Cada vez hay más gente en la lona
Cargando...
Por Redacción

Cada vez hay más gente en la lona



Está aumentando la cantidad de personas que caen en la miseria pura. Según un reciente informe de la UCA, la problemática extendió sus brazos sobre un 5% de la población, que hasta hace pocos años al menos tenía para comer.


También el porcentaje de pobres se incrementó durante el último cuatrimestre, y con la nueva ola de aumentos se espera que cada vez más argentinos tengan que pasar por graves problemas sociales


El cuarto trimestre de 2016 reflejó aumentos de pobreza e indigencia, según informó el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, Agustín Salvia.


El dato, presentado ayer por la UCA, es un adelanto del informe semestral que elevará la entidad en mayo, ya que aún no cierra los números definitivos para comparar con el primer trimestre de 2017. “El tercer trimestre de 2016 mostró que durante la última parte del año pasado el segmento más afectado fue el de la pobreza”.



Inflación = pobreza


En declaraciones a la prensa, el especialista en estadísticas de la Iglesia católica alertó que para esta parte de la sociedad (casi el 50%), en los últimos meses, “se juntó el aumento de la desigualdad con el aumento de la pobreza extrema”, como consecuencia de “la reducción de las oportunidades de trabajo como changas, actividades de empleos eventuales y el impacto de la inflación”.


En tanto, el responsable del Observatorio señaló que la Argentina padece una “pobreza estructural” y que la marginalidad remite “a los últimos 20 años. “El fenómeno de la marginalidad que experimenta la Argentina, que no es nuevo, que remite a los últimos 20 años, es una marginalidad, una pobreza estructural que tiene como clave la ausencia de mecanismos de empleo, de incorporación a un mercado de trabajo más formal para el conjunto de la sociedad”, sostuvo el experto.


Salvia también apuntó a que sólo de la mano del desarrollo de las pequeñas, medianas y microempresas puede llegar la inclusión para los que han quedado afuera del sistema de desarrollo planteado en la Argentina.


“Lejos de la promesa de la inclusión que ofrecía el kirchnerismo, tampoco aquí la tenemos, pero esa inclusión va a venir de la mano del empleo de calidad que no lo va a fomentar ni la gran empresa ni la lluvia de inversiones, sino a partir de cuánto se desarrolle la pequeña, mediana y microempresa”, sostuvo en ese sentido.


Con los programas no alcanza


Por otra parte, la UCA señala que “los programas sociales acompañaron pero no fueron suficientes para compensar el aumento inflacionario y la pérdida del poder adquisitivo que tuvo el 10% de la población con más nivel de pobreza”, destacó. En ese período “se junta el aumento de la desigualdad con el aumento de la pobreza extrema”.


Luego de señalar que hay una franja de la población que queda fuera del plan económico del Gobierno, “sea kirchnerista o macrista”, Salvia sostuvo en radio Mitre que la inclusión “va a venir de la mano del empleo de calidad que no lo va a fomentar ni la gran empresa ni la lluvia de inversiones, sino a partir de cuánto se desarrolle la pequeña, mediana y microempresa”.


Después de conocerse que la mitad de los argentinos cobra $8.000 mensuales –$4.000 por debajo de la línea de la pobreza–, Salvia adelantó que “es de esperar que más que aumentar la pobreza en este trimestre, vaya a haber un aumento de la indigencia, del extremo de la pobreza. Si bien en el primer trimestre de 2016 nuestras estimaciones mostraron que el más perjudicado no fue el segmento más indigente, sino las clases medias bajas o los sectores pobres no indigentes, en este segundo tercer trimestre los más perjudicados serán los del segmento más pobre”.



En Mendoza la indigencia estaría controlada, pero…


Poco tiempo atrás, el gobernador Alfredo Cornejo dijo a los medios locales que la indigencia en nuestra provincia “está controlada”, pero durante las últimas semanas se pudo ver en las redes sociales Facebook y Twitter muchas denuncias –con foto incluida– de usuarios que pedían ayuda para personas que están viviendo en la calle.


Algunas de las imágenes muestran a familias enteras que rondan las cercanías de la Terminal de Ómnibus o el Parque Central de la Ciudad.


Si bien el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes no se ha pronunciado oficialmente en relación a estas denuncias, fuentes oficiales explicaron a El Ciudadano que las fotos podrían corresponder a personas que vienen desde los países limítrofes a trabajar en tiempos de la vendimia. Lo cierto es que hasta tanto no sean recibidos en hogares de tránsito (generalmente cristianos) algunos bolivianos y peruanos pasan noches en “hoteles de mil estrellas”.


Al parecer, los albergues del Estado provincial no están funcionando al cien por ciento, ya que se toma a la época como temporada baja, en contraposición con la alta, en invierno, cuando estas personas, si no son alojadas pueden morir.


Por otra parte, y también gracias a las redes sociales, se supo que la cantidad de chicos que practican la mendicidad en el microcentro se ha revitalizado durante los últimos días, igual que quienes trabajan en basurales como recuperadores urbanos.


Según el INDEC, en Cuyo, el porcentaje de la indigencia es de 35,6%, levemente superior a la media nacional (32,2%), lo que implica que unas 587 mil personas son pobres en la zona. En tanto, la indigencia en nuestra región llegó al 4,5% en el segundo semestre del año pasado, lo que representa unas 74 mil personas, aclarando que las mediciones del organismo oficial se realizaron en el Gran Mendoza, el Gran San Juan y la zona de San Luis-El Chorrillo.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Cada vez hay más gente en la lona

Está aumentando la cantidad de personas que caen en la miseria pura. Según un reciente informe de la UCA, la problemática extendió sus brazos sobre un 5% de la población, que hasta hace pocos años al menos tenía para comer.

