pescado cruda o mal cocida.


– Tener cuidado con las frutas en rebanadas que pudieron lavarse en agua contaminada. Los viajeros deben pelar, en forma personal,  todas las frutas y verduras frescas.


– No comprar alimentos de vendedores callejeros.


– Vacunarse contra la hepatitis A y B si se viaja a países donde hay brotes de la enfermedad.


– Utilizar sólo agua carbonatada en botella para cepillarse los dientes y beber. Recordar que los cubos de hielo pueden transportar la infección. Si no hay disponibilidad de agua, hervirla es el mejor método para eliminar la hepatitis A. Dejarla hervir por lo menos un minuto la convierte en segura para consumir.


– Los alimentos calentados deben estar calientes al tacto y comerse de inmediato.


Por Belén López Grillo – Diario El Ciudadano on line


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Campaña gratuita contra la hepatitis A

Hasta el 30 de septiembre, el Ministerio de Salud, en conjunto con el Vacunatorio Central, realiza acciones de concientización y prevención de la hepatitis A. De esta manera, se pretende vacunar a dos grupos de riesgo, por un lado a adultos que desempeñan tareas laborales en gastronomía y por otro, a quienes trabajan en jardines maternales con niños menores de un año.

Iris Aguilar, Jefa del Programa Provincial de Inmunizaciones recalca que es primordial colocar la vacuna en estos grupos de adultos porque la transmisión de esta enfermedad es por vía fecal-oral y por mala higiene de manos, por lo que se transmite al preparar alimentos.

La vacunación contra la hepatitis A es gratuita y se realiza sólo en el Vacunatorio Central, en calle San Martín 488 de Ciudad, de lunes a viernes de 7:30 a 13:30 hs y de 14:30 a 17:30 hs. Para su colocación es preciso presentar certificado que acredite trabajo como gastronómico o como personal de guarderías.

En este sentido, es importante aclarar que si bien esta primera etapa es para Ciudad y sus alrededores, en forma progresiva se incluirá al resto de los departamentos.

Por otro lado, cabe destacar que esta vacuna se contempla en dos dosis, por lo que al pasar seis meses de la primera aplicación se debe recibir la segunda.

Vale la ocasión para recordar que está disponible para los niños, también en forma gratuita, a los que debe suministrarse al año de vida.

Hepatitis A

Es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis A (VHA), el que se transmite, por lo general, cuando una persona no infectada y no vacunada come o bebe algo contaminado por heces de una persona infectada. La enfermedad se asocia en forma directa a la falta de agua salubre, un saneamiento deficiente y una mala higiene personal.

El virus también puede transmitirse por contacto físico estrecho con una persona infectada, pero no se propaga por contactos ocasionales.

A diferencia de las hepatitis B y C, la hepatitis A no causa hepatopatía crónica y rara vez es mortal, pero puede causar síntomas debilitantes y hepatitis fulminante (insuficiencia hepática aguda), que se relaciona a una alta mortalidad.

Esta enfermedad se presenta de manera esporádica y en epidemias en todo el mundo y tiende a reaparecer en forma periódica. Su virus es una de las causas más frecuentes de infección por transmisión alimentaria. A su vez, las epidemias que se ligan a alimentos o agua contaminados pueden aparecer de forma explosiva, como la que afectó a 300.000 personas en Shangai en 1988.

Síntomas

El periodo de incubación de la hepatitis A suele ser entre 14 y 28 días. Sus síntomas tienen carácter moderado o grave y comprenden fiebre, malestar, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina y amarillenta de la piel y la esclerótica ocular (ictericia). Es preciso tener en cuenta que los infectados no siempre presentan todos esos síntomas.

Los adultos desarrollan signos y síntomas con mayor frecuencia que los niños y la gravedad de la enfermedad, así como la mortalidad, aumentan con la edad. Los menores de seis años infectados no suelen tener síntomas apreciables y sólo el 10% muestra ictericia pero entre los niños mayores de esa edad y los adultos, la infección suele causar síntomas más graves, con ictericia en más del 70 % de los casos.

Prevención

Los siguientes consejos pueden ayudar a reducir el riesgo de propagar o contraer el virus:

– La forma más eficaz de prevenir es con la vacunación.

– Siempre lavarse muy bien las manos después de usar el baño y luego de estar en contacto con sangre, heces u otro líquido corporal de una persona infectada.
– Evitar los alimentos y el agua que no estén limpios.

– El virus se puede propagar más rápido a través de guarderías y otros lugares en donde las personas están en estrecho contacto. Un lavado minucioso de las manos antes y después de cada cambio de pañal, antes de servir los alimentos y después de usar el sanitario puede ayudar a prevenir brotes.

Los viajeros deben tomar las siguientes medidas para protegerse contra la enfermedad:

– Evitar los productos lácteos.

– Evitar la carne de res o de pescado cruda o mal cocida.

– Tener cuidado con las frutas en rebanadas que pudieron lavarse en agua contaminada. Los viajeros deben pelar, en forma personal,  todas las frutas y verduras frescas.

– No comprar alimentos de vendedores callejeros.

– Vacunarse contra la hepatitis A y B si se viaja a países donde hay brotes de la enfermedad.

– Utilizar sólo agua carbonatada en botella para cepillarse los dientes y beber. Recordar que los cubos de hielo pueden transportar la infección. Si no hay disponibilidad de agua, hervirla es el mejor método para eliminar la hepatitis A. Dejarla hervir por lo menos un minuto la convierte en segura para consumir.

– Los alimentos calentados deben estar calientes al tacto y comerse de inmediato.

Por Belén López Grillo – Diario El Ciudadano on line

comentarios

imagen imagen
Login