También el porcentaje de pobres se incrementó durante el último cuatrimestre, y con la nueva ola de aumentos se espera que cada vez más argentinos tengan que pasar por graves problemas sociales

El cuarto trimestre de 2016 reflejó aumentos de pobreza e indigencia, según informó el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, Agustín Salvia.

El dato, presentado ayer por la UCA, es un adelanto del informe semestral que elevará la entidad en mayo, ya que aún no cierra los números definitivos para comparar con el primer trimestre de 2017. “El tercer trimestre de 2016 mostró que durante la última parte del año pasado el segmento más afectado fue el de la pobreza”.

Inflación = pobreza

En declaraciones a la prensa, el especialista en estadísticas de la Iglesia católica alertó que para esta parte de la sociedad (casi el 50%), en los últimos meses, “se juntó el aumento de la desigualdad con el aumento de la pobreza extrema”, como consecuencia de “la reducción de las oportunidades de trabajo como changas, actividades de empleos eventuales y el impacto de la inflación”.

En tanto, el responsable del Observatorio señaló que la Argentina padece una “pobreza estructural” y que la marginalidad remite “a los últimos 20 años. “El fenómeno de la marginalidad que experimenta la Argentina, que no es nuevo, que remite a los últimos 20 años, es una marginalidad, una pobreza estructural que tiene como clave la ausencia de mecanismos de empleo, de incorporación a un mercado de trabajo más formal para el conjunto de la sociedad”, sostuvo el experto.

Salvia también apuntó a que sólo de la mano del desarrollo de las pequeñas, medianas y microempresas puede llegar la inclusión para los que han quedado afuera del sistema de desarrollo planteado en la Argentina.

“Lejos de la promesa de la inclusión que ofrecía el kirchnerismo, tampoco aquí la tenemos, pero esa inclusión va a venir de la mano del empleo de calidad que no lo va a fomentar ni la gran empresa ni la lluvia de inversiones, sino a partir de cuánto se desarrolle la pequeña, mediana y microempresa”, sostuvo en ese sentido.

Con los programas no alcanza

Por otra parte, la UCA señala que “los programas sociales acompañaron pero no fueron suficientes para compensar el aumento inflacionario y la pérdida del poder adquisitivo que tuvo el 10% de la población con más nivel de pobreza”, destacó. En ese período “se junta el aumento de la desigualdad con el aumento de la pobreza extrema”.

Luego de señalar que hay una franja de la población que queda fuera del plan económico del Gobierno, “sea kirchnerista o macrista”, Salvia sostuvo en radio Mitre que la inclusión “va a venir de la mano del empleo de calidad que no lo va a fomentar ni la gran empresa ni la lluvia de inversiones, sino a partir de cuánto se desarrolle la pequeña, mediana y microempresa”.

Después de conocerse que la mitad de los argentinos cobra $8.000 mensuales –$4.000 por debajo de la línea de la pobreza–, Salvia adelantó que “es de esperar que más que aumentar la pobreza en este trimestre, vaya a haber un aumento de la indigencia, del extremo de la pobreza. Si bien en el primer trimestre de 2016 nuestras estimaciones mostraron que el más perjudicado no fue el segmento más indigente, sino las clases medias bajas o los sectores pobres no indigentes, en este segundo tercer trimestre los más perjudicados serán los del segmento más pobre”.

En Mendoza la indigencia estaría controlada, pero…

Poco tiempo atrás, el gobernador Alfredo Cornejo dijo a los medios locales que la indigencia en nuestra provincia “está controlada”, pero durante las últimas semanas se pudo ver en las redes sociales Facebook y Twitter muchas denuncias –con foto incluida– de usuarios que pedían ayuda para personas que están viviendo en la calle.

Algunas de las imágenes muestran a familias enteras que rondan las cercanías de la Terminal de Ómnibus o el Parque Central de la Ciudad.

Si bien el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes no se ha pronunciado oficialmente en relación a estas denuncias, fuentes oficiales explicaron a El Ciudadano que las fotos podrían corresponder a personas que vienen desde los países limítrofes a trabajar en tiempos de la vendimia. Lo cierto es que hasta tanto no sean recibidos en hogares de tránsito (generalmente cristianos) algunos bolivianos y peruanos pasan noches en “hoteles de mil estrellas”.

Al parecer, los albergues del Estado provincial no están funcionando al cien por ciento, ya que se toma a la época como temporada baja, en contraposición con la alta, en invierno, cuando estas personas, si no son alojadas pueden morir.

Por otra parte, y también gracias a las redes sociales, se supo que la cantidad de chicos que practican la mendicidad en el microcentro se ha revitalizado durante los últimos días, igual que quienes trabajan en basurales como recuperadores urbanos.

Según el INDEC, en Cuyo, el porcentaje de la indigencia es de 35,6%, levemente superior a la media nacional (32,2%), lo que implica que unas 587 mil personas son pobres en la zona. En tanto, la indigencia en nuestra región llegó al 4,5% en el segundo semestre del año pasado, lo que representa unas 74 mil personas, aclarando que las mediciones del organismo oficial se realizaron en el Gran Mendoza, el Gran San Juan y la zona de San Luis-El Chorrillo.

comentarios

Login